‘Matar a Pinochet’, de Juan Ignacio Sabatini

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

La película del año 2020 del director chileno Juan Ignacio Sabatini inspirada en hechos reales y en el libro de Juan Cristóbal Peña Los Fusileros. Crónica secreta de una guerrilla en Chile, nos transporta a la década de los ochenta, a un Chile con una población agotada por años de dictadura y en el cual las protestas ciudadanas exigiendo la vuelta a la democracia y el fin del reinado del terror de Augusto Pinochet eran cada vez más habituales.

En ese Chile, surgió en 1983 una organización político militar, estructurada como guerrilla llamado Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), grupo que se declaró en rebeldía contra Pinochet y que fue el brazo armado del Partido Comunista.

La convicción de que en la lucha armada estaba la solución para poner fin a la dictadura y liberar a Chile, hizo que quienes pertenecieron al FPMR tuviesen que dejar atrás sus vidas, familias y sus nombres, adoptar una chapa (nombre falso), esconderse detrás de un pañuelo rojo o un pasamontaña y entrar en la clandestinidad, de manera de no ser detectados por los aparatos represivos del Estado.  

La organización del FPMR a través de células, la utilización de nombres falsos, el cuidado en el uso del lenguaje y la terminología propia de sus militantes para referirse a las casas de seguridad permanentes, de emergencia, sus superiores y a los propios militantes, la preparación física y en el uso de las armas eran parte fundamentales de la disciplina de esta organización y que quedan reflejados en la película.

El largometraje de Sabatini que se inicia con imágenes reales de archivo de una entrevista a Pinochet y de las protestas en el país en los años ochenta para contextualizarnos, nos presenta la historia de la Operación Siglo XX, que tuvo como objetivo en 1986 matar a Pinochet, a través del relato de la comandante Tamara y de su compañero el comandante Ramiro.

El rescate que hace la película de la figura de una mujer que fue parte fundamental del “frente”, la comandante Tamara (Cecilia Magni) y su rol dentro de la organización hace que no sólo veamos en el largometraje toda su labor para preparar la operación del 7 de septiembre de 1986, sino los claroscuros de la vida de aquella militante en la clandestinidad y la separación con su familia como consecuencia de sus convicciones y valentía.

El seguimiento del día a día de Pinochet y de su rutina, hizo que quienes estaban encargados de organizar la operación decidieran llevar a cabo un atentado explosivo, inspirados en lo ocurrido en Madrid en 1973 con Carrero Blanco, pero debido a que la comitiva de Pinochet era numerosa y del decomiso de armas en el puerto de Carrizal, el plan tuvo que modificarse para llevar a cabo una emboscada el día 7 de septiembre de 1986 en el Cajón del Maipo, en la cual participaron más de veintiún personas y en la que a pesar de haber sido parte importante de su logística, dejaron fuera a Tamara.

“Mañana ya no vamos a ser víctimas, mañana no vamos a padecer la historia, vamos a hacer la historia nosotros mismos, y la vamos a tomar por asalto” es la frase de motivación que dice el comandante Ernesto en la película un día antes de iniciar la operación a aquel grupo que estaba dispuesto a dejar la vida en matar a Pinochet. La historia de aquel día ya la conocemos, la operación Siglo XX fracasó porque Pinochet se salvó, pero no así la vida de quienes participaron de la emboscada, ya que fueron perseguidos por los servicios de inteligencia del Estado siendo detenidos y algunos asesinados. Ahora bien, las preguntas que surgen a raíz de aquello son quién habló, o si había un traidor. Cuestiones que entre Tamara y Ramiro discuten entre ellos y que se trasladan incluso hasta lo ocurrido en 1988 en Los Queñes con José Miguel (Raúl Pellegrin) y Tamara.

Finalmente, la película Matar a Pinochet nos relata el trasfondo de un hecho histórico que pudo haber cambiado la vida de un país entero en 1986, pero que, si bien no se alcanzó el objetivo principal, aquel hecho tuvo un impacto profundo en todos quienes participaron de la operación, y en la propia cúpula del FPMR, por las dudas que surgieron posteriormente de la existencia de un traidor o no dentro de la propia dirección.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.