Archivo de la categoría: Reseña

‘Matar a Pinochet’, de Juan Ignacio Sabatini

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

La película del año 2020 del director chileno Juan Ignacio Sabatini inspirada en hechos reales y en el libro de Juan Cristóbal Peña Los Fusileros. Crónica secreta de una guerrilla en Chile, nos transporta a la década de los ochenta, a un Chile con una población agotada por años de dictadura y en el cual las protestas ciudadanas exigiendo la vuelta a la democracia y el fin del reinado del terror de Augusto Pinochet eran cada vez más habituales.

En ese Chile, surgió en 1983 una organización político militar, estructurada como guerrilla llamado Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), grupo que se declaró en rebeldía contra Pinochet y que fue el brazo armado del Partido Comunista.

La convicción de que en la lucha armada estaba la solución para poner fin a la dictadura y liberar a Chile, hizo que quienes pertenecieron al FPMR tuviesen que dejar atrás sus vidas, familias y sus nombres, adoptar una chapa (nombre falso), esconderse detrás de un pañuelo rojo o un pasamontaña y entrar en la clandestinidad, de manera de no ser detectados por los aparatos represivos del Estado.  

La organización del FPMR a través de células, la utilización de nombres falsos, el cuidado en el uso del lenguaje y la terminología propia de sus militantes para referirse a las casas de seguridad permanentes, de emergencia, sus superiores y a los propios militantes, la preparación física y en el uso de las armas eran parte fundamentales de la disciplina de esta organización y que quedan reflejados en la película.

El largometraje de Sabatini que se inicia con imágenes reales de archivo de una entrevista a Pinochet y de las protestas en el país en los años ochenta para contextualizarnos, nos presenta la historia de la Operación Siglo XX, que tuvo como objetivo en 1986 matar a Pinochet, a través del relato de la comandante Tamara y de su compañero el comandante Ramiro.

El rescate que hace la película de la figura de una mujer que fue parte fundamental del “frente”, la comandante Tamara (Cecilia Magni) y su rol dentro de la organización hace que no sólo veamos en el largometraje toda su labor para preparar la operación del 7 de septiembre de 1986, sino los claroscuros de la vida de aquella militante en la clandestinidad y la separación con su familia como consecuencia de sus convicciones y valentía.

El seguimiento del día a día de Pinochet y de su rutina, hizo que quienes estaban encargados de organizar la operación decidieran llevar a cabo un atentado explosivo, inspirados en lo ocurrido en Madrid en 1973 con Carrero Blanco, pero debido a que la comitiva de Pinochet era numerosa y del decomiso de armas en el puerto de Carrizal, el plan tuvo que modificarse para llevar a cabo una emboscada el día 7 de septiembre de 1986 en el Cajón del Maipo, en la cual participaron más de veintiún personas y en la que a pesar de haber sido parte importante de su logística, dejaron fuera a Tamara.

“Mañana ya no vamos a ser víctimas, mañana no vamos a padecer la historia, vamos a hacer la historia nosotros mismos, y la vamos a tomar por asalto” es la frase de motivación que dice el comandante Ernesto en la película un día antes de iniciar la operación a aquel grupo que estaba dispuesto a dejar la vida en matar a Pinochet. La historia de aquel día ya la conocemos, la operación Siglo XX fracasó porque Pinochet se salvó, pero no así la vida de quienes participaron de la emboscada, ya que fueron perseguidos por los servicios de inteligencia del Estado siendo detenidos y algunos asesinados. Ahora bien, las preguntas que surgen a raíz de aquello son quién habló, o si había un traidor. Cuestiones que entre Tamara y Ramiro discuten entre ellos y que se trasladan incluso hasta lo ocurrido en 1988 en Los Queñes con José Miguel (Raúl Pellegrin) y Tamara.

Finalmente, la película Matar a Pinochet nos relata el trasfondo de un hecho histórico que pudo haber cambiado la vida de un país entero en 1986, pero que, si bien no se alcanzó el objetivo principal, aquel hecho tuvo un impacto profundo en todos quienes participaron de la operación, y en la propia cúpula del FPMR, por las dudas que surgieron posteriormente de la existencia de un traidor o no dentro de la propia dirección.

‘Blackadder’ (Cap. 3-4): Ruptura de la Cristiandad, estrategias dinásticas y relaciones de poder a finales de la Edad Media

Por Rocío Martínez López / rocio.martinezl@uam.es

Como indicábamos en un post anterior, las series históricas de comedia pueden ser una atractiva herramienta para tratar un amplio abanico de temas, conceptos y aproximaciones relacionadas con el estudio de los últimos compases de la Edad Media y la Edad Moderna. Presentábamos entonces como ejemplo la serie británica “Blackadder”, protagonizada por Rowan Atkinson y Tony Curtis. En sucesivos posts, me gustaría explorar dicho potencial presentando algunos temas específicos que se pueden estudiar a través de episodios concretos de cada una de las cuatro temporadas. Así, comenzaremos por la primera, titulada simplemente “The Black Adder”, que se estrenó en 1983.

Recordemos la premisa inicial de esta primera temporada. Se ambienta en un universo alternativo en el que Enrique VII Tudor, cuando ascendió al trono, modificó oficialmente los anales de la Historia para presentar al rey Ricardo III como un ser deforme y desalmado que había matado a sus sobrinos, los tristemente famosos príncipes de la Torre, y al que él había vencido en la decisiva batalla de Bosworth en 1485, obteniendo la corona inglesa y dando fin a la conocida como guerra de las Dos Rosas. En la visión que presenta la serie, las tropas de Ricardo III ganaron la batalla de Bosworth y, tras la muerte del monarca (después de un desafortunado encuentro con nuestro protagonista), ascendió al trono su sobrino, con el nombre de Ricardo IV, quien reinaría durante trece años, hasta 1498. Solo entonces Enrique VII habría llegado al trono y el desarrollo de la Historia continuaría tal y como lo conocemos. El protagonista de la temporada es el príncipe Edmund, duque de Edimburgo, el segundogénito del nuevo rey Ricardo IV. Ignorado por su padre y poco respetado por los diferentes miembros de la corte, Edmund intentará constantemente aumentar su poder, su riqueza y su posición político-social, habitualmente a través de distintas argucias que nunca llegan a buen fin. Pero Edmund es también utilizado por su padre en sus diferentes estrategias políticas para controlar el poder de la Iglesia o formar alianzas con otros poderes europeos. Y son precisamente estados dos cuestiones en las que se centrarán los dos capítulos que hemos elegido, que nos ayudarán a explicar y trabajar las relaciones dinásticas y de poder entre Iglesia y Estado y, de forma secundaria, a empezar a hablar de la ruptura de la Cristiandad y de la aparición de los movimientos protestantes, ya en el siglo XVI.

En el capítulo 3, titulado “El arzobispo”, ambientado en 1487, nos encontramos un importante enfrentamiento entre el rey Ricardo IV y la Iglesia católica, que tenía una gran influencia social, económica y política en Inglaterra. Dicho enfrentamiento llega a su cenit cuando enferma el duque de Winchester, uno de los principales propietarios de tierras del reino, y su herencia se la disputan, por un lado, el rey Ricardo IV y, por otro, la Iglesia, representada por el arzobispo de Canterbury. El moribundo duque se debate entre la presión de su rey y el miedo que despierta en él las afirmaciones del arzobispo, que le indica que solo dejando sus riquezas a la Iglesia podrá evitar la eterna tortura del infierno y pagar por sus pecados. El duque, aterrado por el futuro que pinta el arzobispo para él en la otra vida, deja a la Iglesia todos sus bienes, para frustración del rey, que se muestra decidido a no volver a permitir que la Iglesia se le opusiera de tal manera. Posteriormente descubrimos que el rey ha asesinado al arzobispo, siendo el tercero del que el monarca se deshacía, disfrazando lo ocurrido de “accidente”. Para tener un control más férreo sobre el clero, el rey decide imponer como arzobispo de Canterbury a su propio hijo, Edmund “Backadder”, que no desea tal cargo, que le condena a una vida religiosa que no quiere y cuya esperanza de vida en aquellos tumultuosos momentos políticos se adivinaba muy corta. Edmund trata de negarse, pero el rey le deja muy claro que le ha puesto en esa posición para que cumpliera con sus mandatos y que, si alguna vez se interponía en el camino de sus designios, correría un funesto destino. Tras un fallido intento de fuga, Edmund no tiene otro remedio que aceptar convertirse en arzobispo de Canterbury e incorporarse a su sede.

Es interesante destacar que, cuando Edmund se incorpora a la Iglesia, sus principales compañeros, a los que hemos visto como sus servidores o miembros de su red de patronazgo a lo largo de la serie, también reciben cargos eclesiásticos principales vinculados al suyo. Baldrick, como sirviente, se convierte simplemente en un monje, pero su compañero Percy, un noble asociado a él, pero de un estatus inferior dentro de la corte, es convertido en obispo de Ramsgate. Así, esta primera parte del capítulo nos permite explicar y ejemplificar los conflictos de control y de poder entre Iglesia y Estado durante este periodo, así como conceptos capitales para el entendimiento de la sociedad durante el final de la edad Media y la edad Moderna como son los de redes de patronazgo, el clientelismo, las diferencias existentes entre alta y baja nobleza, el alto y el bajo clero, y sus numerosas capas y formas en las que estaban interconectados los dos estamentos privilegiados de la sociedad. Esto se puede ejemplificar a los alumnos también cuando se presenta el caso en el que Edmund, como arzobispo, debe atender el lecho mortuorio de un nuevo noble, en este caso Lord Graveney. Él debe defender los intereses de su padre, el rey; pero al otro lado del moribundo se encuentra el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, que no solo quiere que el enfermo deje sus tierras a la Iglesia, sino también perjudicar a Ricardo IV. El hecho de que Edmund sea el hijo del rey y el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, nos daría también pie a discutir con el alumnado cuestiones complejas como la adjudicación de puestos eclesiásticos principales, con el destacado capital económico, territorial y social que conllevaba, a personas de determinadas familias reales o nobiliarias, y la presencia de diversos miembros de un misma familia en diferentes puestos de la corte, la administración y la Iglesia para aumentar el poder e influencia de una dinastía concreta, de forma recurrente a lo largo de las generaciones, entre otras cuestiones (presentes o no de manera específica en la serie) como puede ser, en el caso de la Monarquía de España, la famosa concesión a los reyes del derecho de presentación, y su importancia.

