Archivo de la categoría: Cómic

Aprender y enseñar Historia [1ª Circular]

El seminario “Aprender y enseñar Historia. Otros recursos y prácticas para enseñar Historia Contemporánea” tiene como propósito crear un espacio de aprendizaje y discusión acerca de las metodologías docentes, recursos didácticos y resultados de los mismos empleados en las clases de Historia Contemporánea. Esta jornada se enmarca dentro de los Seminarios de Investigación del Doctorado de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), además se inscribe dentro de la trayectoria de otros proyectos de innovación docente y de investigación.

Actualmente, la fecha del seminario no se ha fijado, pero la fecha que se baraja es la última semana de marzo. Si no hay ninguna contraindicación se realizará de forma presencial en la Facultad de Filosofía y Letras. Todos los inscritos deberán de enviar un correo a ana.asuncion@uam.es, indicando: nombre, apellidos, DNI o pasaporte y si están interesados o no en presentar una ponencia. También podrán rellenar estos datos a través del siguiente formulario: https://forms.gle/3s5bo75RUCQDBbkh8. Se expedirán certificados de asistencia para aquellos que acudan a la jornada y certificados de participación para los que presenten una comunicación.

Los estudiantes interesados en presentar una ponencia deberán de enviar al correo ana.asuncion@uam.es un documento en el que detallen título y resumen (máximo 300 palabras) antes del 21 de diciembre de 2021. A lo largo del mes de enero se comunicará si estas han sido aceptadas o rechazadas. El tiempo de presentación se detallará una vez se haya determinado el número de comunicaciones. Las temáticas planteadas para presentar ponencias son las que se exponen a continuación, no obstante, si alguno de los interesados prefiere optar por otro título su propuesta será tenida en cuenta; siempre y cuando se ajuste al tópico principal del seminario sobre la enseñanza de la Historia.

· Novela gráfica para la enseñanza de los procesos históricos.
· Series televisivas y películas de animación para analizar la Historia.
· Problemáticas y deficiencias en la enseñanza de la Historia.

Toda esta información se ampliará en sucesivas circulares, antes de que finalice el mes de noviembre se enviará un correo especificando la fecha concreta del evento y el espacio destinado para la celebración del mismo. Para cualquier consulta pueden ponerse en contacto a través del correo electrónico: ana.asuncion@uam.es

‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta

Por Blanca Leal Sánchez / lealblanca0@gmail.com

Los años de Allende es una novela gráfica creada por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta que narra los años del gobierno de Salvador Allende (1970-1973), a través de los ojos del periodista estadounidense John Nitsch. Una obra en la que el uso del blanco y negro se superponen con los pensamientos del periodista recién llegado a Chile, que considera que toda la situación que se está fraguando en el país es simplemente “una escalada hacia un peligroso mundo en blanco y negro”.

Bajo esta premisa se pueden comprender todos los actos y las imágenes que se nos narran, puesto que Nitsch no solo estará presente en los puntos más candentes de la estela política para informar como corresponsal, tales como las huelgas organizadas por los sindicatos, “La marcha del silencio” y los discursos del presidente Salvador Allende o de la oposición; sino que se verá involucrado en toda una trama de acontecimientos a raíz de su encuentro con un espía estadunidense. En la obra encontramos varios momentos claves. Sin embargo, destaca la visita de Fidel Castro y los diversos sentimientos que ello supuso para el plano internacional y nacional; puesto que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la Cuba comunista implicaba un desequilibrio en los fundamentos del orden de la Guerra Fría.

La narración de los acontecimientos se produce desde el punto de vista Nitsch, hecho que consigue captar la atención del lector y que permite adentrarse en el contexto de una forma integradora. Asimismo, el hecho de que el narrador se mueva entre los escenarios más formales del ámbito político y las calles más transitadas de los ciudadanos de a pie, ayuda al lector a comprender el porqué de la ideología de ciertos grupos sociales y las jugadas que los diplomáticos de otros países. Toda una vorágine de discursos que se manifiestan en las conversaciones que mantiene Nitsch con personalidades de ideologías contrarias y que vienen a expresar el porque del fin de la vía chilena.

En la obra aparecen personajes como Claudia y José que representan ese pensamiento ideológico de izquierdas que pretendía alcanzar el socialismo de Chile a partir de la lucha armada y la movilización del pueblo. Por otra parte, encontramos otros de carácter más neutral como Marcelo, un taxista de media edad que prefiere dejar la exaltación de los sentimientos patrióticos a los jóvenes. Asimismo, con las interacciones que mantiene Nitsch con el espía estadounidense se muestran cómo los movimientos de los servicios secretos fueron determinantes en el golpe realizado al Palacio de la Moneda el 11 de septiembre.

La novela se divide en cuatro capítulos —1970, 1971, 1972 y 1973—, los cuales siguen una estructura cronológica desde las elecciones de 1970 hasta la muerte de Allende en 1973. No obstante, la novela empieza con un capítulo a modo antesala que establece un dialogo entre el dibujo y los sucesos del levantamiento militar, un recurso que viene a demostrar una ruptura con la disposición de las escenas más tradicionales.

