Sally Heathcote: Sufragista

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

El cómic creado por Mary M. Talbot, Kate Charlesworth y Bryan Talbot nos transporta a la historia de las luchas por la obtención del voto femenino en Inglaterra a principios del siglo XX, contexto en donde el movimiento sufragista y las mujeres que pertenecían a éste fueron consideradas heroínas por algunos y villanas por otros. Visiones que se relacionaban primero con su discurso y luego con la radicalización de éste y sus formas de actuar para la consecución de sus objetivos, debido a la ineficacia y el fracaso de la vía pacífica.

Junto a lo anterior, es interesante observar la manera en la cual en esta novela se presentan muchos de los hitos del movimiento sufragista de inicios del siglo pasado y sus actores, mostrando como incluso dentro del mismo no existía un pensamiento único respecto a la manera en que se podía conseguir su objetivo, produciéndose de este modo quiebres dentro de la cúpula de la organización.

La novela gráfica está configurada en tres partes y cuenta la historia en primera persona de Sally Heathcote, una mujer que comenzó muy joven siendo empleada doméstica de Emmeline Pankhurst  la fundadora de WSPU (Women’s Social and Political Union) en Manchester, organización formada solo por mujeres, y cómo Sally llegó a ser militante del movimiento por el sufragio femenino.

Primera Parte. ¡Levántate! La historia comienza cuando una Sally ya anciana en 1969 rememora su pasado y va recordando ciertos hechos, configurando de este modo su historia y cómo ésta se vinculó al movimiento sufragista.

En su viaje al pasado, Sally recuerda su trabajo como empleada doméstica, siendo su primer empleo para la familia Pankhurst en 1889, en donde conoció a importantes personajes del movimiento sufragista en Inglaterra como fueron Emmeline Pankhurst y sus dos hijas Christabel y Sylvia,  además del matrimonio conformado por Emmeline y Fred Pethick-Lawrence, teniendo ella el cargo de tesorera del WSPU y junto a su esposo publicando Votes for Women.

Es dentro de este contexto laboral, escuchando las reuniones de las personas que iban a la casa de Pankurst y lo que éstas comentaban con relación a las maniobras que se estaban llevando a cabo en aquella época para la obtención del voto y lo que estaba ocurriendo con el gobierno liberal, que nuestra protagonista comienza a interesarse por el movimiento sufragista.

Si bien en esta primera etapa, cuando la familia Pankhurst decide mudarse a Londres, Sally debe ir a trabajar a otra casa, su interés por lo que las sufragistas representan y los objetivos que éstas perseguían se hace mayor. Comienza asistiendo a mítines como el celebrado en 1908 en Woodhouse Moor en la ciudad de Leeds y leyendo publicaciones como Votes for Women, lo cual no le facilita su vida en el nuevo trabajo, puesto que era acosada por sus compañeros y su jefe.

Segunda Parte. La marcha de las mujeres: Luego de ser despedida de su trabajo, Sally viaja junto a una amiga a Londres; en esta nueva ciudad buscando empleo, conoce a Esther que la llevará al sitio que finalmente la conduciría a formar parte activa del movimiento sufragista, Clement’s Inn n.º 4, sitio que pertenecía al matrimonio Pethick-Lawrence y que fue la sede de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU), donde además de editaba Votes for Women.

Sally es contratada por el matrimonio, hecho que le permitió ir adentrándose en el movimiento sufragista, pero además reencontrarse con quien había sido su antigua jefa, Emmeline Pankhurst y sus hijas.

Debemos señalar que es en este período donde las mujeres pertenecientes al WSPU van radicalizando su actuar, luego de años sin ser escuchadas y tomadas en cuenta por la vía pacífica, se inició una etapa en donde las acciones fueron más valiosas que las palabras. Es por ello que irrumpir en reuniones y lanzar piedras a tiendas fueron algunas de las maneras para llamar la atención, que hicieron que las autoridades pusieran ojo a las sufragistas.

La segunda parte del cómic nos muestra como Sally se va involucrando de manera activa en el movimiento sufragista, adoptando sus colores violeta, blanco y verde, participando de desfiles y manifestaciones junto a sus compañeras. Manifestaciones que muchas veces terminaban en violencia, puesto que las sufragistas eran insultadas, denostadas y golpeadas por las multitudes de hombres y policías que no compartían sus objetivos. Ejemplo de ello fue la manifestación del 18 de noviembre de 1910 en la cual Sally participó marchando hacia la Plaza del Parlamento en Westminster. Aquella finalizó debido a la violencia infringida por la policía, siendo las manifestantes golpeadas y conducidas a la cárcel. Aquel día fue conocido como “Viernes negro”.