La forma en la que se plasma el miedo al infierno y el deseo desesperado de salvación por parte de los nobles moribundos cuya herencia se disputa nos permite también hablar en clase de la importancia de la religión en una sociedad fuertemente sacralizada, donde había una esperanza de vida muy corta, con una mortalidad infantil muy alta y donde las hambrunas, las epidemias y las catástrofes humanas y naturales se sucedían con cierta frecuencia, sin que los medios médicos y tecnológicos de la época estuvieran en disposición de ofrecer cierto grado de protección. La cuestión de la salvación, tan importante en el periodo cronológico que nos ocupa, será fundamental en el proceso frecuentemente denominado como de ruptura de la Cristiandad, y en la aparición de los movimientos protestantes. Pero también nos sirven estas escenas para unir dicha aparición, y su evolución, con el ámbito político, pues los enfrentamientos entre la Iglesia y los diferentes soberanos y estados tuvo una importancia capital en su desarrollo. En el caso de la aparición del anglicanismo, que este capítulo predice en numerosos momentos, el rey llega a decir que abolirá la Iglesia y se convertirá en su cabeza para evitar sus interferencias y hacerse con sus bienes e influencia.

Las actuaciones de Edmund y Baldrick durante su etapa como arzobispo también se relacionan directamente con aspectos que se estudian como condicionantes relacionados con la ruptura de la Cristiandad. En particular, la pérdida de prestigio del clero se considera una cuestión de gran importancia, no solo en el contexto de la aparición de los movimientos protestantes, sino también en la creación de otros movimientos de tipo reformista dentro del seno de la Iglesia Católica. Edmund, que deja claro a lo largo del capítulo que no cree en Dios y que su puesto como arzobispo es una imposición de su padre, desea aprovechar la situación para ganar dinero. Una de las formas más lucrativas con las que Baldrick le propone hacerlo es, entre otras, la venta de bulas, estando la más cara firmada por “los dos papas”, para mayor seguridad, en una alusión directa al cisma de Avignon, y de maldiciones. También incluye el comercio de reliquias, presentando Baldrick a Edmund una enorme cantidad de falsificaciones, entre las que se incluyen sábanas santas de Turín, vino falso de la boda de Caná, partes del cuerpo de santos, astillas de la Vera Cruz y todo tipo de objetos de madera que se hacían pasar como hechos por Jesús en su taller. En relación a esta cuestión también encontramos la escena posterior, en la que Edmund, Baldrick y Percy huyen de los cruzados que desean asesinarle para “contentar” al rey (una alusión explícita al caso de Thomas Beckett y el rey Enrique II, como el mismo Ricardo IV indica a su esposa), a través de un pasadizo secreto que conecta la casa del arzobispo con un convento de monjas a su cargo. Cuando son descubiertos en posiciones comprometidas, Edmund relata a la abadesa diferentes depravaciones, con el deseo de que el escándalo le libere de su no deseado cargo. La abadesa recomienda la excomunión de Edmund a los “tres papas” (de nuevo referencia al cisma de Avignon) y es desposeído de su cargo.

En el siguiente capítulo, “La barba de la infanta española”, nos encontramos con que Ricardo IV necesita entablar una alianza política con otra potencia europea, que desea cimentar con un matrimonio dinástico. Ya se estaban negociando muchos posibles matrimonios para su heredero, Henry, por lo que solo le queda la posibilidad de utilizar a Edmund (todavía soltero y con muy poco éxito entre las damas de la corte), para cimentar una alianza con España que perjudicase a Francia. La elección hecha aquí es una clara reminiscencia de las negociaciones que se llevaron a cabo para concertar el matrimonio entre Arturo, príncipe de Gales, hijo de Enrique VII Tudor, y la infanta Catalina de Trastámara, hija de los Reyes Católicos, siendo el objetivo de ambos entonces aislar a Francia y, además, en el caso del monarca Tudor, conseguir un reconocimiento y alianza internacional que reforzara la posición, en el ámbito europeo, de una dinastía nueva que acababa de salir de una contienda civil, cuyos fuegos aún no se habían apagado del todo. La temática de este capítulo nos permite hablar en clase de diferentes temas relacionados con las políticas dinásticas y las alianzas diplomático-matrimoniales entre las dinastías reales de los años finales de la Edad Media y la Edad Moderna, desde numerosas perspectivas.

Como en el caso de su nombramiento como arzobispo de Canterbury, Edmund no es consultado a la hora de negociar su matrimonio con la infanta de España. Es un destino que le parece más satisfactorio que el del capítulo anterior, no solo porque le proporcionaba otro tipo de vida, sino porque la calidad político-dinástica de su futura novia le permitía mejorar su propio estatus. Si bien no se hace demasiado hincapié en esta última cuestión, cuando su hermano Henry le presenta a una de sus posibles prometidas, Carolina de Luxemburgo, Edmund y sus acompañantes se burlan del heredero, indicando que “hierve de envidia” pues aunque su prometida es muy bella, consideran que el estatus de su futura novia es mucho menor que el de la infanta española destinada a Edmund. Sin embargo, el aspecto de la infanta no satisface a Edmund, que intenta por todos los medios librarse de este matrimonio, que es adelantado por el rey para asegurar la alianza. Los métodos que intenta utilizar Edmund para escapar a dicho enlace permiten investigar y debatir con los alumnos una amplia cantidad de conceptos de la época y su desarrollo a través de los siglos, incluyendo la visión de la locura, de la homosexualidad, las distintas concepciones sociales que se tenían respecto al sexo en la época y sobre los procesos relacionados con el matrimonio (delitos como la bigamia, las problemáticas relacionadas con las palabras de futuro, consecuencias de los matrimonios llevados a cabo sin el consentimiento y apoyo de la familia y la sociedad, etc.), especialmente si se acompañan con materiales como documentación de la época y bibliografía con estudios de caso.

La alianza con España se desintegra antes de que el matrimonio tenga lugar, después de que se comunique que este reino ha realizado un acuerdo clandestino con los enemigos, Francia y Suiza. Por lo tanto, hay que cambiar la estrategia diplomática y, por consiguiente, el enlace matrimonial de Edmund. El nuevo territorio con el que le conviene a Ricardo IV formar una alianza es Hungría y, por tanto, la nueva esposa propuesta para Edmund procede de ese territorio. Sin embargo, la princesa Leia de Hungría tampoco es como Edmund imagina, pues se trata de una niña muy pequeña. El matrimonio tiene lugar, aunque posteriormente se ve cómo Edmund cuenta un cuento para dormir, a una hora muy temprana, a su esposa, indicando que el matrimonio, pese a estar hecho, no se consumaría hasta que la novia llegase a alcanzar la edad adulta. Así pues, estos capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden convertirse en una herramienta didáctica excelente para explicar conceptos y desarrollos históricos fundamentales que se dieron a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. Desde la ruptura de la Cristiandad hasta conceptos como las redes de patronazgo o las relaciones dinásticas, los mencionados capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden servir como una interesante ayuda en el aula, al mismo tiempo que ofrecen posibilidades de debate, análisis y reflexión a través de un lenguaje que conecta de manera muy directa con los estudiantes universitarios.

El uso del humor y la parodia para la enseñanza de la Historia Moderna: el ejemplo de la serie ‘Víbora Negra’ (1983-1989)

Por Rocío Martínez López / rocio.martinezl@uam.es

En los estudios realizados sobre el uso del cine y las series de televisión de temática histórica en el entorno docente, es difícil encontrar ejemplos vinculados con el ámbito del humor. Por ejemplo, en el artículo escrito por David-Alexandre Wagner centrado en el uso del cine histórico llevado a cabo por profesores de instituto en Noruega, de los veinticinco largometrajes utilizados con mayor frecuencia por los encuestados en las clases de Historia, ninguno de ellos se podía vincular con el género de comedia, de aventuras, de ciencia-ficción o de fantasía, perteneciendo en su mayoría a la categoría documental, dramática o bélica[1]. Por lo general, en textos que abogan por el uso de cine y series históricas como herramientas de aprendizaje, se suelen escoger producciones que se considera que tienen un alto grado de fidelidad histórica, como pueden ser “Un hombre para la eternidad”, “Lincoln”, “El León de Invierno” o “Las Amistades Peligrosas”, entre otros ejemplos de similar calidad.

Por consiguiente, las películas y series históricas consideradas de “comedia” o que tengan un alto contenido humorísticos no han sido consideradas tradicionalmente como una herramienta didáctica verdaderamente útil. Sin embargo, el cine y las series históricas paródicas o de humor ofrecen importantes ventajas en el ámbito docente, especialmente (pero no únicamente) en el universitario, que no se deben despreciar y que, dependiendo del contexto, pueden hacer de ellas una mejor opción para explicar determinados conceptos, evoluciones o cambios sociales, culturales o políticos. En primer lugar, su naturaleza anacrónica les permite incluir referencias a hechos históricos posteriores a la época inicial en la que están ambientadas, algo imposible en el caso de productos de corte dramático centrados en un periodo histórico determinado, o en un personaje o acontecimiento concretos. Esta flexibilidad, ausente de productos donde prima la seriedad, permite trabajar con el alumnado una mayor cantidad de conceptos y acontecimientos históricos, y fomentar su capacidad de análisis y pensamiento crítico[2], especialmente a la hora de distinguir aquellos sucesos inventados o exagerados de los históricamente correctos. En segundo lugar, y continuando con la flexibilidad dada por el anteriormente mencionado anacronismo, siempre inherente a este tipo de producciones, encontramos una mayor interacción entre el pasado y el presente, que ayuda a los alumnos a reflexionar y reconocer con mayor facilidad conexiones entre determinados desarrollos históricos y acontecimientos actuales. En tercer lugar, las películas y series históricas de corte humorístico a menudo presentan temas, personajes y perspectivas habitualmente ignoradas por producciones consideradas más serias, lo que nos ayudará a presentar a nuestros estudiantes una visión más completa del periodo histórico que nos ocupa, sin limitarnos a los temas más usualmente favorecidos por las grandes producciones dramáticas, como pueden ser las biografías de determinados personajes predominantes, grandes hechos bélicos, entornos cortesanos y nobiliarios, o adaptaciones de grandes obras literarias. Es mucho más probable que se reflejen aspectos relacionados con ámbitos como la historia de la vida cotidiana, de la sexualidad o de las minorías en producciones de corte humorístico que en relatos audiovisuales más convencionales. Su naturaleza irreverente de base permite presentar temas y cuestiones relacionadas con diferentes aspectos de la existencia en épocas pasadas que hubieran sido consideradas impensables en producciones más serias. De hecho, a la hora de tratar productos audiovisuales que tienen ya varias décadas de antigüedad, el paraguas del humor permitía presentar temas importantes que hubieran sido censurados en una producción considerada dramática, o sobre los que pesaba un importante silencio de cara al gran público. Y, en cuarto y último lugar, desde el punto de vista especialmente de la docencia universitaria, el análisis de películas y series de comedia permite un amplio abanico de gradación de los objetivos a conseguir, que hace que un mismo producto pueda ser adaptado a diversos cursos distintos para trabajar diferentes aspectos de diversas dificultades. Las diferentes capas de análisis que permiten este tipo de productos permiten al equipo docente utilizarlos para mostrar conceptos históricos básicos, como pueden ser la estructura de la sociedad estamental, a alumnos de primero en asignaturas de iniciación a la Historia Moderna, para pasar a análisis relacionados con los silencios, novedades en los estudios de diversos temas y comparativas historiográficas en cursos posteriores. Y todas estas cuestiones se pueden observar con el estudio de caso de la serie paródica “Blackadder”, conocida en España con el título “La Víbora Negra”.