  • 1970: la obra comienza con un retrato sobre la profunda crisis política en la que estaba sumida el país. La disparidad económica entre la población conllevó a que se produjese una enorme desigualdad social que afectó en un mayor grado a la clase trabajadora y al campesinado. El sistema del gobierno y los privilegios de las clases altas se convertirán en los blancos de los sectores descontentos, y por ello, el discurso de los partidos de izquierda empezó a cobrar una mayor fuerza dentro de un Estado que en los últimos años había sido gobernado por la derecha. Nitsch se convierte en un observador de primera línea y comienza a comprender que todo lo que se esta produciendo en Chile es vital para el plano internacional. “Un experimento político que debemos cubrir” es la frase que resuena constantemente en el pensamiento del periodista.
  • 1971: tras la sorprendente victoria de Allende y los inicios de lo que parecía ser la vía chilena al socialismo, Nitsch observa que el clima de violencia de determinados sectores extremistas está produciendo un caldo de cultivo proclive al conflicto, los asesinatos del ex ministro Frei Montalva y Edmundo Pérez Zujovic son prueba de ello. No obstante, pese a esta y otras situaciones, Allende continua con sus acciones políticas, entre las cuales se encontraba el reajuste de los salarios, lo que provocó un aumento de los ingresos de los trabajadores de un 50%II. Los trabajadores se convierten entonces en los productores de la nación y los causantes de ese aumento económico y bienestar. En cambio, el Partido Nacional (PN), principal fuerza de la derecha, opta por la radicalización de su ideología y llama a la lucha política. Nitsch contempla como estos sectores de derechas ven en las políticas socialistas del gobierno un riesgo para sus propiedades, de ahí que también decidan movilizarse, produciéndose un despliegue de manifestaciones callejeras como “La marcha de las ollas vacías”.
  • 1972: tras un crecimiento relativo en su primer año de gobierno y la implementación de las medidas, tales como la conformación de un Área de Propiedad Social (APS) y Mixta, y el mantenimiento de un área privada, en la que los trabajadores participarían en la administración de las empresas II. Chile sufrió un crecimiento sostenido de la inflación y ello dio lugar a racionamientos en los productos, colas en las tiendas y caceroladas en contra del gobierno. Para subsanar esta crecida inflacionaria, el Gobierno impuso el Plan Vuskovic. Un plan basado en una económica planificada, que tuvo como base la nacionalización de empresas y la fijación oficial de los precios de los productos producidos. A consecuencia de estas medidas, se produjo una escasez de productos y una bajada de salarios, produciendo por inercia una crecida del mercado negro. Las acciones colectivas de todos los sectores de la población adquirieron un carácter masivo hacia la segunda mitad de 1972 y aumentaron su intensidad después del “Paro de Octubre”III. Nitsch, a través de la lente de su cámara, capta la desesperación y la polarización de una población que cree que la acción directa es la única vía posible para acabar con la situación que ha creado el gobierno de la Unidad Popular. A su vez, Allende, buscando apoyos en el extranjero realiza varios viajes que no hacen sino aumentar el descontento de la población que ve en los actos del presidente una forma de mantener su puesto en el poder.
  • 1973: a finales de junio la economía se encuentra bastante resentida y suceden gran cantidad de manifestaciones en las industrias dado que los sueldos son cada vez más bajos. Las huelgas se suceden en los sectores obreros integrados en la CUT y la APS, y las respuestas de los militares y la policía contra las manifestaciones son vistas como un ataque al pueblo. El 11 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile se produce el golpe militar apoyado y financiado por EE. UU, el cuál había sido puesto en conocimiento de Nitsch gracias a la información del espía norteamericano. Unos efectivos de la unidad militar asaltaron el Ministerio de Defensa y rodearon La Moneda, con el objetivo de acabar con el gobierno de la Unidad Popular. En esos momentos, Allende decide realizar un discurso por radio y por televisión en el que alienta a los ciudadanos de la nación chilena, en el que no solo les pide que se mantengan firmes en sus convicciones, sino que enfatiza en las categorías de su pueblo al finalizar el discurso con un: “¡Viva los trabajadores!”. Tras la muerte del presidente se produce la instauración del régimen dictatorial de Augusto Pinochet y el abandono de Nitsch del país. La novela acaba con una vuelta al presente y con un Nitsch viajando a Chile para rencontrase con varios de los amigos que le acompañaron durante esos años.

Un aspecto importante de la obra es la rigurosidad histórica con la que trata los acontecimientos y la calidad de los dibujos realistas, que se combinan a la perfección con ese mensaje de la imagen en blanco y negro que pretenden trasmitir los autores. En síntesis, y parafraseando la frase de Juan Sasturain con la que arranca Los años de Allende: “Siempre nos queda la posibilidad de que mientras otros escriban la historia nosotros hagamos la historieta”.

Bibliografía

I Gaudichaud, Franck: Chile 1970-1973. Mil días que estremecieron al mundo, Editorial SYLONE, Barcelona, 2017, p. 92.

II Castillo, Sandra: “Sociabilidad y organización política popular: Cordón Industrial Cerrillos-Maipú (Santiago, 1972)”, Cuadernos de Historia 32 departamento de ciencias históricas, Universidad de Chile, 2010, p. 100.

III Ibidem, p. 102.

La novela gráfica en ‘Miradas de Irán. Historia y cultura’ (Catarata, 2021)

La editorial Catarata acaba de publicar el volumen Miradas de Irán. Historia y cultura, coordinado por los coordinadores del proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas’ Fernando Camacho Padilla y José Luis Neila Hernández, junto a Nadereh Farzamnia Hajardovom y Fernando Escribano Martín. La obra ofrece una amplia diversidad temática con aportes de distintos especialistas en iranología, españoles e iraníes, que son parte de las relaciones de la Universidad Autónoma de Madrid con las universidades de Irán. A través de estas contribuciones, los autores analizan aspectos históricos, religiosos, literarios y cinematográficos que ayudan a comprender con mayor claridad el Irán de ayer y de hoy.

