‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta

Por Blanca Leal Sánchez / lealblanca0@gmail.com

Los años de Allende es una novela gráfica creada por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta que narra los años del gobierno de Salvador Allende (1970-1973), a través de los ojos del periodista estadounidense John Nitsch. Una obra en la que el uso del blanco y negro se superponen con los pensamientos del periodista recién llegado a Chile, que considera que toda la situación que se está fraguando en el país es simplemente “una escalada hacia un peligroso mundo en blanco y negro”.

Bajo esta premisa se pueden comprender todos los actos y las imágenes que se nos narran, puesto que Nitsch no solo estará presente en los puntos más candentes de la estela política para informar como corresponsal, tales como las huelgas organizadas por los sindicatos, “La marcha del silencio” y los discursos del presidente Salvador Allende o de la oposición; sino que se verá involucrado en toda una trama de acontecimientos a raíz de su encuentro con un espía estadunidense. En la obra encontramos varios momentos claves. Sin embargo, destaca la visita de Fidel Castro y los diversos sentimientos que ello supuso para el plano internacional y nacional; puesto que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la Cuba comunista implicaba un desequilibrio en los fundamentos del orden de la Guerra Fría.

La narración de los acontecimientos se produce desde el punto de vista Nitsch, hecho que consigue captar la atención del lector y que permite adentrarse en el contexto de una forma integradora. Asimismo, el hecho de que el narrador se mueva entre los escenarios más formales del ámbito político y las calles más transitadas de los ciudadanos de a pie, ayuda al lector a comprender el porqué de la ideología de ciertos grupos sociales y las jugadas que los diplomáticos de otros países. Toda una vorágine de discursos que se manifiestan en las conversaciones que mantiene Nitsch con personalidades de ideologías contrarias y que vienen a expresar el porque del fin de la vía chilena.

En la obra aparecen personajes como Claudia y José que representan ese pensamiento ideológico de izquierdas que pretendía alcanzar el socialismo de Chile a partir de la lucha armada y la movilización del pueblo. Por otra parte, encontramos otros de carácter más neutral como Marcelo, un taxista de media edad que prefiere dejar la exaltación de los sentimientos patrióticos a los jóvenes. Asimismo, con las interacciones que mantiene Nitsch con el espía estadounidense se muestran cómo los movimientos de los servicios secretos fueron determinantes en el golpe realizado al Palacio de la Moneda el 11 de septiembre.

La novela se divide en cuatro capítulos —1970, 1971, 1972 y 1973—, los cuales siguen una estructura cronológica desde las elecciones de 1970 hasta la muerte de Allende en 1973. No obstante, la novela empieza con un capítulo a modo antesala que establece un dialogo entre el dibujo y los sucesos del levantamiento militar, un recurso que viene a demostrar una ruptura con la disposición de las escenas más tradicionales.