“La Víbora Negra” es una miniserie de cuatro temporadas (a las que se añaden cuatro especiales y varias actuaciones en vivo) que se emitió en la cadena británica BBC entre los años 1983 y 1989. Está protagonizada por Rowan Atkinson y Tony Curtis, aunque también aparecieron en ella de forma recurrente actores de la talla de Hugh Laurie, Stephen Fry y Miranda Richardson. La serie se centra en una historia alternativa de Gran Bretaña en la que diferentes reencarnaciones de Edmund Blackadder, y su fiel sirviente, Baldrick intentan librarse de diferentes problemas y prosperar en distintos contextos históricos, con hilarantes resultados. Durante la primera temporada, ambientada en 1485, en una realidad paralela en la que Ricardo III (y no Enrique VII Tudor) ganó la batalla de Bosworth, Edmund Blackadder era el segundo, y poco favorecido hijo, del rey Ricardo IV, uno de los desaparecidos príncipes de la Torre, que había sucedido a su real tío después de que este tuviera un desafortunado encuentro accidental con Blackadder. Durante la misma, la ambición de Blackadder fue mejorar su posición en la corte y llegar finalmente a convertirse en rey, aunque todos sus planes acaban teniendo imprevistas y desagradables consecuencias para el protagonista.

En la segunda temporada, nos trasladamos a la segunda mitad del siglo XVII, en el que Blackadder es un miembro prominente de la corte de la reina Isabel I de Inglaterra. En esta ocasión, Lord Blackadder se esfuerza por mantener su posición predominante frente a las intrigas de la corte, las actuaciones de sus competidores por el favor de la soberana y los caprichos de una reina que está constantemente amenazándole con cortarle la cabeza, tanto física como metafóricamente.

En la tercera temporada, nos encontramos con un nuevo salto temporal. Esta vez, Blackadder y Baldrick se encuentran en la época de la Regencia, a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. En esta ocasión, Blackadder es el mayordomo y hombre de confianza del Príncipe de Gales, el futuro rey Jorge IV. El príncipe de Gales está representado como un hombre de inteligencia limitada, entregado a los placeres de la comida, el sexo y el juego, al que Blackadder tiene que sacar de numerosos aprietos. Blackadder, junto a Baldrick, se encargará de cuidar de su señor y, al mismo tiempo, de intentar mejorar su suerte, pues pese a su posición cortesana y su destacada inteligencia, carece constantemente de dinero.

Por último, en la cuarta temporada, nos encontramos con Blackadder y Baldrick como combatientes en la I Guerra Mundial y viviendo en las trincheras. Un cínico y desesperanzado Blackadder, convencido de que, si se queda en las trincheras, morirá antes del final de la guerra, intenta salir del frente por todos lo medios, habitualmente manipulando los estrambóticos planes ideados por sus incompetentes superiores, que viven en un palacio con todas las comodidades y sin ser verdaderamente conscientes de los horrores de la guerra.

“Blackadder” es una de las series más famosas y mejor valoradas de la historia de la televisión británica. Ha aparecido en sucesivas listas de las mejores series y comedias británicas a lo largo de las décadas, lo que da testimonio de su duradera influencia[3]. De hecho, su calidad ha sido reconocida internacionalmente, apareciendo, por ejemplo, como uno de los diez mejores programas de la Historia seleccionados por la revista Empire, en 2016[4], más de treinta años después de su estreno original. Utilizada con frecuencia en el ámbito escolar británico como herramienta de aprendizaje, sobre todo en el caso de su laureada última temporada[5], “Blackadder” destaca por ser una serie en la que las referencias históricas están muy cuidadas y, en ocasiones, incluso adolecen de una gran complejidad, hasta el punto de que alguien no familiarizado con el periodo histórico al que se refiere cada temporada corre el riesgo de perderse más de una. Sus principales guionistas, Richard Curtis, Rowan Atkinson y Ben Elton, han indicado en numerosas ocasiones que, si bien el guion siempre estaba al servicio de la comedia, había muchos aspectos, como la vestimenta, los desarrollos políticos o cuestiones biográficas, que fueron enormemente investigados, y que se hacía referencia a hechos históricos reales y bien conocidos siempre que era posible, ya fuera como simple guiño o como parte principal de la trama. Por ejemplo, el productor John Lloyd indicó en una entrevista que, aunque el diálogo debía ser anacrónico de forma obligada para resultar divertido, se incluían hechos comprobados. Indicaba como ejemplo una conversación que se tuvo sobre una pequeña línea que aparecía en uno de los episodios de la primera temporada. Según Lloyd, la línea original que describía una maldición era: “Te maldigo y espero que te ocurra algo un poco desagradable, como que una patata te golpee en la cabeza”. Pero como esa temporada tenía lugar antes del descubrimiento de América y la patata todavía tardaría en llegar a Inglaterra, decidieron cambiar “patata” por “cebolla”, que fue el producto que se utilizó en el guion final[6].

Este tipo de cuidados detalles demuestran que, aunque el guion y la producción están al servicio del humor (como, en otros géneros, está al servicio del romance, del drama o del terror), “Blackadder”, al igual que otras producciones de comedia histórica, pueden ser una herramienta muy valiosa a la hora de ejemplificar, considerar y debatir con el alumnado universitario numerosas cuestiones y aproximaciones al estudio de la Historia Moderna que habitualmente no aparecen o, al menos, quedan en un muy segundo plano, en otro tipo de producciones audiovisuales.

Blackadder explica a Baldrick cómo comenzó la I Guerra Mundial mientras viven en las trincheras, siendo parte el conflicto. Temporada 4: Blackadder Goes Forth (1989).

[1] Wagner, David-Alexandre, “Teachers’ Use of Film in the History Classroom: A survey of 19 High School Teachers in Norway”, Nordidactica. Journal of Humanities and Social Science Education, 2018/1, pp. 22-44. La table de las películas más mencionadas se puede ver en la página 30.

[2] Sobre el fomento del pensamiento crítico, siempre mediando una preparación adecuada de la materia por parte del equipo docente, véase la pieza “Using Inaccurate Films to Understand History”, escrita por Benjamin Barbour para el blog Edutopia: https://www.edutopia.org/article/using-inaccurate-films-understand-history.

[3] En su artículo sobre la forma en la que la narrativa de la sitcom ha contribuido a la construcción postmodernista y metahistórica de la Historia desde el punto de vista del público en general, Eckart Voigts-Virchow indica que los personajes y hechos narrados en Blackadder habían penetrado tanto en la memoria colectiva británica que los resultados de una encuesta llevada a cabo en el año 2000 entre niños en edad escolar había revelado que la inmensa mayoría de ellos pensaba que Edmund Blackadder era un personaje real, a pesar de que se hubiera emitido más de quince años antes. Voigts-Virchow, Eckart, “History: The Sitcom, England: The Theme Park-Blackadder’s Retrovisions as Historiographic Meta TV”, en Allrath, G., y Gymnich, M. (eds.), Narrative Strategies in Television Series, Londres, Palgrave Macmillan, 2005, pp. 211-228.

[4] The 50 Best TV Shows Ever, por James Dyer, Owen Williams, Ed Gross, James White, John Nugent, Phil de Semlyen, Chris Hewitt. Publicado el 15 de junio de 2016. Se puede consultar una versión guardada en el siguiente enlace: https://web.archive.org/web/20170319183729/http://www.empireonline.com/movies/features/best-tv-shows-ever/

[5] La última temporada de “Blackadder” también ha tenido, en los últimos años, una utilización política que también puede ser objeto de importantes debates y estudio en el ámbito universitario. En 2014, cuando se conmemoraba el primer centenario del inicio de la I Guerra Mundial, el Secretario de Educación británico Michael Gove se posicionaba en contra de la utilización de la última temporada de “Blackadder” por parte de los profesores para enseñar Historia, aduciendo que presentaba una imagen errónea de la intervención británica en la I Guerra Mundial. El testimonio del Secretario, si bien encontró apoyos, especialmente entre los que defendían la necesidad de reflejar una visión tradicional y triunfalista del pasado más reciente del país, recibió importantes críticas, algunas de ellas procedentes de historiadores británicos enormemente reputados, que defendían la serie como una forma de presentar una visión histórica diferente a la oficial y de centrar el discurso no tanto en los grandes personajes, sino en el sufrimiento, privaciones y problemas de los soldados que murieron en las trincheras. Véase, a este respecto, por ejemplo, la columna publicada por David Mitchell en el periódico “The Guardian”, titulada “Goveadder”: the education secretary meets his fate in the trenches” (12 de enero de 2014: https://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jan/12/michael-gove-blackadder-first-world-war-david-mitchell), la noticia publicada por “The Telegraph” con los testimonios del secretario, donde indica específicamente que había que acabar con “los mitos dañinos” sobre el papel de Gran Bretaña en la I Guerra Mundial difundidos por “historiadores de ideología de izquierda” y comedias como “Blackadder”, hechas para “criticar a Gran Bretaña y sus ideas” (Perry, Keith, “Michael Gove criticises “Blackadder myths” about First World War”, 3 de enero de 2014: https://www.telegraph.co.uk/news/10548303/Michael-Gove-criticises-Blackadder-myths-about-First-World-War.html), testimonios que se pueden leer también en Bienkov, Adam, “Michael Gove blasts Blackadder for spreading “left wing myths” on war” (3 de enero de 2014: https://www.politics.co.uk/news/2014/01/03/michael-gove-blasts-blackadder-for-spreading-left-wing-myths-on-war/). Algunos testimonios de historiadores que criticaron las afirmaciones de Gove, como el profesor de la Universidad de Cambridge Sir Richard Evans o el doctor Christopher Godden, de la Universidad de Manchester, se pueden leer en este artículo de Jessica Elgot de 4 de enero de 2014: https://www.huffingtonpost.co.uk/2014/01/04/michael-gove-blackadder_n_4541086.html. El mismo Sir Tony Robinson, que representa el papel de Baldrick en “Blackadder” y que también ha dedicado buena parte de su carrera posterior a trabajar en documentales de Historia, habló sobre el caso y defendió el uso de “Blackadder” como herramienta didáctica cuando surgió esta polémica, como se puede ver en el siguiente vídeo de la cadena de noticias Sky News: https://www.youtube.com/watch?v=hNJzmOnNrEc.