Entre los trabajos que componen el volumen se encuentra el texto de la colaboradora del proyecto Elena Pérez Elena, titulado “Marjane Satrapi y la novela gráfica autobiográfica como forma de autoexpresión y denuncia”. En este artículo, Pérez Elena profundiza en la novela gráfica autobiográfica como una forma de denuncia y autoexpresión, que se ha convertido en todo un fenómeno en las últimas décadas, hasta el punto de transformarse en un boom editorial que no deja de crecer exponencialmente.

Para la autora, esta peculiar novela de autor tiende a denunciar una realidad difícil que, por circunstancias históricas, políticas, culturales o personales, el artista quiere mostrar al mundo desde un enfoque diferente y con un lenguaje muy específico: el del cómic. Desde este planteamiento, Pérez Elena reflexiona sobre este fenómeno en la novela gráfica iraní. Concretamente se centra en el caso de Persépolis, obra de la artista Marjane Satrapi publicada el año 2000, entendiéndola como objeto de análisis formal y estético, al mismo tiempo que se concibe como herramienta terapéutica para su autora.

Con este aporte, Pérez Elena continúa su producción en torno a este fenómeno, tras la publicación en 2016 del artículo “Marjane Satrapi. La artista que redibujó Irán“.

Más información

Sally Heathcote: Sufragista

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

El cómic creado por Mary M. Talbot, Kate Charlesworth y Bryan Talbot nos transporta a la historia de las luchas por la obtención del voto femenino en Inglaterra a principios del siglo XX, contexto en donde el movimiento sufragista y las mujeres que pertenecían a éste fueron consideradas heroínas por algunos y villanas por otros. Visiones que se relacionaban primero con su discurso y luego con la radicalización de éste y sus formas de actuar para la consecución de sus objetivos, debido a la ineficacia y el fracaso de la vía pacífica.

Junto a lo anterior, es interesante observar la manera en la cual en esta novela se presentan muchos de los hitos del movimiento sufragista de inicios del siglo pasado y sus actores, mostrando como incluso dentro del mismo no existía un pensamiento único respecto a la manera en que se podía conseguir su objetivo, produciéndose de este modo quiebres dentro de la cúpula de la organización.

La novela gráfica está configurada en tres partes y cuenta la historia en primera persona de Sally Heathcote, una mujer que comenzó muy joven siendo empleada doméstica de Emmeline Pankhurst  la fundadora de WSPU (Women’s Social and Political Union) en Manchester, organización formada solo por mujeres, y cómo Sally llegó a ser militante del movimiento por el sufragio femenino.

Primera Parte. ¡Levántate! La historia comienza cuando una Sally ya anciana en 1969 rememora su pasado y va recordando ciertos hechos, configurando de este modo su historia y cómo ésta se vinculó al movimiento sufragista.

En su viaje al pasado, Sally recuerda su trabajo como empleada doméstica, siendo su primer empleo para la familia Pankhurst en 1889, en donde conoció a importantes personajes del movimiento sufragista en Inglaterra como fueron Emmeline Pankhurst y sus dos hijas Christabel y Sylvia,  además del matrimonio conformado por Emmeline y Fred Pethick-Lawrence, teniendo ella el cargo de tesorera del WSPU y junto a su esposo publicando Votes for Women.

Es dentro de este contexto laboral, escuchando las reuniones de las personas que iban a la casa de Pankurst y lo que éstas comentaban con relación a las maniobras que se estaban llevando a cabo en aquella época para la obtención del voto y lo que estaba ocurriendo con el gobierno liberal, que nuestra protagonista comienza a interesarse por el movimiento sufragista.

Si bien en esta primera etapa, cuando la familia Pankhurst decide mudarse a Londres, Sally debe ir a trabajar a otra casa, su interés por lo que las sufragistas representan y los objetivos que éstas perseguían se hace mayor. Comienza asistiendo a mítines como el celebrado en 1908 en Woodhouse Moor en la ciudad de Leeds y leyendo publicaciones como Votes for Women, lo cual no le facilita su vida en el nuevo trabajo, puesto que era acosada por sus compañeros y su jefe.

Segunda Parte. La marcha de las mujeres: Luego de ser despedida de su trabajo, Sally viaja junto a una amiga a Londres; en esta nueva ciudad buscando empleo, conoce a Esther que la llevará al sitio que finalmente la conduciría a formar parte activa del movimiento sufragista, Clement’s Inn n.º 4, sitio que pertenecía al matrimonio Pethick-Lawrence y que fue la sede de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU), donde además de editaba Votes for Women.

Sally es contratada por el matrimonio, hecho que le permitió ir adentrándose en el movimiento sufragista, pero además reencontrarse con quien había sido su antigua jefa, Emmeline Pankhurst y sus hijas.

Debemos señalar que es en este período donde las mujeres pertenecientes al WSPU van radicalizando su actuar, luego de años sin ser escuchadas y tomadas en cuenta por la vía pacífica, se inició una etapa en donde las acciones fueron más valiosas que las palabras. Es por ello que irrumpir en reuniones y lanzar piedras a tiendas fueron algunas de las maneras para llamar la atención, que hicieron que las autoridades pusieran ojo a las sufragistas.

