‘Blackadder’ (Cap. 3-4): Ruptura de la Cristiandad, estrategias dinásticas y relaciones de poder a finales de la Edad Media

Por Rocío Martínez López / rocio.martinezl@uam.es

Como indicábamos en un post anterior, las series históricas de comedia pueden ser una atractiva herramienta para tratar un amplio abanico de temas, conceptos y aproximaciones relacionadas con el estudio de los últimos compases de la Edad Media y la Edad Moderna. Presentábamos entonces como ejemplo la serie británica “Blackadder”, protagonizada por Rowan Atkinson y Tony Curtis. En sucesivos posts, me gustaría explorar dicho potencial presentando algunos temas específicos que se pueden estudiar a través de episodios concretos de cada una de las cuatro temporadas. Así, comenzaremos por la primera, titulada simplemente “The Black Adder”, que se estrenó en 1983.

Recordemos la premisa inicial de esta primera temporada. Se ambienta en un universo alternativo en el que Enrique VII Tudor, cuando ascendió al trono, modificó oficialmente los anales de la Historia para presentar al rey Ricardo III como un ser deforme y desalmado que había matado a sus sobrinos, los tristemente famosos príncipes de la Torre, y al que él había vencido en la decisiva batalla de Bosworth en 1485, obteniendo la corona inglesa y dando fin a la conocida como guerra de las Dos Rosas. En la visión que presenta la serie, las tropas de Ricardo III ganaron la batalla de Bosworth y, tras la muerte del monarca (después de un desafortunado encuentro con nuestro protagonista), ascendió al trono su sobrino, con el nombre de Ricardo IV, quien reinaría durante trece años, hasta 1498. Solo entonces Enrique VII habría llegado al trono y el desarrollo de la Historia continuaría tal y como lo conocemos. El protagonista de la temporada es el príncipe Edmund, duque de Edimburgo, el segundogénito del nuevo rey Ricardo IV. Ignorado por su padre y poco respetado por los diferentes miembros de la corte, Edmund intentará constantemente aumentar su poder, su riqueza y su posición político-social, habitualmente a través de distintas argucias que nunca llegan a buen fin. Pero Edmund es también utilizado por su padre en sus diferentes estrategias políticas para controlar el poder de la Iglesia o formar alianzas con otros poderes europeos. Y son precisamente estados dos cuestiones en las que se centrarán los dos capítulos que hemos elegido, que nos ayudarán a explicar y trabajar las relaciones dinásticas y de poder entre Iglesia y Estado y, de forma secundaria, a empezar a hablar de la ruptura de la Cristiandad y de la aparición de los movimientos protestantes, ya en el siglo XVI.

En el capítulo 3, titulado “El arzobispo”, ambientado en 1487, nos encontramos un importante enfrentamiento entre el rey Ricardo IV y la Iglesia católica, que tenía una gran influencia social, económica y política en Inglaterra. Dicho enfrentamiento llega a su cenit cuando enferma el duque de Winchester, uno de los principales propietarios de tierras del reino, y su herencia se la disputan, por un lado, el rey Ricardo IV y, por otro, la Iglesia, representada por el arzobispo de Canterbury. El moribundo duque se debate entre la presión de su rey y el miedo que despierta en él las afirmaciones del arzobispo, que le indica que solo dejando sus riquezas a la Iglesia podrá evitar la eterna tortura del infierno y pagar por sus pecados. El duque, aterrado por el futuro que pinta el arzobispo para él en la otra vida, deja a la Iglesia todos sus bienes, para frustración del rey, que se muestra decidido a no volver a permitir que la Iglesia se le opusiera de tal manera. Posteriormente descubrimos que el rey ha asesinado al arzobispo, siendo el tercero del que el monarca se deshacía, disfrazando lo ocurrido de “accidente”. Para tener un control más férreo sobre el clero, el rey decide imponer como arzobispo de Canterbury a su propio hijo, Edmund “Backadder”, que no desea tal cargo, que le condena a una vida religiosa que no quiere y cuya esperanza de vida en aquellos tumultuosos momentos políticos se adivinaba muy corta. Edmund trata de negarse, pero el rey le deja muy claro que le ha puesto en esa posición para que cumpliera con sus mandatos y que, si alguna vez se interponía en el camino de sus designios, correría un funesto destino. Tras un fallido intento de fuga, Edmund no tiene otro remedio que aceptar convertirse en arzobispo de Canterbury e incorporarse a su sede.