[6] Rohrer, Finlo, “How accurately does Blackadder reflect history?”, artículo publicado en BBC News Magazine el 15 de junio de 2013. Se puede consultar en el siguiente enlace: https://www.bbc.com/news/magazine-22887110.

‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta

Por Blanca Leal Sánchez / lealblanca0@gmail.com

Los años de Allende es una novela gráfica creada por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta que narra los años del gobierno de Salvador Allende (1970-1973), a través de los ojos del periodista estadounidense John Nitsch. Una obra en la que el uso del blanco y negro se superponen con los pensamientos del periodista recién llegado a Chile, que considera que toda la situación que se está fraguando en el país es simplemente “una escalada hacia un peligroso mundo en blanco y negro”.

Bajo esta premisa se pueden comprender todos los actos y las imágenes que se nos narran, puesto que Nitsch no solo estará presente en los puntos más candentes de la estela política para informar como corresponsal, tales como las huelgas organizadas por los sindicatos, “La marcha del silencio” y los discursos del presidente Salvador Allende o de la oposición; sino que se verá involucrado en toda una trama de acontecimientos a raíz de su encuentro con un espía estadunidense. En la obra encontramos varios momentos claves. Sin embargo, destaca la visita de Fidel Castro y los diversos sentimientos que ello supuso para el plano internacional y nacional; puesto que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la Cuba comunista implicaba un desequilibrio en los fundamentos del orden de la Guerra Fría.

La narración de los acontecimientos se produce desde el punto de vista Nitsch, hecho que consigue captar la atención del lector y que permite adentrarse en el contexto de una forma integradora. Asimismo, el hecho de que el narrador se mueva entre los escenarios más formales del ámbito político y las calles más transitadas de los ciudadanos de a pie, ayuda al lector a comprender el porqué de la ideología de ciertos grupos sociales y las jugadas que los diplomáticos de otros países. Toda una vorágine de discursos que se manifiestan en las conversaciones que mantiene Nitsch con personalidades de ideologías contrarias y que vienen a expresar el porque del fin de la vía chilena.

En la obra aparecen personajes como Claudia y José que representan ese pensamiento ideológico de izquierdas que pretendía alcanzar el socialismo de Chile a partir de la lucha armada y la movilización del pueblo. Por otra parte, encontramos otros de carácter más neutral como Marcelo, un taxista de media edad que prefiere dejar la exaltación de los sentimientos patrióticos a los jóvenes. Asimismo, con las interacciones que mantiene Nitsch con el espía estadounidense se muestran cómo los movimientos de los servicios secretos fueron determinantes en el golpe realizado al Palacio de la Moneda el 11 de septiembre.

La novela se divide en cuatro capítulos —1970, 1971, 1972 y 1973—, los cuales siguen una estructura cronológica desde las elecciones de 1970 hasta la muerte de Allende en 1973. No obstante, la novela empieza con un capítulo a modo antesala que establece un dialogo entre el dibujo y los sucesos del levantamiento militar, un recurso que viene a demostrar una ruptura con la disposición de las escenas más tradicionales.

  • 1970: la obra comienza con un retrato sobre la profunda crisis política en la que estaba sumida el país. La disparidad económica entre la población conllevó a que se produjese una enorme desigualdad social que afectó en un mayor grado a la clase trabajadora y al campesinado. El sistema del gobierno y los privilegios de las clases altas se convertirán en los blancos de los sectores descontentos, y por ello, el discurso de los partidos de izquierda empezó a cobrar una mayor fuerza dentro de un Estado que en los últimos años había sido gobernado por la derecha. Nitsch se convierte en un observador de primera línea y comienza a comprender que todo lo que se esta produciendo en Chile es vital para el plano internacional. “Un experimento político que debemos cubrir” es la frase que resuena constantemente en el pensamiento del periodista.
  • 1971: tras la sorprendente victoria de Allende y los inicios de lo que parecía ser la vía chilena al socialismo, Nitsch observa que el clima de violencia de determinados sectores extremistas está produciendo un caldo de cultivo proclive al conflicto, los asesinatos del ex ministro Frei Montalva y Edmundo Pérez Zujovic son prueba de ello. No obstante, pese a esta y otras situaciones, Allende continua con sus acciones políticas, entre las cuales se encontraba el reajuste de los salarios, lo que provocó un aumento de los ingresos de los trabajadores de un 50%II. Los trabajadores se convierten entonces en los productores de la nación y los causantes de ese aumento económico y bienestar. En cambio, el Partido Nacional (PN), principal fuerza de la derecha, opta por la radicalización de su ideología y llama a la lucha política. Nitsch contempla como estos sectores de derechas ven en las políticas socialistas del gobierno un riesgo para sus propiedades, de ahí que también decidan movilizarse, produciéndose un despliegue de manifestaciones callejeras como “La marcha de las ollas vacías”.
  • 1972: tras un crecimiento relativo en su primer año de gobierno y la implementación de las medidas, tales como la conformación de un Área de Propiedad Social (APS) y Mixta, y el mantenimiento de un área privada, en la que los trabajadores participarían en la administración de las empresas II. Chile sufrió un crecimiento sostenido de la inflación y ello dio lugar a racionamientos en los productos, colas en las tiendas y caceroladas en contra del gobierno. Para subsanar esta crecida inflacionaria, el Gobierno impuso el Plan Vuskovic. Un plan basado en una económica planificada, que tuvo como base la nacionalización de empresas y la fijación oficial de los precios de los productos producidos. A consecuencia de estas medidas, se produjo una escasez de productos y una bajada de salarios, produciendo por inercia una crecida del mercado negro. Las acciones colectivas de todos los sectores de la población adquirieron un carácter masivo hacia la segunda mitad de 1972 y aumentaron su intensidad después del “Paro de Octubre”III. Nitsch, a través de la lente de su cámara, capta la desesperación y la polarización de una población que cree que la acción directa es la única vía posible para acabar con la situación que ha creado el gobierno de la Unidad Popular. A su vez, Allende, buscando apoyos en el extranjero realiza varios viajes que no hacen sino aumentar el descontento de la población que ve en los actos del presidente una forma de mantener su puesto en el poder.
  • 1973: a finales de junio la economía se encuentra bastante resentida y suceden gran cantidad de manifestaciones en las industrias dado que los sueldos son cada vez más bajos. Las huelgas se suceden en los sectores obreros integrados en la CUT y la APS, y las respuestas de los militares y la policía contra las manifestaciones son vistas como un ataque al pueblo. El 11 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile se produce el golpe militar apoyado y financiado por EE. UU, el cuál había sido puesto en conocimiento de Nitsch gracias a la información del espía norteamericano. Unos efectivos de la unidad militar asaltaron el Ministerio de Defensa y rodearon La Moneda, con el objetivo de acabar con el gobierno de la Unidad Popular. En esos momentos, Allende decide realizar un discurso por radio y por televisión en el que alienta a los ciudadanos de la nación chilena, en el que no solo les pide que se mantengan firmes en sus convicciones, sino que enfatiza en las categorías de su pueblo al finalizar el discurso con un: “¡Viva los trabajadores!”. Tras la muerte del presidente se produce la instauración del régimen dictatorial de Augusto Pinochet y el abandono de Nitsch del país. La novela acaba con una vuelta al presente y con un Nitsch viajando a Chile para rencontrase con varios de los amigos que le acompañaron durante esos años.

Un aspecto importante de la obra es la rigurosidad histórica con la que trata los acontecimientos y la calidad de los dibujos realistas, que se combinan a la perfección con ese mensaje de la imagen en blanco y negro que pretenden trasmitir los autores. En síntesis, y parafraseando la frase de Juan Sasturain con la que arranca Los años de Allende: “Siempre nos queda la posibilidad de que mientras otros escriban la historia nosotros hagamos la historieta”.

Bibliografía

I Gaudichaud, Franck: Chile 1970-1973. Mil días que estremecieron al mundo, Editorial SYLONE, Barcelona, 2017, p. 92.

II Castillo, Sandra: “Sociabilidad y organización política popular: Cordón Industrial Cerrillos-Maipú (Santiago, 1972)”, Cuadernos de Historia 32 departamento de ciencias históricas, Universidad de Chile, 2010, p. 100.

III Ibidem, p. 102.

