Cuando la historia se hace dibujo: estudiar la historia a través de obras ilustradas como Maus y Hitler

Por Víctor Gómez Ingol / victora.gomez@estudiante.uam.es

La Segunda Guerra Mundial legítimamente es el tema que más se ha abordado dentro de la historia universal, ríos de tinta se han escrito respecto al tema y el arte secuencial no iba a ser ajeno a esta realidad. Tanto el cómic como el manga han demostrado un cierto grado de madurez, en sus páginas ya no encontramos solo las típicas historias heroicas o de fantasía sino que van a aparecer historias con un corte más realista y biográfico. De esta máxima beben Maus y Hitler, dos obras que muestran que la historia como disciplina puede ser partícipe de esta dinámica visual, como si estuviéramos contemplando un libro de historia ilustrado, un documental en blanco y negro que no solo está al servicio de una historia general. Por un lado tenemos las memorias de un superviviente del Holocausto y por otro la historia de cómo un hombre mediocre consiguió convertirse en el “mayor enemigo de Europa”. Dos historias paralelas en el marco temporal, la historia del verdugo y de los condenados tratado de forma independiente y sin entrar en ninguna especie de juicios de valor. No se trata de mostrar al lector/espectador historias plagadas de prejuicios, ambos autores quieren acercar a un público más general partes de ese gran suicidio europeo que supuso el conflicto mundial.

Art Spiegelman, el creador de Maus, busca reivindicar la importancia de la memoria, quiere hacer eco de todas esas historias de sufrimiento que habían sido invisibilizadas. Es la historia de un padre que ha tenido que superar sus miedos y debilidades con el fin de sobrevivir. Toda una serie de imágenes que todavía siguen vivas en su mente y que son recogidas por su hijo y autor para hilar una historia que nos muestra como los judíos van sobrellevando toda una serie de acciones efectuadas por los nazis. A fin de quitarle hierro al asunto a un tema tan complicado se nos presenta un abanico de personajes con características animales. Este animalario responde a un motivo concreto y no se trata de representar a los judíos como ratones o a los alemanes como gatos sin más. Todas estas representaciones y otras que vamos descubriendo según nos vamos sumergiendo en  la obra responden a un valor biológico-histórico. Tenemos muy asentado la idea del gato y el ratón como enemigos irreconciliables. Esta rivalidad se desarrolla a raíz de la cadena alimenticia en donde el gato da caza al ratón y este intenta escapar de cualquier forma para no morir. Este es el símil que recoge la obra, de cómo los judíos tienen que ingeniar mil formas de huir, de escapar de ese aciago destino que es el infierno en la tierra. Además, si nos basamos en los discursos y la propaganda nazi no es tan descabellada la comparación de los judíos como ratones. Como en cualquier historia sobre el Holocausto no podría faltar tratar el tema de Auschwitz. Art nos introduce en este mundo de pesadilla, como va siendo una dinámica en la obra, a través de las vivencias. Nos hace participes de una realidad que a veces es ajena a nosotros o que incluso queda oculta tras la alambrada de toda esta maquinaria de la muerte. Toda esta odisea y forma paralela se nos muestra la relación de un padre y de un hijo, que puede dar la sensación de una desunión de ideas y nos solemos identificar más con el hijo que con el padre. Sin embargo, hay una realidad que no se entiende y es que la construcción de la personalidad de cada uno de los personajes ha sido condicionada por determinados eventos. Hay marcas que por mucho que se quiere no se olvidan.

En relación al tema del Holocausto que nos describe la obra anterior se nos muestra la biografía de la cabeza visible del partido nazi, Adolf Hitler. La historia ya se ha encargado de dotarle de los peores adjetivos posibles y es difícil acceder a su vida de una forma neutral. Shigeru Mizuki nos presenta en su manga al hombre detrás del cargo, nos enseña ese largo camino de maduración desde ese artista frustrado con grandes sueños hasta su alzamiento como Führer de una gran nación herida. Da humanidad a un “villano histórico”, Hitler no es un ángel que ha venido a salvar Alemania de la catástrofe como dejo entrever El triunfo de la voluntad (1935), ni tampoco es ese demonio que representaba lo peor que podía ofrecer la humanidad. Shigeru construye un relato “limpio”, en el que se ven tanto las virtudes como defectos de un personaje que es un ser humano. Va recorriendo todos aquellos hitos importantes que marcaron la vida de esta figura histórica y para no alimentar ninguna polémica el tema de Auschwitz se deja al margen. Y precisamente por esto funciona la obra, se limita a narrar unos determinados hechos para poder entender las circunstancias y motivaciones que llevaron a la persona a actuar de una determinada forma. Para poder efectuar este propósito de  forma plena el autor se basa en un buen número de referencias bibliográficas e incluso antes de empezar el relato propiamente dicho nos presenta a toda una serie de personajes que influyen en la obra.

Maus y Hitler son dos obras  que muestran la realidad de una época y que buscan hacerse un hueco en el modo de contar la historia. Ambos relatos se construyen a través de obras, documentos, experiencias y se plasman de forma visual incidiendo en que cualquier medio puede emanar historia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.