La segunda parte del cómic nos muestra como Sally se va involucrando de manera activa en el movimiento sufragista, adoptando sus colores violeta, blanco y verde, participando de desfiles y manifestaciones junto a sus compañeras. Manifestaciones que muchas veces terminaban en violencia, puesto que las sufragistas eran insultadas, denostadas y golpeadas por las multitudes de hombres y policías que no compartían sus objetivos. Ejemplo de ello fue la manifestación del 18 de noviembre de 1910 en la cual Sally participó marchando hacia la Plaza del Parlamento en Westminster. Aquella finalizó debido a la violencia infringida por la policía, siendo las manifestantes golpeadas y conducidas a la cárcel. Aquel día fue conocido como “Viernes negro”.

Es aquí cuando la historia relatada por Sally nos permite conocer más datos relacionados con el movimiento sufragista, puesto que, estando en la cárcel, muchas de estas mujeres recurrieron a las huelgas de hambre como forma de protesta para ser consideradas presas políticas. Éstas, si bien en un primer momento lograron un efecto positivo, ya que las presas eran liberadas antes de cumplir la condena completa, con el tiempo fueron contraatacadas con la alimentación forzosa. Esta situación hizo que la prensa denunciara estos hechos y la opinión pública comenzara a enterarse de lo que sucedía con estas mujeres en la cárcel de Holloway.

Estando Sally en Holloway, conoce un grupo denominado Young Hot Blood (YHB), que estaba conformado por las integrantes más jóvenes de WSPU, las cuales eran capaces de realizar acciones aún más radicales que lanzar piedras a escaparates, con tal de conseguir los objetivos propuestos.

Tercera Parte. ¡No te rindas!: El 7 de noviembre de 1911 el gobierno inglés anunció que modificaría la ley de sufragio, haciendo éste extensivo a todos los hombres al cumplir los 21 años. Mientras tanto, seguía sin existir posibilidad de voto para las mujeres, puesto que la Ley de Conciliación, la cual otorgaba el voto a las mujeres propietarias, había sido descartada tanto por los conservadores como los liberales. Aquello representaba una crisis para el movimiento, debido a que significaba que las mujeres se verían sometidas políticamente a una casta dirigente de hombres.

Ese mismo mes de noviembre, un grupo de sufragistas fueron recibidas por el ministro Lloyd George. Reunión que sería decisiva para el movimiento y sus demandas. Si bien fueron escuchadas el resultado de aquella reunión fue insatisfactoria, puesto que los ministros no cederían respecto a otorgar el voto a las mujeres. Este hecho fue, sin lugar a dudas, un punto de inflexión, ya que se decidió romper con la “tregua” y comenzar definitivamente con la desobediencia civil, atacando lo más preciado del gobierno: la propiedad privada. A partir de este momento, intentar ingresar a las reuniones de los ministros, romper escaparates de ministerios, de ayuntamientos y tiendas, saltarse la ley y poner bombas, una de hecho en la casa de verano del ministro Lloyd George, fueron las medidas llevadas a cabo para hacerse escuchar, sin importar las consecuencias de aquellas acciones, ya que por ejemplo Pankhurst fue arrestada por incitar a la conspiración. El fin era más importante.

Debemos señalar que no todos dentro del movimiento compartían la acción directa en la lucha para conseguir el derecho a voto de las mujeres, ya que el matrimonio Pethick-Lawrence rechazaba, por ejemplo, la utilización de bombas, lo que trajo como consecuencia el quiebre con Emmeline y Christabel Pankhurst. Éstas eran mucho más radicales en sus discursos y su actuar, llegando a proponer incluso la rebelión, visión que no era compartida completamente por la otra hija de Pankhurst, Sylvia. Otra consecuencia clara fue el cambio del periódico, ya que paso de ser Votes for Women a La Sufragette.

El desgaste de la militancia y la dificultad por lograr los objetivos se observa también en la protagonista de la historia. Sally sufre en aquel contexto de injusticias, que se cobra la vida de Emily Wilding Davison, la sufragista que murió al intentar detener el caballo del rey en el Derby de junio de 1913 para mostrar la bandera que pedía el voto para las mujeres. A ello se une la persecución de la policía, que comenzaba a utilizar las cámaras fotográficas para la vigilancia de las militantes y su identificación, puesto que el gobierno estaba decidido acabar con el movimiento de la Unión.

La Primera Guerra Mundial produjo un nuevo traspié en la cúpula del movimiento, ya que tanto Emmeline y Christabel Pankhurst optaron por la causa del gobierno, apoyando la guerra bajo el paradigma del rey y la patria, haciendo a la vez un llamado a las mujeres para que apoyaran el alistamiento al ejército de los hombres. Mientras que Sylvia defendía la opción pacifista respecto a la guerra y continúo con la Federación de Sufragistas de East End, siendo más tarde definitivamente expulsada y repudiada por su madre.

Finalmente, debemos señalar que la lucha por la obtención del voto femenino en Inglaterra fue ardua, pero para aquellas mujeres que la llevaron a cabo valía completamente la pena, puesto que significaba un gran cambio en sus vidas y para la de las futuras generaciones de mujeres. Dejar atrás la dependencia y el yugo de la sociedad patriarcal al conseguir el sufragio significaba disponer de un derecho que durante años les había sido negado y tener la opción de ser consideradas ciudadanas. Poder elegir y ser elegidas como representantes era y es un gran logro en la historia de la lucha las mujeres.