“Héroes invisibles”, la adaptación a la pantalla de la increíble historia de Tapani Brotherus

Por Fernando Camacho Padilla / fernando.camacho@uam.es

“Los derechos humanos son una invención, muy sabia, de los marxistas”, dijo Augusto Pinochet rabioso por las constantes denuncias que se hacían de sus prácticas represivas. Para el dictador chileno, la reacción de las potencias occidentales a los crímenes de lesa humanidad respondía a falsas denuncias hechas por la oposición. La política exterior de su régimen fue una de sus principales preocupaciones y problemas, que nunca llegó a resolver dado que la génesis de su gobierno estuvo marcada por una política represiva que generó numerosas victimas mortales, además de detenciones masivas, torturas, violaciones, destierro y exilio de cientos de miles de personas. El país nunca había conocido unos niveles de violencia tan altos, lo cual conmocionó a una buena parte de la sociedad. La rápida difusión de estos acontecimientos se debió a varios factores, entre lo que se encontraron los siguientes. En primer lugar, la alta presencia de periodistas de numerosos países del mundo que seguían con detalle el desarrollo del gobierno de la Unidad Popular. Y, en segundo lugar, el alto número de representaciones diplomáticas que había en Chile dada sus extensas relaciones con numerosos países del mundo, ya fueran de los dos bloques opuestos en la Guerra Fría, así como del hoy llamado Sur Global.

La necesidad urgente de buscar protección de la represión masiva que se inició el mismo 11 de septiembre de 1973 llevó a numerosas personas a buscar refugio a las distintas embajadas, sobre todo las latinoamericanas. Ello se debió a la existencia de una convención de asilo firmada por las distintas repúblicas de la región, lo cual facilitaba la gestión y, por lo tanto, la huida del país. Pero ante el caos, el terror y la rápida saturación de estos recintos, otras representaciones, especialmente de Europa Occidental, también brindaron protección a los perseguidos. Entre ellas, se encontraban las de Francia, Italia, Suecia o Finlandia, por nombrar las que más se involucraron en esta tarea. Este aspecto de la historia reciente de Chile ha sido, por lo general, escasamente abordado en profundidad por los historiadores. Algunas excepciones serían el papel jugado por las embajadas de Suecia[i] y de Argentina[ii]. El caso sueco también fue llevado al cine por el director Ulf Hultberg en el año 2007 en una película titulada “El clavel negro”, en la que se sintió libre de cambiar significativamente los hechos. Por esta razón, todos quienes aún vivían y fueron parte de esta historia se sintieron profundamente defraudados -e incluso enfadados- con el director[iii]. La peor consecuencia es que quienes no conocen bien la realidad, algo normal dada la escasez de publicaciones sobre el tema, dan por válidas las innumerables falacias del filme. El asesor histórico de la película, Mats Fors, escribió dos años más tarde un libro sobre el embajador sueco, Harald Edelstam, sin usar, una vez más, fuentes chilenas ni testimonios de los principales protagonistas, quedando lleno de lagunas y malas interpretaciones y equivocaciones. La trilogía en la que está trabajando ahora, y en la que presenta a Edelstam de manera novelada, continúa confundiendo al público y mitificando aún más al personaje para su propio beneficio.

Una década más tarde, en el año 2019 fue estrenada la miniserie fino-chilena “Héroes invisibles”, de seis capítulos, en la que se presentaba el papel jugado por el encargado de negocios de Finlandia en Chile, Tapani Brotherus, tras el golpe militar. A diferencia de la película sobre Edelstam, los productores se interesaron en conocer a los protagonistas de la historia, pidiéndoles ayuda y asesoramiento. Si bien se dieron cierta libertad para armar la trama, fundamentalmente fueron pequeños detalles que no alteran significativamente el relato histórico de lo sucedido, el cual se encontraba en parte ya disponible en un libro escrito por el historiador Heikki Hiilamo titulado “La Ruta Finlandesa[iv].

Además, el hecho de que Brotherus siga vivo, así como la familia que le apoyó en su labor humanitaria, especialmente su esposa, así como otras personas que fueron parte de estos acontecimientos, ha permitido debatir con él y profundizar en ciertos aspectos. Con esta serie se percibe el respeto y la preocupación por dejar constancia de manera amena lo que sucedió realmente en Chile en los meses inmediatos al derrocamiento del presidente Salvador Allende, permitiendo que sigan siendo ellos los verdaderos protagonistas de lo sucedido, pues fueron quienes defendieron y protegieron a los perseguidos políticos. Los medios de comunicación se han preocupado de entrevistar a Brotherus, quien, con una actitud humilde y honesta, comparte sus memorias de aquellos terribles meses.

La teleserie permite también conocer a los principales actores políticos del momento, y, a su vez, las dificultades a las que los diplomáticos extranjeros tuvieron que enfrentarse. El embajador sueco, Edelstam, con su actitud decidida y valiente, también aparece en los primeros capítulos dada su cercanía y amistad con el propio Brotherus. La teleserie permite ver la existencia de personajes complejos en uno y en otro bando, de manera que se percibe la existencia de valores éticos y morales entre quienes apoyaron el golpe, y también actitudes agresivas y poco racionales de algunos de los asilados. La puesta en escena es magnífica, dado que se ha filmado en los lugares originales en los que se desarrollaron los acontecimientos, así como respetando los numerosos idiomas en los que se comunicaron las personas que se vieron envueltas en la trama, como sería el propio finés, sueco, español, inglés y alemán, entre otros, cosa que no ocurre en el “El clavel negro”, donde todos hablan simplemente inglés. El único detalle que podría llamar la atención son las panorámicas de Santiago, donde ahora se encuentran numerosos edificios de apartamentos que no existían en el momento de producirse el golpe de Estado, dando la impresión de que ya estaban ahí cuando ello sucedió. En este sentido, se podría haber preocupado de eliminarlos digitalmente, tal como hizo Andrés Wood en su película “Machuca”(2004). La vestimenta, los diarios, los automóviles y muchos otros objetos, así como la música reproducida en varias escenas, son las propias de esa época. La misma situación ocurre con las conversaciones entre los distintos personajes, ya sean discusiones políticas o cuestiones cotidianas, las cuales son muy fieles a las inquietudes, preocupaciones o necesidades del momento.

Un detalle importante de la serie es que, además de actores finlandeses, cuenta con actores chilenos, quienes en su gran mayoría de alguna u otra manera, vivieron directamente la dictadura militar. De esta forma, reproducen con mayor realismo y emotividad su propio pasado, característica que lamentablemente no tiene la película “El clavel negro”. La brillante actuación de Néstor Cantillana es un claro ejemplo, quizá, en parte, por ser sobrino del dramaturgo Igor Cantillana, quien llegó como refugiado a Suecia, país en el que permaneció de manera permanente hasta 2014, año en el que restableció en Chile. Teleseries como “Héroes invisibles” permiten conocer a las nuevas generaciones hechos dramáticos como lo fue el propio golpe de Estado de 1973 sin distorsionar los acontecimientos. A pesar de ser una adaptación, antes de su estreno se contaba con publicaciones que relataban rigurosamente los hechos, y, además, se ha contado con la colaboración y asesoramientos de los propios protagonistas de la historia. La participación de actores locales, quienes conocieron de cerca, e incluso en primera persona, las prácticas represivas de la dictadura, hace que sus papeles sean realistas y sinceros. Su carga emocional llega así más fuertemente al espectador, y cuando se trata de un joven que no conoció directamente los hechos, le permite también sentir y percibir de manera más completa los sentimientos generados durante esos trágicos momentos. Confiemos en que la experiencia de esta miniserie sirva de ejemplo para las que estén por venir.


[i] Fernando Camacho Padilla (2006). Los asilados de las Embajadas de Europa Occidental en Chile tras el golpe militar y sus consecuencias diplomáticas: El caso de Suecia. European Review of Latin American and Caribbean Studies, (81), 21–41. DOI: http://doi.org/10.18352/erlacs.9646

[ii] Soledad Lastra & Carla Peñaloza Palma (2016). Asilos en dictaduras: chilenos en la embajada argentina. Perfiles latinoamericanos, 24(48), 83-109. DOI: https://doi.org/10.18504/pl2448-004-2016

[iii] A modo de ejemplo, véase las declaraciones de Mirta Fernández, alias Consuelo.

[iv] Heikko Hiilamo (2015). La ruta finlandesa. La diplomacia clandestina que salvó a miles de chilenos. Santiago: CEIBO Ediciones.

Sally Heathcote: Sufragista

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

El cómic creado por Mary M. Talbot, Kate Charlesworth y Bryan Talbot nos transporta a la historia de las luchas por la obtención del voto femenino en Inglaterra a principios del siglo XX, contexto en donde el movimiento sufragista y las mujeres que pertenecían a éste fueron consideradas heroínas por algunos y villanas por otros. Visiones que se relacionaban primero con su discurso y luego con la radicalización de éste y sus formas de actuar para la consecución de sus objetivos, debido a la ineficacia y el fracaso de la vía pacífica.

Junto a lo anterior, es interesante observar la manera en la cual en esta novela se presentan muchos de los hitos del movimiento sufragista de inicios del siglo pasado y sus actores, mostrando como incluso dentro del mismo no existía un pensamiento único respecto a la manera en que se podía conseguir su objetivo, produciéndose de este modo quiebres dentro de la cúpula de la organización.

La novela gráfica está configurada en tres partes y cuenta la historia en primera persona de Sally Heathcote, una mujer que comenzó muy joven siendo empleada doméstica de Emmeline Pankhurst  la fundadora de WSPU (Women’s Social and Political Union) en Manchester, organización formada solo por mujeres, y cómo Sally llegó a ser militante del movimiento por el sufragio femenino.

Primera Parte. ¡Levántate! La historia comienza cuando una Sally ya anciana en 1969 rememora su pasado y va recordando ciertos hechos, configurando de este modo su historia y cómo ésta se vinculó al movimiento sufragista.

En su viaje al pasado, Sally recuerda su trabajo como empleada doméstica, siendo su primer empleo para la familia Pankhurst en 1889, en donde conoció a importantes personajes del movimiento sufragista en Inglaterra como fueron Emmeline Pankhurst y sus dos hijas Christabel y Sylvia,  además del matrimonio conformado por Emmeline y Fred Pethick-Lawrence, teniendo ella el cargo de tesorera del WSPU y junto a su esposo publicando Votes for Women.

Es dentro de este contexto laboral, escuchando las reuniones de las personas que iban a la casa de Pankurst y lo que éstas comentaban con relación a las maniobras que se estaban llevando a cabo en aquella época para la obtención del voto y lo que estaba ocurriendo con el gobierno liberal, que nuestra protagonista comienza a interesarse por el movimiento sufragista.