Es interesante destacar que, cuando Edmund se incorpora a la Iglesia, sus principales compañeros, a los que hemos visto como sus servidores o miembros de su red de patronazgo a lo largo de la serie, también reciben cargos eclesiásticos principales vinculados al suyo. Baldrick, como sirviente, se convierte simplemente en un monje, pero su compañero Percy, un noble asociado a él, pero de un estatus inferior dentro de la corte, es convertido en obispo de Ramsgate. Así, esta primera parte del capítulo nos permite explicar y ejemplificar los conflictos de control y de poder entre Iglesia y Estado durante este periodo, así como conceptos capitales para el entendimiento de la sociedad durante el final de la edad Media y la edad Moderna como son los de redes de patronazgo, el clientelismo, las diferencias existentes entre alta y baja nobleza, el alto y el bajo clero, y sus numerosas capas y formas en las que estaban interconectados los dos estamentos privilegiados de la sociedad. Esto se puede ejemplificar a los alumnos también cuando se presenta el caso en el que Edmund, como arzobispo, debe atender el lecho mortuorio de un nuevo noble, en este caso Lord Graveney. Él debe defender los intereses de su padre, el rey; pero al otro lado del moribundo se encuentra el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, que no solo quiere que el enfermo deje sus tierras a la Iglesia, sino también perjudicar a Ricardo IV. El hecho de que Edmund sea el hijo del rey y el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, nos daría también pie a discutir con el alumnado cuestiones complejas como la adjudicación de puestos eclesiásticos principales, con el destacado capital económico, territorial y social que conllevaba, a personas de determinadas familias reales o nobiliarias, y la presencia de diversos miembros de un misma familia en diferentes puestos de la corte, la administración y la Iglesia para aumentar el poder e influencia de una dinastía concreta, de forma recurrente a lo largo de las generaciones, entre otras cuestiones (presentes o no de manera específica en la serie) como puede ser, en el caso de la Monarquía de España, la famosa concesión a los reyes del derecho de presentación, y su importancia.

La forma en la que se plasma el miedo al infierno y el deseo desesperado de salvación por parte de los nobles moribundos cuya herencia se disputa nos permite también hablar en clase de la importancia de la religión en una sociedad fuertemente sacralizada, donde había una esperanza de vida muy corta, con una mortalidad infantil muy alta y donde las hambrunas, las epidemias y las catástrofes humanas y naturales se sucedían con cierta frecuencia, sin que los medios médicos y tecnológicos de la época estuvieran en disposición de ofrecer cierto grado de protección. La cuestión de la salvación, tan importante en el periodo cronológico que nos ocupa, será fundamental en el proceso frecuentemente denominado como de ruptura de la Cristiandad, y en la aparición de los movimientos protestantes. Pero también nos sirven estas escenas para unir dicha aparición, y su evolución, con el ámbito político, pues los enfrentamientos entre la Iglesia y los diferentes soberanos y estados tuvo una importancia capital en su desarrollo. En el caso de la aparición del anglicanismo, que este capítulo predice en numerosos momentos, el rey llega a decir que abolirá la Iglesia y se convertirá en su cabeza para evitar sus interferencias y hacerse con sus bienes e influencia.

Las actuaciones de Edmund y Baldrick durante su etapa como arzobispo también se relacionan directamente con aspectos que se estudian como condicionantes relacionados con la ruptura de la Cristiandad. En particular, la pérdida de prestigio del clero se considera una cuestión de gran importancia, no solo en el contexto de la aparición de los movimientos protestantes, sino también en la creación de otros movimientos de tipo reformista dentro del seno de la Iglesia Católica. Edmund, que deja claro a lo largo del capítulo que no cree en Dios y que su puesto como arzobispo es una imposición de su padre, desea aprovechar la situación para ganar dinero. Una de las formas más lucrativas con las que Baldrick le propone hacerlo es, entre otras, la venta de bulas, estando la más cara firmada por “los dos papas”, para mayor seguridad, en una alusión directa al cisma de Avignon, y de maldiciones. También incluye el comercio de reliquias, presentando Baldrick a Edmund una enorme cantidad de falsificaciones, entre las que se incluyen sábanas santas de Turín, vino falso de la boda de Caná, partes del cuerpo de santos, astillas de la Vera Cruz y todo tipo de objetos de madera que se hacían pasar como hechos por Jesús en su taller. En relación a esta cuestión también encontramos la escena posterior, en la que Edmund, Baldrick y Percy huyen de los cruzados que desean asesinarle para “contentar” al rey (una alusión explícita al caso de Thomas Beckett y el rey Enrique II, como el mismo Ricardo IV indica a su esposa), a través de un pasadizo secreto que conecta la casa del arzobispo con un convento de monjas a su cargo. Cuando son descubiertos en posiciones comprometidas, Edmund relata a la abadesa diferentes depravaciones, con el deseo de que el escándalo le libere de su no deseado cargo. La abadesa recomienda la excomunión de Edmund a los “tres papas” (de nuevo referencia al cisma de Avignon) y es desposeído de su cargo.