Misterio en el San Isidro

Por Fernando Escribano Martín / fernando.escribanom@uam.es

Para celebrar el día del libro, el 23 de abril de 2021 y durante más de dos semanas, en el IES San Isidro de Madrid, uno de los institutos con más historia de la ciudad, se celebraron una exposición y una jornada sobre novela gráfica.

La iniciativa surge a partir de que uno de los profesores, Enrique García Ballesteros, plantea al área de actividades la posibilidad de trabajar distintos temas curriculares, no solo la historia, a partir del uso de novelas gráficas. Se constata que la biblioteca del centro no tiene apenas material de este tipo y la dirección decide hacer una inversión y suplir esta carencia. Se consulta a los departamentos qué podría funcionar y se hace un listado conjunto de títulos para comprar.

A partir de esta iniciativa, para que los libros los pudieran tomar prestados los alumnos y los pudieran utilizar como recurso los profesores, Ana Anta y Esther García, dos profesoras del centro, crean un grupo de whatsapp específico con otros profesores interesados y se involucran en la organización de una jornada telemática informativa con autores y en llevar a cabo una exposición con cómics y carteles en el propio centro para que alumnos y profesores, mediante visitas guiadas, conozcan los distintos estilos de cómic, los títulos adquiridos por el instituto, y las posibilidades de trabajo y lectura.

El día 20 de abril se lleva a cabo la jornada telemática mediante videoconferencia en Teams en la que, durante dos horas, participan Quan Zhou Wu, Alfonso Zapico, Teresa Valera y Juan Díaz Canales. Los autores, los historietistas, hablan a alumnos y profesores de sus comienzos, de lo que leían y de cómo se consiguieron afianzar en su posición actual, una total referencia en el mundo de la ilustración española, en pleno desarrollo y no comparable como mercado por ejemplo al francés, pero con una calidad y variedad sobresalientes.

Junto a este texto aparecen unas imágenes de la exposición. Hablando con sus responsables y pergeñadores, y siguiendo la charla con los historietistas, te das cuenta de varias cosas que nos sirven para el proyecto del que forma parte la página: el cómic como lenguaje para contar historias (verídicas o no, más o menos interpretadas, totalmente ficticias o ensoñadas) es un lenguaje atractivo y motivador que puede utilizarse en el aula. Se trabaje o no en clase, más o menos, permite contar cosas, reales o ficticias, de forma diferente, buscando públicos que pueden iniciarse con ello en otros modos narrativos. El contacto con los/las narradores, editores/as y libreros/as es fundamental para la labor que desarrollamos con el alumnado. Vista la exposición y oída la charla, sobre todo la parte de diálogo con los alumnos, el que esto suscribe ha ido a ver lo que tiene de lo citado, ha hecho un listado de lo que le falta y va a comprar ya, y ha pensado qué introducirá en próximas clases, valorando nuevas posibilidades.

El Instituto San Isidro de Madrid ha sido siempre una referencia por diversos motivos, y seguirá siéndolo si apuesta por el camino de la innovación y la transversalidad, y adopta e integra lenguajes distintos en su labor educativa. La innovación educativa no es tan misteriosa como a veces puede parecer, consiste también en buscar siempre nuevos caminos, nuevos lenguajes. Como aquí.

El próximo martes, jornada en línea de ‘Visualidades enfrentadas’

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el próximo martes 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.

‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’, de Dani Fano

Por Eudald Cortina Orero / eudald.cortina@uam.es

Obra del ilustrador y autor de cómics Dani Fano, Los doce nacimientos de Miguel Mármol (Astiberri, 2018) es algo más que una biografía ilustrada del sindicalista y dirigente comunista salvadoreño Miguel Mármol. Sus nacimientos, o más bien su insistencia en seguir vivo, son, como señala en el prólogo Carlos Henríquez Consalvi[i], “metáfora representativa de pueblos resistentes a cíclicos desafíos”, que se levantan “con la terquedad del izote”. Porque la de Mármol es, ante todo, una historia colectiva. La de El Salvador y Centroamérica.

Fano descubrió la figura de Mármol, Miguelito, de la mano de Eduardo Galeano. Y de Galeano pasó a la fuente primigenia: Roque Dalton[ii]. Las charlas que el poeta salvadoreño sostuvo con Miguelito en Praga serían la base del libro de Dalton, Miguel Mármol. Desde una mirada actual, este trabajo podría calificarse como un esfuerzo por recuperar la memoria histórica de la insurrección de 1932 y del Partido Comunista de El Salvador (PCS), organización en la que tanto Mármol como Dalton militaban, y que venía sufriendo décadas de proscripción y represión tras el fracaso insurreccional. Sin pretenderlo, Mármol se convirtió en una figura bisagra entre el pasado combativo del PCS y las nuevas generaciones de militantes que a lo largo de los años setenta se incorporaron a las emergentes organizaciones guerrilleras en El Salvador. 

La impronta de Dalton y de Galeano está muy presente en el trabajo de Fano. El autor la reivindica empapando la novela de realismo mágico y cultura popular, retomando la estructura que Galeano empleó en El siglo del viento -donde los nacimientos de Mármol articulan el libro-, e ilustrando los encuentros que ambos escritores mantuvieron con el revolucionario salvadoreño a lo largo de su vida.

“Estoy bebemorando que hoy hace 55 años que me fusiló el dictador Martínez”, le dice Mármol a Galeano mientras apura un trago de ron. Así arranca la novela, que de La Habana nos traslada a Ilopango, El Salvador, lugar del primer nacimiento de Miguel Mármol.