  • 1970: la obra comienza con un retrato sobre la profunda crisis política en la que estaba sumida el país. La disparidad económica entre la población conllevó a que se produjese una enorme desigualdad social que afectó en un mayor grado a la clase trabajadora y al campesinado. El sistema del gobierno y los privilegios de las clases altas se convertirán en los blancos de los sectores descontentos, y por ello, el discurso de los partidos de izquierda empezó a cobrar una mayor fuerza dentro de un Estado que en los últimos años había sido gobernado por la derecha. Nitsch se convierte en un observador de primera línea y comienza a comprender que todo lo que se esta produciendo en Chile es vital para el plano internacional. “Un experimento político que debemos cubrir” es la frase que resuena constantemente en el pensamiento del periodista.
  • 1971: tras la sorprendente victoria de Allende y los inicios de lo que parecía ser la vía chilena al socialismo, Nitsch observa que el clima de violencia de determinados sectores extremistas está produciendo un caldo de cultivo proclive al conflicto, los asesinatos del ex ministro Frei Montalva y Edmundo Pérez Zujovic son prueba de ello. No obstante, pese a esta y otras situaciones, Allende continua con sus acciones políticas, entre las cuales se encontraba el reajuste de los salarios, lo que provocó un aumento de los ingresos de los trabajadores de un 50%II. Los trabajadores se convierten entonces en los productores de la nación y los causantes de ese aumento económico y bienestar. En cambio, el Partido Nacional (PN), principal fuerza de la derecha, opta por la radicalización de su ideología y llama a la lucha política. Nitsch contempla como estos sectores de derechas ven en las políticas socialistas del gobierno un riesgo para sus propiedades, de ahí que también decidan movilizarse, produciéndose un despliegue de manifestaciones callejeras como “La marcha de las ollas vacías”.
  • 1972: tras un crecimiento relativo en su primer año de gobierno y la implementación de las medidas, tales como la conformación de un Área de Propiedad Social (APS) y Mixta, y el mantenimiento de un área privada, en la que los trabajadores participarían en la administración de las empresas II. Chile sufrió un crecimiento sostenido de la inflación y ello dio lugar a racionamientos en los productos, colas en las tiendas y caceroladas en contra del gobierno. Para subsanar esta crecida inflacionaria, el Gobierno impuso el Plan Vuskovic. Un plan basado en una económica planificada, que tuvo como base la nacionalización de empresas y la fijación oficial de los precios de los productos producidos. A consecuencia de estas medidas, se produjo una escasez de productos y una bajada de salarios, produciendo por inercia una crecida del mercado negro. Las acciones colectivas de todos los sectores de la población adquirieron un carácter masivo hacia la segunda mitad de 1972 y aumentaron su intensidad después del “Paro de Octubre”III. Nitsch, a través de la lente de su cámara, capta la desesperación y la polarización de una población que cree que la acción directa es la única vía posible para acabar con la situación que ha creado el gobierno de la Unidad Popular. A su vez, Allende, buscando apoyos en el extranjero realiza varios viajes que no hacen sino aumentar el descontento de la población que ve en los actos del presidente una forma de mantener su puesto en el poder.
  • 1973: a finales de junio la economía se encuentra bastante resentida y suceden gran cantidad de manifestaciones en las industrias dado que los sueldos son cada vez más bajos. Las huelgas se suceden en los sectores obreros integrados en la CUT y la APS, y las respuestas de los militares y la policía contra las manifestaciones son vistas como un ataque al pueblo. El 11 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile se produce el golpe militar apoyado y financiado por EE. UU, el cuál había sido puesto en conocimiento de Nitsch gracias a la información del espía norteamericano. Unos efectivos de la unidad militar asaltaron el Ministerio de Defensa y rodearon La Moneda, con el objetivo de acabar con el gobierno de la Unidad Popular. En esos momentos, Allende decide realizar un discurso por radio y por televisión en el que alienta a los ciudadanos de la nación chilena, en el que no solo les pide que se mantengan firmes en sus convicciones, sino que enfatiza en las categorías de su pueblo al finalizar el discurso con un: “¡Viva los trabajadores!”. Tras la muerte del presidente se produce la instauración del régimen dictatorial de Augusto Pinochet y el abandono de Nitsch del país. La novela acaba con una vuelta al presente y con un Nitsch viajando a Chile para rencontrase con varios de los amigos que le acompañaron durante esos años.

Un aspecto importante de la obra es la rigurosidad histórica con la que trata los acontecimientos y la calidad de los dibujos realistas, que se combinan a la perfección con ese mensaje de la imagen en blanco y negro que pretenden trasmitir los autores. En síntesis, y parafraseando la frase de Juan Sasturain con la que arranca Los años de Allende: “Siempre nos queda la posibilidad de que mientras otros escriban la historia nosotros hagamos la historieta”.

Bibliografía

I Gaudichaud, Franck: Chile 1970-1973. Mil días que estremecieron al mundo, Editorial SYLONE, Barcelona, 2017, p. 92.

II Castillo, Sandra: “Sociabilidad y organización política popular: Cordón Industrial Cerrillos-Maipú (Santiago, 1972)”, Cuadernos de Historia 32 departamento de ciencias históricas, Universidad de Chile, 2010, p. 100.

III Ibidem, p. 102.


4 comentarios en “‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta

  1. Una excelente reseña sin duda, desde luego incita a leer la obra. Definitivamente en mi lista de próximas lecturas.

  2. Excelente síntesis sobre una gran novela que invita a quien la lee, a sumergirse en el libro. Felicidades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.