Violencia y conflicto político a partir del caso de Sendero Luminoso. Una lectura desde las páginas del cómic ‘Rupay’

Por Francisco Javier Morales Aguilera / franciscoj.morales@estudiante.uam.es

En 2008, Alfredo Villar junto a Luis Rossell y Jesús Cossio publicaron el libro Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984.[1] Utilizando un número amplio de fuentes tanto documentales como periodísticas, los autores reconstruyen en clave de comic histórico diversos episodios del conflicto que enfrentó a Sendero Luminoso con el Estado peruano en la década del ochenta. Como se sabe, dicha guerra dejaría un saldo de casi 70 mil muertos a lo largo de esos años además de cuantiosas pérdidas materiales.

A través de sus historias, Rupay (que en lengua quechua significa fuego o calor) describe tanto la particularidad de este conflicto como así también fenómenos y dinámicas que pueden extrapolarse a una realidad más amplia. Es decir, los autores de este texto graficaron, implícitamente, además de la problemática particular vivida en el Perú, ciertos trazos de la historia más trágica de la región latinoamericana. Un primer elemento en donde queda reflejada esta situación se refiere al surgimiento de la insurrección guerrillera, temática que ha sido transversal en este continente a lo largo de diversas etapas, siendo los años sesenta y setenta uno de los periodos más fructíferos en este sentido. Aunque el caso de Sendero Luminoso no proviene de la vertiente cubana que tanto impulso dio a la lucha armada en el continente, algunas referencias e imágenes presentes Rupay nos entregan ciertos elementos que conectan distintas realidades y experiencias de este fenómeno. La interacción entre los espacios urbanos y rurales, por ejemplo, es un elemento importante al enmarcar el escenario sobre el cual se libraba la lucha armada entre distintos actores. Si bien la sierra andina nos muestra paisajes y accidentes geográficos particulares, su composición no difiere ostensiblemente de otros lugares del continente en donde también surgirían grupos guerrilleros.

Los actores, en tanto, también constituyen un elemento de transversalidad histórica que termina por materializarse en Perú y América Latina casi de la misma forma. Ya sea desde la composición de quienes se sumaron a las filas de la lucha armada, en funciones dirigenciales o de cuadros (fundamentalmente sociedad civil), hasta quienes representaron el rol de las instituciones o fuerzas armadas. Por último, las consignas enarboladas por Sendero Luminoso, a pesar de su procedencia maoísta, no diferían en lo fundamental de un acervo revolucionario que fue bastante común a diversos grupos y culturas políticas del periodo.

Un segundo elemento de clara transversalidad regional es el rol del Estado latinoamericano. En el caso de Rupay se le muestra como una figura históricamente ausente o dormida, sobre todo en espacios alejados de los grandes centros urbanos. Hasta cierto punto, esta situación mostraría una ventaja estratégica para aquellos movimientos que deseaban iniciar el camino de la lucha armada, pues los ojos vigilantes del Estado no parecían observar ni detenerse en lugares tan alejados. Sin embargo, cuando la lucha guerrillera alcanzó cierta envergadura, la respuesta de las instituciones estatales siguió un patrón más o menos común en casi todo el continente. Este se caracterizaría por una respuesta represiva que a través del despliegue de la fuerza militar intentará contener, o derechamente liquidar, los focos de insurrección que habían aparecido. Se trata de un conjunto de prácticas de vieja data en la región, las que han sido responsables de un porcentaje importante de la violencia que se ha decantado en diversos países. Desde este punto de vista, Rupay nos muestra con notable claridad dos momentos de la actuación estatal latinoamericana sintetizados en torno al binomio ausencia/presencia.

El tercer elemento  transversal es el papel que han jugado ciertos grupos sociales, sobre todo sus componentes más desposeídos y marginalizados, como entes históricamente castigados por violencias excluyentes y arbitrarias. Se trata de segmentos (como campesinos, mujeres, pobladores o niños) que han estado en el centro de diversos conflictos armados, constituyéndose en blanco fácil de los abusos y prácticas represivas provenientes desde distintos actores. Los eventos que grafica Rupay, como asesinatos y matanzas indiscriminadas ocurridas en la sierra del Perú, no difieren en lo fundamental de otros episodios de similar naturaleza verificados a lo largo y ancho del continente. Mirando esta problemática desde un ángulo estructural, se podría decir que este tipo de violencias tiene como uno de sus denominadores comunes la vulneración y ultraje de los cuerpos y, al mismo tiempo, su invisibilización. Esto quiere decir, que las prácticas más recurrentes de represión, como la tortura o las ejecuciones, se han desplegado a veces con la misma intensidad con la que otras dinámicas han apuntado al ocultamiento de los cuerpos. Como se puede apreciar, esta historia gráfica de la violencia en la primera mitad de los años ochenta no es tan solo una reconstrucción de las coordenadas que determinaron la realidad peruana de ese momento. Su alcance y contenido discursivo nos describe realidades que traspasaban con creces las fronteras del país andino, poniendo un acento especial en el tema de la violencia política. Esta problemática emerge así como un elemento catalizador de acciones tanto individuales como colectivas que se han desplegado en diversos espacios y momentos de la historia de América Latina.


[1] Alfredo Villar, Luis Rossell y Jesús Cossio: Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984, Lima, Contracultura, 2008. Existe una edición publicada en España el año 2016 por la editorial La Oveja Roja.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.