Al igual que Galeano, Fano parte de estos renacimientos –fruto de la providencia o por pura coincidencia– para estructurar la novela. Si bien el eje argumentativo es la vida del dirigente comunista salvadoreño, las ilustraciones de Fano y el relato nos permiten acercarnos a la historia del siglo XX en El Salvador y Centroamérica. Cada regreso a la vida de Mármol aparece ligado a acontecimientos históricos y procesos sociales de relevancia para la historia reciente latinoamericana. Esto convierte a Los doce nacimientos de Miguel Mármol y a sus personajes en una herramienta particularmente atractiva para acercar al alumnado a la convulsa historia contemporánea de Centroamérica.

En ‘Los primeros nacimientos’, Fano presenta dos mujeres sujetas al contexto sociopolítico de El Salvador de principios del siglo XX. El personaje de Tomasa Hernández, abuela de Miguel, permite acercarnos a las políticas eugenésicas que permearon los imaginarios nacionales en Centroamérica entre 1900 y 1930, con propuestas de “mejora racial” o “blanqueamiento”. Santos Mármol, mamá de Miguel, nos remite en cambio a fenómenos persistentes en las sociedades centroamericanas como la pobreza extrema, el machismo, la paternidad irresponsable, las obscenas desigualdades sociales y la violencia.

El ‘Tercer nacimiento’ de Mármol, tras su oportuna renuncia a la Guardia Nacional, nos enfoca hacia la Dictadura de los Meléndez-Quiñónez (1912-1927), y a la represión y la tortura sobre los opositores, elemento que será una constante a lo largo de la novela, como lo fue en la propia vida de Miguel. En el ‘Cuarto nacimiento’, Fano ilustra el impacto de la Revolución Rusa sobre la sociedad salvadoreña, a través del maestro zapatero Felipe Angulo, personaje analfabeto, admirador de los Soviets y propagandista popular (aun sin saberlo). Este periodo de toma de conciencia de Mármol coincide con la crisis del 29 y el hundimiento de los precios del café que golpeará a El Salvador. Para el movimiento obrero salvadoreño, es el momento de la formación del Partido Comunista (1930). Para toda América Latina, Sandino se convierte en la figura antiimperialista capaz de hacer frente a la presencia de los marines estadounidenses en Nicaragua.

El golpe de Estado del general Maximiliano Hernández Martínez en 1931 marca el ‘Quinto nacimiento’ de Mármol.  A través de personajes como José Feliciano Ama, Fano ilustra la organización del campesinado, el fraude electoral, las huelgas y la represión que antecedieron a la insurrección indígena y campesina de 1932. Si bien Mármol logró sobrevivir al pelotón de fusilamiento, no lo harán otros líderes revolucionarios como Farabundo Martí, Francisco ‘Chico’ Sánchez o el propio Feliciano Ama, linchado y colgado públicamente. La represión contra el PCS y el campesinado salvadoreño centra este ‘Sexto nacimiento’.

Los siguientes dos apartados –Séptimo y octavo nacimientos- muestran a un Mármol itinerante, participando en la reorganización clandestina del PCS y la formación de sindicatos. Apresado, torturado y, posteriormente, puesto en libertad, el protagonista queda abandonado por el Partido, que sospecha de su traición. En su noveno renacimiento, la vida de Mármol nos lleva a acontecimientos históricos, como la Huelga de brazos caídos (1944) que derrocó a Hernández Martínez o la Revolución de Octubre en Guatemala, ese mismo año. Recelosos del contagio, los militares salvadoreños volverían al poder, mediante el golpe de Estado del coronel Osmín Aguirre.

El ‘Décimo nacimiento’ tiene como eje la Revolución en Guatemala, país al que Mármol ha debido refugiarse. A través de su militancia, la novela ilustra las tensiones durante el gobierno de Juan José Arévalo, la expropiación de tierras no cultivadas a la United Fruit Company durante la presidencia de Jacobo Árbenz y la intervención de Estados Unidos en el país, mediante el golpe de Estado orquestado por la CIA en 1954. La siguiente vuelta a la vida de Mármol está atravesada por dos fenómenos que marcarán las dinámicas políticas de América Latina en los siguientes años: la Alianza para el Progreso y la Revolución Cubana. El impacto de esta última en El Salvador se refleja en la novela con la formación del Frente Unido de Acción Revolucionaria (FUAR) en 1962. El encuentro entre Mármol y Roque Dalton en 1966, que daría origen al relato original, y las luchas fratricidas entre las organizaciones revolucionarias salvadoreñas, centran el ‘Duodécimo nacimiento’. De estas no escaparán Mármol ni Dalton. El primero se libraría de ser apuñalado durante una charla en la Universidad de El Salvador (UES). El segundo, que había roto con el PCS y se había incorporado a las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), moriría asesinado por sus propios compañeros fruto de guerras internas.

El último apartado, ‘Nacimiento infinito’, nos traslada a un contexto marcado por la movilización de las organizaciones revolucionarias de masas en El Salvador y la conformación del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Los años de la guerra civil salvadoreña (1980-1992), la vida de Mármol en Cuba y la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 cierran la novela. Un pensamiento final traslada el personaje de Mármol ante las quejas de dos excombatientes desencantados con el proceso de paz y que han regresado a su labor como pescadores: “Organícense, ¡exijan!… y dejen de cacarear. La lucha obrera no sabe de finales”.