Si bien en esta primera etapa, cuando la familia Pankhurst decide mudarse a Londres, Sally debe ir a trabajar a otra casa, su interés por lo que las sufragistas representan y los objetivos que éstas perseguían se hace mayor. Comienza asistiendo a mítines como el celebrado en 1908 en Woodhouse Moor en la ciudad de Leeds y leyendo publicaciones como Votes for Women, lo cual no le facilita su vida en el nuevo trabajo, puesto que era acosada por sus compañeros y su jefe.

Segunda Parte. La marcha de las mujeres: Luego de ser despedida de su trabajo, Sally viaja junto a una amiga a Londres; en esta nueva ciudad buscando empleo, conoce a Esther que la llevará al sitio que finalmente la conduciría a formar parte activa del movimiento sufragista, Clement’s Inn n.º 4, sitio que pertenecía al matrimonio Pethick-Lawrence y que fue la sede de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU), donde además de editaba Votes for Women.

Sally es contratada por el matrimonio, hecho que le permitió ir adentrándose en el movimiento sufragista, pero además reencontrarse con quien había sido su antigua jefa, Emmeline Pankhurst y sus hijas.

Debemos señalar que es en este período donde las mujeres pertenecientes al WSPU van radicalizando su actuar, luego de años sin ser escuchadas y tomadas en cuenta por la vía pacífica, se inició una etapa en donde las acciones fueron más valiosas que las palabras. Es por ello que irrumpir en reuniones y lanzar piedras a tiendas fueron algunas de las maneras para llamar la atención, que hicieron que las autoridades pusieran ojo a las sufragistas.

La segunda parte del cómic nos muestra como Sally se va involucrando de manera activa en el movimiento sufragista, adoptando sus colores violeta, blanco y verde, participando de desfiles y manifestaciones junto a sus compañeras. Manifestaciones que muchas veces terminaban en violencia, puesto que las sufragistas eran insultadas, denostadas y golpeadas por las multitudes de hombres y policías que no compartían sus objetivos. Ejemplo de ello fue la manifestación del 18 de noviembre de 1910 en la cual Sally participó marchando hacia la Plaza del Parlamento en Westminster. Aquella finalizó debido a la violencia infringida por la policía, siendo las manifestantes golpeadas y conducidas a la cárcel. Aquel día fue conocido como “Viernes negro”.

Es aquí cuando la historia relatada por Sally nos permite conocer más datos relacionados con el movimiento sufragista, puesto que, estando en la cárcel, muchas de estas mujeres recurrieron a las huelgas de hambre como forma de protesta para ser consideradas presas políticas. Éstas, si bien en un primer momento lograron un efecto positivo, ya que las presas eran liberadas antes de cumplir la condena completa, con el tiempo fueron contraatacadas con la alimentación forzosa. Esta situación hizo que la prensa denunciara estos hechos y la opinión pública comenzara a enterarse de lo que sucedía con estas mujeres en la cárcel de Holloway.

Estando Sally en Holloway, conoce un grupo denominado Young Hot Blood (YHB), que estaba conformado por las integrantes más jóvenes de WSPU, las cuales eran capaces de realizar acciones aún más radicales que lanzar piedras a escaparates, con tal de conseguir los objetivos propuestos.

Tercera Parte. ¡No te rindas!: El 7 de noviembre de 1911 el gobierno inglés anunció que modificaría la ley de sufragio, haciendo éste extensivo a todos los hombres al cumplir los 21 años. Mientras tanto, seguía sin existir posibilidad de voto para las mujeres, puesto que la Ley de Conciliación, la cual otorgaba el voto a las mujeres propietarias, había sido descartada tanto por los conservadores como los liberales. Aquello representaba una crisis para el movimiento, debido a que significaba que las mujeres se verían sometidas políticamente a una casta dirigente de hombres.

Ese mismo mes de noviembre, un grupo de sufragistas fueron recibidas por el ministro Lloyd George. Reunión que sería decisiva para el movimiento y sus demandas. Si bien fueron escuchadas el resultado de aquella reunión fue insatisfactoria, puesto que los ministros no cederían respecto a otorgar el voto a las mujeres. Este hecho fue, sin lugar a dudas, un punto de inflexión, ya que se decidió romper con la “tregua” y comenzar definitivamente con la desobediencia civil, atacando lo más preciado del gobierno: la propiedad privada. A partir de este momento, intentar ingresar a las reuniones de los ministros, romper escaparates de ministerios, de ayuntamientos y tiendas, saltarse la ley y poner bombas, una de hecho en la casa de verano del ministro Lloyd George, fueron las medidas llevadas a cabo para hacerse escuchar, sin importar las consecuencias de aquellas acciones, ya que por ejemplo Pankhurst fue arrestada por incitar a la conspiración. El fin era más importante.

Debemos señalar que no todos dentro del movimiento compartían la acción directa en la lucha para conseguir el derecho a voto de las mujeres, ya que el matrimonio Pethick-Lawrence rechazaba, por ejemplo, la utilización de bombas, lo que trajo como consecuencia el quiebre con Emmeline y Christabel Pankhurst. Éstas eran mucho más radicales en sus discursos y su actuar, llegando a proponer incluso la rebelión, visión que no era compartida completamente por la otra hija de Pankhurst, Sylvia. Otra consecuencia clara fue el cambio del periódico, ya que paso de ser Votes for Women a La Sufragette.

El desgaste de la militancia y la dificultad por lograr los objetivos se observa también en la protagonista de la historia. Sally sufre en aquel contexto de injusticias, que se cobra la vida de Emily Wilding Davison, la sufragista que murió al intentar detener el caballo del rey en el Derby de junio de 1913 para mostrar la bandera que pedía el voto para las mujeres. A ello se une la persecución de la policía, que comenzaba a utilizar las cámaras fotográficas para la vigilancia de las militantes y su identificación, puesto que el gobierno estaba decidido acabar con el movimiento de la Unión.

La Primera Guerra Mundial produjo un nuevo traspié en la cúpula del movimiento, ya que tanto Emmeline y Christabel Pankhurst optaron por la causa del gobierno, apoyando la guerra bajo el paradigma del rey y la patria, haciendo a la vez un llamado a las mujeres para que apoyaran el alistamiento al ejército de los hombres. Mientras que Sylvia defendía la opción pacifista respecto a la guerra y continúo con la Federación de Sufragistas de East End, siendo más tarde definitivamente expulsada y repudiada por su madre.

Finalmente, debemos señalar que la lucha por la obtención del voto femenino en Inglaterra fue ardua, pero para aquellas mujeres que la llevaron a cabo valía completamente la pena, puesto que significaba un gran cambio en sus vidas y para la de las futuras generaciones de mujeres. Dejar atrás la dependencia y el yugo de la sociedad patriarcal al conseguir el sufragio significaba disponer de un derecho que durante años les había sido negado y tener la opción de ser consideradas ciudadanas. Poder elegir y ser elegidas como representantes era y es un gran logro en la historia de la lucha las mujeres.

‘Waltz with Bashir’, by Ari Folman

Por Julia González García / julia.garciag01@estudiante.uam.es

Winner of a Golden Globe for Best Foreign Language Film and a Caesar for Best Foreign Film, “Waltz with Bashir (ואלס עם באשיר)” tells us about one of the most complicated moments in the life of the director, the Israeli soldier Ari Folman, who is the main character of this intimate and animation film. What would happen if someday you lose your memory and do not remember a concrete period? This is what happened to our main character Ari Folman. When he realizes what happens to him, he tries to recover his memory by talking to some companions that lived the same moment.

The film is set a few years after 1982, time in which the massacres in the Sabra and Shatila refugee camps, located in Lebanon, occurred. The author makes a journey through the stormy history that makes up the events, showing us the atmosphere of war and numerous episodes of it. The first scene shows us the dream of a Folman´s friend, which uncovers his darkest memories of the war in Lebanon. It is then, when our protagonist realizes that he hardly remembers anything about the war. The story unfolds from this moment from which Folman begins to recreate his time through the war, while discovering that it is quite likely that his lack of memory is due to the fact that he was an accomplice of what was, without any doubt, one of the crudest moments of all the war; the massacre of the Palestinian refugee camps of Sabra and Shatila.

Hostilities and conflicts between Palestinian and Israelis go back a long way in history. If we go back to the past, we can see how both two nations have been in permanent tension, and many times in conflict, for a long period of time that extends to the present day. It was in 1982 one of the moments in which this tension exploded in a war. The 1982 Lebanon War began when Israeli defense forces invaded southern Lebanon with the aim of expelling the PLO (a coalition of political and paramilitaries movements created by the Palestinian national council in 1964) from the country, after they began bombing northern Israel on July 10, 1981. “The offensive that the Israeli government launched against Lebanon in June 1982 involved the effective occupation of almost half the territory of the neighboring country, as well as the siege and destruction of its capital, unleashing the intervention of different powers, regional and global.”[1] “Aside from ending the PLO presence in Beirut, Israel’s invasion had a second goal: the installation of a Lebanese government friendly to Israel and willing to sign a peace treaty with it.”[2]

Throughout the film we can see numerous fragments of the war, although a negative aspect of it is that it is not contextualized enough, which can lead the viewer to feel out of place in the story (especially if they do not know or have never heard of the historical background). Anyways, the film is focused on a specific moment of the war, the massacres of Sabra and Shatila, a moment of which the protagonist has a recurring dream that he does not know how to interpret. The main aim of Ari Folman throughout the film, is to remember this concrete episode of the war. In September 1982, hundreds of Palestinian refugees were killed by the Lebanese Phalange, with Christian manorite roots, in order to avenge the assassination of the manorite Prime Minister Bashir Gemayel (also phalange leader), assassinated at the hands of the PLO, as well as the massacre of Damour (a Lebanese city with a Christian majority). When the killing started, militiamen groups modus operandi was entering homes, slitting throats, axing, shooting, and raping. They also took groups outside the camps, as it is shown in the film, and lined them for execution.[3]  Israelis, for their part, were complicit in the massacre, as they did not prevent it and allowed the phalangist militias to enter into the two Palestinian refugee camps.[4] Folman´s  recurring dream is related to the exact moment when him and his companions helped phalangists making this executions by throwing flares in the night in order to kill Palestinian people from the refugee camps at the night. As he does not remember what happened, he starts to ask some companions who were with him in the war in order to remake little by little the complete story.