En el siguiente capítulo, “La barba de la infanta española”, nos encontramos con que Ricardo IV necesita entablar una alianza política con otra potencia europea, que desea cimentar con un matrimonio dinástico. Ya se estaban negociando muchos posibles matrimonios para su heredero, Henry, por lo que solo le queda la posibilidad de utilizar a Edmund (todavía soltero y con muy poco éxito entre las damas de la corte), para cimentar una alianza con España que perjudicase a Francia. La elección hecha aquí es una clara reminiscencia de las negociaciones que se llevaron a cabo para concertar el matrimonio entre Arturo, príncipe de Gales, hijo de Enrique VII Tudor, y la infanta Catalina de Trastámara, hija de los Reyes Católicos, siendo el objetivo de ambos entonces aislar a Francia y, además, en el caso del monarca Tudor, conseguir un reconocimiento y alianza internacional que reforzara la posición, en el ámbito europeo, de una dinastía nueva que acababa de salir de una contienda civil, cuyos fuegos aún no se habían apagado del todo. La temática de este capítulo nos permite hablar en clase de diferentes temas relacionados con las políticas dinásticas y las alianzas diplomático-matrimoniales entre las dinastías reales de los años finales de la Edad Media y la Edad Moderna, desde numerosas perspectivas.

Como en el caso de su nombramiento como arzobispo de Canterbury, Edmund no es consultado a la hora de negociar su matrimonio con la infanta de España. Es un destino que le parece más satisfactorio que el del capítulo anterior, no solo porque le proporcionaba otro tipo de vida, sino porque la calidad político-dinástica de su futura novia le permitía mejorar su propio estatus. Si bien no se hace demasiado hincapié en esta última cuestión, cuando su hermano Henry le presenta a una de sus posibles prometidas, Carolina de Luxemburgo, Edmund y sus acompañantes se burlan del heredero, indicando que “hierve de envidia” pues aunque su prometida es muy bella, consideran que el estatus de su futura novia es mucho menor que el de la infanta española destinada a Edmund. Sin embargo, el aspecto de la infanta no satisface a Edmund, que intenta por todos los medios librarse de este matrimonio, que es adelantado por el rey para asegurar la alianza. Los métodos que intenta utilizar Edmund para escapar a dicho enlace permiten investigar y debatir con los alumnos una amplia cantidad de conceptos de la época y su desarrollo a través de los siglos, incluyendo la visión de la locura, de la homosexualidad, las distintas concepciones sociales que se tenían respecto al sexo en la época y sobre los procesos relacionados con el matrimonio (delitos como la bigamia, las problemáticas relacionadas con las palabras de futuro, consecuencias de los matrimonios llevados a cabo sin el consentimiento y apoyo de la familia y la sociedad, etc.), especialmente si se acompañan con materiales como documentación de la época y bibliografía con estudios de caso.

La alianza con España se desintegra antes de que el matrimonio tenga lugar, después de que se comunique que este reino ha realizado un acuerdo clandestino con los enemigos, Francia y Suiza. Por lo tanto, hay que cambiar la estrategia diplomática y, por consiguiente, el enlace matrimonial de Edmund. El nuevo territorio con el que le conviene a Ricardo IV formar una alianza es Hungría y, por tanto, la nueva esposa propuesta para Edmund procede de ese territorio. Sin embargo, la princesa Leia de Hungría tampoco es como Edmund imagina, pues se trata de una niña muy pequeña. El matrimonio tiene lugar, aunque posteriormente se ve cómo Edmund cuenta un cuento para dormir, a una hora muy temprana, a su esposa, indicando que el matrimonio, pese a estar hecho, no se consumaría hasta que la novia llegase a alcanzar la edad adulta. Así pues, estos capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden convertirse en una herramienta didáctica excelente para explicar conceptos y desarrollos históricos fundamentales que se dieron a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. Desde la ruptura de la Cristiandad hasta conceptos como las redes de patronazgo o las relaciones dinásticas, los mencionados capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden servir como una interesante ayuda en el aula, al mismo tiempo que ofrecen posibilidades de debate, análisis y reflexión a través de un lenguaje que conecta de manera muy directa con los estudiantes universitarios.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.