[i] Carlos Henríquez Consalvi, fundador de Radio Venceremos y director del Museo de la Palabra y Ia Imagen (MUPI).

[ii] https://www.rtve.es/noticias/20181108/dani-fano-miguel-marmol-fue-luchador-perseguido-durante-toda-su-vida/1832622.shtml

Jornada abierta de ‘Visualidades enfrentadas’ (11/5/2021, en línea)

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Sin embargo, los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.

Violencia y conflicto político a partir del caso de Sendero Luminoso. Una lectura desde las páginas del cómic ‘Rupay’

Por Francisco Javier Morales Aguilera / franciscoj.morales@estudiante.uam.es

En 2008, Alfredo Villar junto a Luis Rossell y Jesús Cossio publicaron el libro Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984.[1] Utilizando un número amplio de fuentes tanto documentales como periodísticas, los autores reconstruyen en clave de comic histórico diversos episodios del conflicto que enfrentó a Sendero Luminoso con el Estado peruano en la década del ochenta. Como se sabe, dicha guerra dejaría un saldo de casi 70 mil muertos a lo largo de esos años además de cuantiosas pérdidas materiales.

A través de sus historias, Rupay (que en lengua quechua significa fuego o calor) describe tanto la particularidad de este conflicto como así también fenómenos y dinámicas que pueden extrapolarse a una realidad más amplia. Es decir, los autores de este texto graficaron, implícitamente, además de la problemática particular vivida en el Perú, ciertos trazos de la historia más trágica de la región latinoamericana. Un primer elemento en donde queda reflejada esta situación se refiere al surgimiento de la insurrección guerrillera, temática que ha sido transversal en este continente a lo largo de diversas etapas, siendo los años sesenta y setenta uno de los periodos más fructíferos en este sentido. Aunque el caso de Sendero Luminoso no proviene de la vertiente cubana que tanto impulso dio a la lucha armada en el continente, algunas referencias e imágenes presentes Rupay nos entregan ciertos elementos que conectan distintas realidades y experiencias de este fenómeno. La interacción entre los espacios urbanos y rurales, por ejemplo, es un elemento importante al enmarcar el escenario sobre el cual se libraba la lucha armada entre distintos actores. Si bien la sierra andina nos muestra paisajes y accidentes geográficos particulares, su composición no difiere ostensiblemente de otros lugares del continente en donde también surgirían grupos guerrilleros.

Los actores, en tanto, también constituyen un elemento de transversalidad histórica que termina por materializarse en Perú y América Latina casi de la misma forma. Ya sea desde la composición de quienes se sumaron a las filas de la lucha armada, en funciones dirigenciales o de cuadros (fundamentalmente sociedad civil), hasta quienes representaron el rol de las instituciones o fuerzas armadas. Por último, las consignas enarboladas por Sendero Luminoso, a pesar de su procedencia maoísta, no diferían en lo fundamental de un acervo revolucionario que fue bastante común a diversos grupos y culturas políticas del periodo.

Un segundo elemento de clara transversalidad regional es el rol del Estado latinoamericano. En el caso de Rupay se le muestra como una figura históricamente ausente o dormida, sobre todo en espacios alejados de los grandes centros urbanos. Hasta cierto punto, esta situación mostraría una ventaja estratégica para aquellos movimientos que deseaban iniciar el camino de la lucha armada, pues los ojos vigilantes del Estado no parecían observar ni detenerse en lugares tan alejados. Sin embargo, cuando la lucha guerrillera alcanzó cierta envergadura, la respuesta de las instituciones estatales siguió un patrón más o menos común en casi todo el continente. Este se caracterizaría por una respuesta represiva que a través del despliegue de la fuerza militar intentará contener, o derechamente liquidar, los focos de insurrección que habían aparecido. Se trata de un conjunto de prácticas de vieja data en la región, las que han sido responsables de un porcentaje importante de la violencia que se ha decantado en diversos países. Desde este punto de vista, Rupay nos muestra con notable claridad dos momentos de la actuación estatal latinoamericana sintetizados en torno al binomio ausencia/presencia.

El tercer elemento  transversal es el papel que han jugado ciertos grupos sociales, sobre todo sus componentes más desposeídos y marginalizados, como entes históricamente castigados por violencias excluyentes y arbitrarias. Se trata de segmentos (como campesinos, mujeres, pobladores o niños) que han estado en el centro de diversos conflictos armados, constituyéndose en blanco fácil de los abusos y prácticas represivas provenientes desde distintos actores. Los eventos que grafica Rupay, como asesinatos y matanzas indiscriminadas ocurridas en la sierra del Perú, no difieren en lo fundamental de otros episodios de similar naturaleza verificados a lo largo y ancho del continente. Mirando esta problemática desde un ángulo estructural, se podría decir que este tipo de violencias tiene como uno de sus denominadores comunes la vulneración y ultraje de los cuerpos y, al mismo tiempo, su invisibilización. Esto quiere decir, que las prácticas más recurrentes de represión, como la tortura o las ejecuciones, se han desplegado a veces con la misma intensidad con la que otras dinámicas han apuntado al ocultamiento de los cuerpos. Como se puede apreciar, esta historia gráfica de la violencia en la primera mitad de los años ochenta no es tan solo una reconstrucción de las coordenadas que determinaron la realidad peruana de ese momento. Su alcance y contenido discursivo nos describe realidades que traspasaban con creces las fronteras del país andino, poniendo un acento especial en el tema de la violencia política. Esta problemática emerge así como un elemento catalizador de acciones tanto individuales como colectivas que se han desplegado en diversos espacios y momentos de la historia de América Latina.