Despite it is complicated to follow the story without this explanation, it captures the viewer’s attention thanks to other aspects such as the visuals or the soundtrack. I got completely into that time thanks to the wonderful soundtrack that accompanies the animation, which features pieces like Enola Gay, Good Morning Lebanon, or This is not a Love Song, contrasting with pieces of classical music. The colors of the film fit really well with what the director wants to portrait. A scene that from my point of view clearly shows the importance of colors in the film, is the recurring dream that Folman has, which finally becomes a memory and when this happens, the colors turn from golden tones to grayish tones.

As mentioned before, the film shows really hard moments of the war but, for me, the most dreadful ones are two. The first one, when Folman came back to his home. It was shocking for me how Israelis were living in a parallel world in which the conflict in Lebanon seemed not to exist for them, as if nothing was happening. The second one it may be the hardest moment of the film, and it is the end. The videos and pictures showing us the reality of the massacres in the refugee camps made me realize how hard those moments were and the null humanity the phalangists had. Nevertheless, it left me a very bad feeling, and this raised contradictory feelings in me; On the one hand it is perhaps necessary to see these images to understand the harshness and magnitude of the situation and on the other hand I did not like to watch them.

Regarding to the film characters, from my point of view, the secondary characters, who were Folman´s companions, being interspersed between sequences of the war and interviews with them, did not convey me so much. The main character is the most complete, but it was difficult for me to fully empathize with him. Despite this, it is really interesting Folman´s psychological background. How it is possible that he did not remember what happened? “It’s not that I had total amnesia about it,” he says now, “but I had worked very hard to repress those memories. I had the basic storyline, but there were large holes.”[5] Normally, stories do not talk about what happens to people who witness traumatic events, so it is really absorbing how the film treats this unknown topic. In war situations, it is normal to suffer post-traumatic stress. In the film, Folman goes to visit Dr. Zahava Solomon, who is specialized in post-traumatic stress, wondering how it is possible that he cannot remember such a hard and traumatic event, to which the specialist replies that he may suffer from a dissociative disorder, in which he has used a mechanism to forget and not get involved in his own memories, protecting himself. To explain this, she tells him a story in which a photographer said he lived the war through a “camera”, to ignore reality, until he reached a hippodrome full of shot dead horses and was suddenly forced to live the harsh reality. It is very interesting to analyze the entire film from this same perspective, since the viewer is offered an animated film, in which they are told a real story, but with animated figures. It is in the end when the director decides to break this barrier that perhaps tries to protect the viewer from a reality that is too difficult to assimilate and shows us devastating and really complicated images. This is undoubtedly a brilliant way for the author to explain how he has lived that transition from amnesia to memory, as a distant dream that suddenly becomes a shocking memory.

In conclusion, the film, despite being difficult to assimilate due to the harshness of the events, is very enriching academically speaking, and I highly recommend watching it to delve into a side of history that is normally unknown. The film has an important tinge of regret from the Israeli soldier, showing how on many occasions not even the soldiers themselves are aware of the scale of their actions. As a whole, I did not saw a self-criticism from Folman, but a way of escape and search for support to be able to deal with his own guilt. In a way, the movie struck me as a way to justify the unjustifiable.

BIBLIOGRAPHY

Freedland Jonathan, “Lest we forget”, The Guardian (2008), https://www.theguardian.com/film/2008/oct/25/waltz-with-bashir-ari-folman   Consulted on 08/05/2021.

Lion Javier, “Operación Paz en Galilea: ¿Cómo crear a su peor enemigo?” (2012) pp. 9-18

Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) pp. 36-58

Stone, R. A. , Ochsenwald, . William L. , Elath, . Eliahu and Sicherman.  “Israel. Encyclopedia Britannica” Harvey (2021). https://www.britannica.com/place/Israel/War-in-Lebanon    Consulted on 08/05/2021


[1] Lion Javier, “Operación Paz en Galilea: ¿Cómo crear a su peor enemigo?” (2012) p.2

[2]  Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) p. 37

[3] Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) p. 40

[4]  Stone, R. A. , Ochsenwald, . William L. , Elath, . Eliahu and Sicherman.  “Israel. Encyclopedia Britannica” Harvey (2021). https://www.britannica.com/place/Israel/War-in-Lebanon

[5] Freedland Jonathan, “Lest we forget”, The Guardian (2008), https://www.theguardian.com/film/2008/oct/25/waltz-with-bashir-ari-folman

‘Another Day of Life’ by Raúl de la Fuente and Damian Nenow

Por Ana Partearroyo  / ana.partearroyo@estudiante.uam.es

Another Day of Life is an animate documentary film that narrates the life experiences of a polish journalist, Ryszard Kapuściński, when he travelled to Angola in 1974, few days before its independence. The film is a co-production between Poland, Spain, Germany and Belgium and it is made by Raúl de la Fuente and Damian Nenow. The film was made being very faithful to the auto biography written by Kapuściński in 1979 with the title Another Day of Life. The film won the Goya for best documentary film in February 2019 together with other international prices. Additionally, Kapuściński won in 2003 the price, “Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades”, for giving voice always to the most disadvantaged.

Another Day of Life    narrates three intense months in the life Ryszard Kapuściński; our journalist arrived in Angola by the time the Portuguese settlers were leaving, and when the country, as he describes it on the film, was subjected to a total chaos. Kapuściński saw in three months how the independence led to a bloody Civil War, and how Angola became the new blackboard of the Cold War at the moment other powers entered the conflict. The film captures very well, how at the moment South Africa entered in the Angolan territory followed by Cuban´s intervention (Operación Carlota), the Angolan conflict stopped being a local and a civil matter.

From my point of view, one negative aspect of the film is the lack of historical context. I feel that in order to understand the Angolan conflict as a whole, is important to know about the Salazar regime, the Carnation Revolution, and about what kind of colonies were the Portuguese ones.  Salazar regime was known for being the most pacific and civilized of all four regimes associated to fascism.[1] The model of nation he wanted to create was a multicultural and fraternal Portugal, so in 1951, the African colonies became known as the overseas provinces. [2] Nevertheless, in Angola there was a classic colonial regime, citizenship was restricted to the whites, and the economy was based in the exportation of natural resources and force labor.[3] Salazar tried to modernized the economy of Portugal and its colonies, but this was not accompanied by a socio-political change,  so the birth of new free states in Africa, constituted a total threat to the Portuguese colonies. [4] The 1970´s were the grave of the Portuguese regime; the Carnation Revolution happened the 25th of April of 1974, when militaries along with the civil population took the streets and overthrow Salazar successor, Marcelo Caetano. The revolution was totally related to the situation in the colonies and between 1974 and 1976 all the Portuguese colonies became independent. In the movie I missed an explanation of why independence in Angola hit different in comparison with other African colonies. Problems for Angola started when the different independent movements the MPLA, the FNLA and UNITA, were not able to leave aside its own political aspirations and differences to create a peaceful and strong nation. The MPLA was a national movement that believe in a socialist Angola and the FNLA (in the Northeast) and UNITA (in the East) were more regional and ethnic groups that had local objectives.[5] I believe that is important to understand the difference between the groups, firstly because in the movie are continuously mentioned and secondly because are a good example to see how the conflict started being a civil matter. Apart of the lack of historical context, other negative aspect I found was the mixture of styles; the animation scenes are put together with images of the time of the war, and also with images of the present Angola. Even though I found this mixture interesting, I had the feeling that the movie was sometimes not very coherent and I you could get lost between the images. 

After talking about the negative’s aspects, I feel I should comment the most positive ones. Another Day of Life is a very intimate film with very strong characters. I think the directors did an amazing work portraying the conflict, as are the characters and their experiences the ones that give you information about the conflict itself. Kapuściński is portrayed as an adventurer the typical  “boyfriend of the death”, but, the film shows the consequences of this kind of life; along the film, Kapuściński have lots of surrealist thoughts and dreams which I related to post-traumatic stress which is very common in people living in war spheres. Moreover, I really liked the character of Artur; this character is described as a romantic and enthusiastic journalist which truly believes in the political cause; nevertheless, in the life interviews when he is older, he mentions that the war make him “lost its peace” and that all the ideas he fought for, were never truly seen in Angola. I found this character interesting cause it shows how the war experience kills all the ideals and all the revolutionary enthusiasm. Lastly, I would like to comment the character of Carlota, for me, the face of the victims; Carlota is the character which I most emphasized, as she was my age, and we share aspirations. I think her death really shocks the audience and proved how our brain works towards victims; Stalin once said, “One death is a tragedy, a million deaths a statistic”[6], and I really believe this movie as whole, could be synthase in that phrase.

Another thing I really enjoyed while watching the film, was how the idea of conflict itself was represented. When  Kapuściński and Artur were heading south, Artur described the south  as a kind of Russian roulette. This phrase made me reflect about the concept of civil wars, and how destructive are for the national society. The fact that the enemy could be your neighbor, causes a real pain in the society that is very difficult to heal. Furthermore I enjoyed, Kapuściński final reflections, as they resume the importance of the Cold War and how will really change the course of the events. He mentions how the Cold War never ends and how this would be a problem for the Angolan society. I think this is something very important to mention, because today´s Angola faced a lot of problems due to normalization of the culture of violence. Angola was put down into a conflict that last nearly 30 years, which means that a huge part of the Angolan population was born seeing the war as the only form of living, and they integrated this element to its daily life.[7] In general, I think the film gives an image of the war very realistic that helps you understand the problems the Angolan society had to face after its independence.          

Lastly, I would like to comment the soundtrack of the film as I feel it really fits the images. I feel that William Onyeabor song, Better Change Your Mind, represents very well the situation of the Third World countries during the Cold War, and with what seems a simple lyric, it makes the audience reflects. Also, I found the song of the end very accurate as is very emotional and really makes you think about the Angolan society.

In conclusion, I really think this kind of movies are a great way of learning about the history of the 20th century and history in general. In just 1 hour and 40 minutes, the audience is able to have an image of the Angola´s conflict, which is an issue that we normally do not study or even mention. The movie captures very well all the struggles the Angolan society had to face during the war, and some really violet scenes were easy to watch due to its well-made animation. Another Day of Life proves that the animation movies can deal with emotive and difficult matters. To finalized this review I really feel that this movie does a great work portraying the war as a thing about and between people and not as thing about politics and power rivalries.