Es aquí cuando la historia relatada por Sally nos permite conocer más datos relacionados con el movimiento sufragista, puesto que, estando en la cárcel, muchas de estas mujeres recurrieron a las huelgas de hambre como forma de protesta para ser consideradas presas políticas. Éstas, si bien en un primer momento lograron un efecto positivo, ya que las presas eran liberadas antes de cumplir la condena completa, con el tiempo fueron contraatacadas con la alimentación forzosa. Esta situación hizo que la prensa denunciara estos hechos y la opinión pública comenzara a enterarse de lo que sucedía con estas mujeres en la cárcel de Holloway.

Estando Sally en Holloway, conoce un grupo denominado Young Hot Blood (YHB), que estaba conformado por las integrantes más jóvenes de WSPU, las cuales eran capaces de realizar acciones aún más radicales que lanzar piedras a escaparates, con tal de conseguir los objetivos propuestos.

Tercera Parte. ¡No te rindas!: El 7 de noviembre de 1911 el gobierno inglés anunció que modificaría la ley de sufragio, haciendo éste extensivo a todos los hombres al cumplir los 21 años. Mientras tanto, seguía sin existir posibilidad de voto para las mujeres, puesto que la Ley de Conciliación, la cual otorgaba el voto a las mujeres propietarias, había sido descartada tanto por los conservadores como los liberales. Aquello representaba una crisis para el movimiento, debido a que significaba que las mujeres se verían sometidas políticamente a una casta dirigente de hombres.

Ese mismo mes de noviembre, un grupo de sufragistas fueron recibidas por el ministro Lloyd George. Reunión que sería decisiva para el movimiento y sus demandas. Si bien fueron escuchadas el resultado de aquella reunión fue insatisfactoria, puesto que los ministros no cederían respecto a otorgar el voto a las mujeres. Este hecho fue, sin lugar a dudas, un punto de inflexión, ya que se decidió romper con la “tregua” y comenzar definitivamente con la desobediencia civil, atacando lo más preciado del gobierno: la propiedad privada. A partir de este momento, intentar ingresar a las reuniones de los ministros, romper escaparates de ministerios, de ayuntamientos y tiendas, saltarse la ley y poner bombas, una de hecho en la casa de verano del ministro Lloyd George, fueron las medidas llevadas a cabo para hacerse escuchar, sin importar las consecuencias de aquellas acciones, ya que por ejemplo Pankhurst fue arrestada por incitar a la conspiración. El fin era más importante.

Debemos señalar que no todos dentro del movimiento compartían la acción directa en la lucha para conseguir el derecho a voto de las mujeres, ya que el matrimonio Pethick-Lawrence rechazaba, por ejemplo, la utilización de bombas, lo que trajo como consecuencia el quiebre con Emmeline y Christabel Pankhurst. Éstas eran mucho más radicales en sus discursos y su actuar, llegando a proponer incluso la rebelión, visión que no era compartida completamente por la otra hija de Pankhurst, Sylvia. Otra consecuencia clara fue el cambio del periódico, ya que paso de ser Votes for Women a La Sufragette.

El desgaste de la militancia y la dificultad por lograr los objetivos se observa también en la protagonista de la historia. Sally sufre en aquel contexto de injusticias, que se cobra la vida de Emily Wilding Davison, la sufragista que murió al intentar detener el caballo del rey en el Derby de junio de 1913 para mostrar la bandera que pedía el voto para las mujeres. A ello se une la persecución de la policía, que comenzaba a utilizar las cámaras fotográficas para la vigilancia de las militantes y su identificación, puesto que el gobierno estaba decidido acabar con el movimiento de la Unión.

La Primera Guerra Mundial produjo un nuevo traspié en la cúpula del movimiento, ya que tanto Emmeline y Christabel Pankhurst optaron por la causa del gobierno, apoyando la guerra bajo el paradigma del rey y la patria, haciendo a la vez un llamado a las mujeres para que apoyaran el alistamiento al ejército de los hombres. Mientras que Sylvia defendía la opción pacifista respecto a la guerra y continúo con la Federación de Sufragistas de East End, siendo más tarde definitivamente expulsada y repudiada por su madre.

Finalmente, debemos señalar que la lucha por la obtención del voto femenino en Inglaterra fue ardua, pero para aquellas mujeres que la llevaron a cabo valía completamente la pena, puesto que significaba un gran cambio en sus vidas y para la de las futuras generaciones de mujeres. Dejar atrás la dependencia y el yugo de la sociedad patriarcal al conseguir el sufragio significaba disponer de un derecho que durante años les había sido negado y tener la opción de ser consideradas ciudadanas. Poder elegir y ser elegidas como representantes era y es un gran logro en la historia de la lucha las mujeres.


1 comentario en “Sally Heathcote: Sufragista

  1. Me parece una opción muy interesante para adentrarse en dicha temática.
    Excelente descripción, se agradece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.