[1] Alfredo Villar, Luis Rossell y Jesús Cossio: Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984, Lima, Contracultura, 2008. Existe una edición publicada en España el año 2016 por la editorial La Oveja Roja.

La novela gráfica y el cine como soportes históricos: Los surcos del azar y Días de gloria (indigènes)

Por Paloma Fernández Fernández / paloma.fernandezf@estudiante.uam.es

Los formatos que se pretenden exponer a continuación, a saber, la novela gráfica y el cine, han de tenerse en consideración para el estudio histórico. Mediante el análisis de dichos soportes nos es posible entender los procesos y acontecimientos que se han ido sucediendo a lo largo de la historia. Estas aproximaciones, en conjunto con los trabajos de índole académico, facilitan el estudio del contexto que se nos despliega visualmente. En el caso que nos atañe, el análisis comparativo de la novela gráfica Los surcos del azar, realizada por el historietista Paco Roca (2013), y el filme Días de gloria (indigénes), dirigido por Rachid Bouchareb (2006), da como resultado una visión acertada y crítica de la participación de los soldados extranjeros en la Segunda Guerra Mundial y el olvido historiográfico en el que quedaron sumergidos.

Los surcos del azar nos aproxima a la participación de los españoles republicanos en la lucha contra el fascismo en África y Europa. Para ello, Roca, que se encuentra retratado entre las páginas, nos presenta a Miguel Ruiz, un antiguo soldado que había sido partícipe en la liberación de París según el diario del General Dronne. La historia se desarrolla a través de una serie de entrevistas donde el autor nos ofrece datos históricos que corren bajo el personaje de Miguel. Estos hechos documentados sirven para poner de manifiesto los silencios historiográficos que guardan parte de los trabajos académicos. En otras palabras, queremos referirnos a la exclusión de la participación republicana en la Segunda Guerra Mundial y su olvido en la memoria histórica-colectiva. Roca ha retratado esta idea en la actitud que adquiere Miguel ante Paco en la primera entrevista, desprestigiando su propia participación dentro de los actos, y olvidando con ello su función como sujeto histórico de cambio. Cabe mencionar el uso que hace el autor de diferentes tonalidades con la intención de situar temporalmente al lector. Así, para el pasado el autor aplica color a las viñetas, mientras que, para situarnos en el presente utiliza una tonalidad sepia.

El hecho de que podamos considerar la novela gráfica como un soporte para el estudio de la historia se debe, en primer lugar, a que es un producto cultural de la misma, y, en segundo lugar, a que refleja los procesos de investigación documental realizados por el propio autor/es. Un ejemplo de ello lo encontramos en la figura de Paco Roca, pues este realizó un extenso estudio para efectuar el proyecto aquí expuesto. De la misma manera, también cabe destacar la aportación del historiador Robert S. Coale, el cual nos ofrece una aproximación contextual a los hechos representados en las viñetas al final de la obra. Por tanto, podemos apreciar la utilidad que tiene la novela gráfica para la elaboración de trabajos académicos.

Si al análisis histórico de la novela gráfica le sumamos el examen de otras fuentes artísticas como el cine, el estudio que pretenderemos elaborar se enriquece. Ya bien sea por la temática representada, así como por la mirada que el director implanta en su filme. El uso comparativo de ambas fuentes ofrecen un abanico de preguntas y respuestas que se interrelacionan en armonía con las investigaciones del plano académico.

En el ejemplo expuesto, contamos con la película Días de gloria (indigénes), donde Bouchareb, a diferencia del historietista español, dirige la mirada al ejército colonial francés que cooperó en la lucha contra el nazismo. A pesar de que los protagonistas que se nos ofrecen en la película distan de los de Paco Roca, ambos se desenvuelven en el mismo contexto (Segunda Guerra Mundial) y espacio (África y Europa), lo que permite optar a una visión más amplia de los hechos. La temática por antonomasia del film está relacionada con la crítica social que forja el director entorno al racismo existente en el ejército. Entre las escenas más significativas destaca el discurso de Abdelkader, quien proclama ante sus compañeros la necesidad de una igualdad y fraternidad pareja a la de sus camaradas franceses. Este carácter racial también se puede encontrar en el film  Senderos de Gloria (Stanley Kubrick, 1957), donde se nos ofrece una mínima pincelada de la segregación racial dentro de los ejércitos en el contexto de la Primera Guerra Mundial.  

Como observamos, el análisis comparado de la novela gráfica Los surcos del azar y del film Días de gloria (indigénes), pone de manifiesto, por un lado, la importancia de la participación voluntaria extranjera en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y el olvido histórico-colectivo de los contribuyentes. Por otro, enmarca las diferencias sociales y étnicas de los soldados, y como estas tuvieron efectos disímiles en ambos grupos aunque con elementos comunes. Ya hemos citado la importancia de incluir este tipo de materiales en los estudios académicos, aunque también debemos hacer hincapié en la importancia que tiene el consumo de estas fuentes dentro de las aulas, pues permite ejercer una enseñanza didáctica y fructífera. Asimismo, debemos marcar la trascendencia que este tipo de soportes pueden ejercer fuera de los espacios educativos y académicos ya que permiten acercar la historia a un público mucho más amplio y numeroso.