Bibliography

Kruijt Dirk, “Dictadura Salazarista, descolonización y solidaridad holandesa. El caso de Angola Comité y el CIDAC.” Secuencia 108 (2020):1-24. DOI: 10.18234/secuencia.v0i108.1833

Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” XVI Jornadas Interescuales.Universidad Naacional de Mar de Plata. (2017) https://cdsa.aacademica.org/000-019/749 

Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” África subsahariana: sistema capitalista y relaciones internacionales. (2011): 155-185. http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/sur-sur/20120312125430/7.Angola_.pdf

Palacios Asensio, Sofía “La cultura de la violencia en Angola: un estudio sobre el asentamiento de la cultura de la violencia en Angola poscolonial a través de testimonios de combatientes cubanos que participaron en la guerra civil (1975-2002) y observadores internacionales que presenciaron el conflicto.” (Trabajo de fin de grado, Universidad Pompeou Fabra, 2018)
http://hdl.handle.net/10230/36042


[1] Kruijt Dirk, “Dictadura Salazarista, descolonización y solidaridad holandesa. El caso de Angola Comité y el CIDAC.” Secuencia 108 (2020), p. 7.

[2] Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” XVI Jornadas Interescuales. Universidad Naacional de Mar de Plata (2017), p. 7.

[3] Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” África subsahariana: sistema capitalista y relaciones internacionales. (2011), p. 161.

[4] Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” … p. 9.

[5] Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” … p. 163.

[6] First attributed to Stalin in the form ‘If only one man dies of hunger, that is a tragedy. If millions die, that’s only statistics’, in Washington Post, 20 January 1947.

[7] Palacios Asensio, Sofia, “La cultura de la violencia en Angola” (Trabajo de fin de grado, Universidad Pompeu Fabra, 2018), p. 40.

‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’, de Dani Fano

Por Eudald Cortina Orero / eudald.cortina@uam.es

Obra del ilustrador y autor de cómics Dani Fano, Los doce nacimientos de Miguel Mármol (Astiberri, 2018) es algo más que una biografía ilustrada del sindicalista y dirigente comunista salvadoreño Miguel Mármol. Sus nacimientos, o más bien su insistencia en seguir vivo, son, como señala en el prólogo Carlos Henríquez Consalvi[i], “metáfora representativa de pueblos resistentes a cíclicos desafíos”, que se levantan “con la terquedad del izote”. Porque la de Mármol es, ante todo, una historia colectiva. La de El Salvador y Centroamérica.

Fano descubrió la figura de Mármol, Miguelito, de la mano de Eduardo Galeano. Y de Galeano pasó a la fuente primigenia: Roque Dalton[ii]. Las charlas que el poeta salvadoreño sostuvo con Miguelito en Praga serían la base del libro de Dalton, Miguel Mármol. Desde una mirada actual, este trabajo podría calificarse como un esfuerzo por recuperar la memoria histórica de la insurrección de 1932 y del Partido Comunista de El Salvador (PCS), organización en la que tanto Mármol como Dalton militaban, y que venía sufriendo décadas de proscripción y represión tras el fracaso insurreccional. Sin pretenderlo, Mármol se convirtió en una figura bisagra entre el pasado combativo del PCS y las nuevas generaciones de militantes que a lo largo de los años setenta se incorporaron a las emergentes organizaciones guerrilleras en El Salvador. 

La impronta de Dalton y de Galeano está muy presente en el trabajo de Fano. El autor la reivindica empapando la novela de realismo mágico y cultura popular, retomando la estructura que Galeano empleó en El siglo del viento -donde los nacimientos de Mármol articulan el libro-, e ilustrando los encuentros que ambos escritores mantuvieron con el revolucionario salvadoreño a lo largo de su vida.

“Estoy bebemorando que hoy hace 55 años que me fusiló el dictador Martínez”, le dice Mármol a Galeano mientras apura un trago de ron. Así arranca la novela, que de La Habana nos traslada a Ilopango, El Salvador, lugar del primer nacimiento de Miguel Mármol.

Al igual que Galeano, Fano parte de estos renacimientos –fruto de la providencia o por pura coincidencia– para estructurar la novela. Si bien el eje argumentativo es la vida del dirigente comunista salvadoreño, las ilustraciones de Fano y el relato nos permiten acercarnos a la historia del siglo XX en El Salvador y Centroamérica. Cada regreso a la vida de Mármol aparece ligado a acontecimientos históricos y procesos sociales de relevancia para la historia reciente latinoamericana. Esto convierte a Los doce nacimientos de Miguel Mármol y a sus personajes en una herramienta particularmente atractiva para acercar al alumnado a la convulsa historia contemporánea de Centroamérica.

En ‘Los primeros nacimientos’, Fano presenta dos mujeres sujetas al contexto sociopolítico de El Salvador de principios del siglo XX. El personaje de Tomasa Hernández, abuela de Miguel, permite acercarnos a las políticas eugenésicas que permearon los imaginarios nacionales en Centroamérica entre 1900 y 1930, con propuestas de “mejora racial” o “blanqueamiento”. Santos Mármol, mamá de Miguel, nos remite en cambio a fenómenos persistentes en las sociedades centroamericanas como la pobreza extrema, el machismo, la paternidad irresponsable, las obscenas desigualdades sociales y la violencia.

El ‘Tercer nacimiento’ de Mármol, tras su oportuna renuncia a la Guardia Nacional, nos enfoca hacia la Dictadura de los Meléndez-Quiñónez (1912-1927), y a la represión y la tortura sobre los opositores, elemento que será una constante a lo largo de la novela, como lo fue en la propia vida de Miguel. En el ‘Cuarto nacimiento’, Fano ilustra el impacto de la Revolución Rusa sobre la sociedad salvadoreña, a través del maestro zapatero Felipe Angulo, personaje analfabeto, admirador de los Soviets y propagandista popular (aun sin saberlo). Este periodo de toma de conciencia de Mármol coincide con la crisis del 29 y el hundimiento de los precios del café que golpeará a El Salvador. Para el movimiento obrero salvadoreño, es el momento de la formación del Partido Comunista (1930). Para toda América Latina, Sandino se convierte en la figura antiimperialista capaz de hacer frente a la presencia de los marines estadounidenses en Nicaragua.

El golpe de Estado del general Maximiliano Hernández Martínez en 1931 marca el ‘Quinto nacimiento’ de Mármol.  A través de personajes como José Feliciano Ama, Fano ilustra la organización del campesinado, el fraude electoral, las huelgas y la represión que antecedieron a la insurrección indígena y campesina de 1932. Si bien Mármol logró sobrevivir al pelotón de fusilamiento, no lo harán otros líderes revolucionarios como Farabundo Martí, Francisco ‘Chico’ Sánchez o el propio Feliciano Ama, linchado y colgado públicamente. La represión contra el PCS y el campesinado salvadoreño centra este ‘Sexto nacimiento’.

Los siguientes dos apartados –Séptimo y octavo nacimientos- muestran a un Mármol itinerante, participando en la reorganización clandestina del PCS y la formación de sindicatos. Apresado, torturado y, posteriormente, puesto en libertad, el protagonista queda abandonado por el Partido, que sospecha de su traición. En su noveno renacimiento, la vida de Mármol nos lleva a acontecimientos históricos, como la Huelga de brazos caídos (1944) que derrocó a Hernández Martínez o la Revolución de Octubre en Guatemala, ese mismo año. Recelosos del contagio, los militares salvadoreños volverían al poder, mediante el golpe de Estado del coronel Osmín Aguirre.

El ‘Décimo nacimiento’ tiene como eje la Revolución en Guatemala, país al que Mármol ha debido refugiarse. A través de su militancia, la novela ilustra las tensiones durante el gobierno de Juan José Arévalo, la expropiación de tierras no cultivadas a la United Fruit Company durante la presidencia de Jacobo Árbenz y la intervención de Estados Unidos en el país, mediante el golpe de Estado orquestado por la CIA en 1954. La siguiente vuelta a la vida de Mármol está atravesada por dos fenómenos que marcarán las dinámicas políticas de América Latina en los siguientes años: la Alianza para el Progreso y la Revolución Cubana. El impacto de esta última en El Salvador se refleja en la novela con la formación del Frente Unido de Acción Revolucionaria (FUAR) en 1962. El encuentro entre Mármol y Roque Dalton en 1966, que daría origen al relato original, y las luchas fratricidas entre las organizaciones revolucionarias salvadoreñas, centran el ‘Duodécimo nacimiento’. De estas no escaparán Mármol ni Dalton. El primero se libraría de ser apuñalado durante una charla en la Universidad de El Salvador (UES). El segundo, que había roto con el PCS y se había incorporado a las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), moriría asesinado por sus propios compañeros fruto de guerras internas.

El último apartado, ‘Nacimiento infinito’, nos traslada a un contexto marcado por la movilización de las organizaciones revolucionarias de masas en El Salvador y la conformación del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Los años de la guerra civil salvadoreña (1980-1992), la vida de Mármol en Cuba y la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 cierran la novela. Un pensamiento final traslada el personaje de Mármol ante las quejas de dos excombatientes desencantados con el proceso de paz y que han regresado a su labor como pescadores: “Organícense, ¡exijan!… y dejen de cacarear. La lucha obrera no sabe de finales”.


[i] Carlos Henríquez Consalvi, fundador de Radio Venceremos y director del Museo de la Palabra y Ia Imagen (MUPI).

[ii] https://www.rtve.es/noticias/20181108/dani-fano-miguel-marmol-fue-luchador-perseguido-durante-toda-su-vida/1832622.shtml

Las olivas negras (Kraken, 2017)

Por Fernando Escibano Martín (UAM)

Las olivas negras es un cómic dividido en tres tomos, realizado por Emmanuel Guibert y Joann Sfar, con colores de Walter. El título original es Les olives noires (2001) y la traducción ha sido llevada a cabo por Carlos López Ortiz. La edición es de Kraken, de 2007.

Está dividido en tres capítulos o libritos, que se incluyen como un conjunto en una caja. La presentación llama la atención, podría haber sido en un solo tomo. Son, desde luego, la misma historia, que queda abierta…

El primer tomo se titula ¿Por qué esta noche es diferente de otras noches? Empieza con una escena en el desierto. El padre de Gamaliel es un hombre muy religioso. Mañana irán al templo a sacrificar el cordero en honor al eterno y en recuerdo de la madre muerta. Muy interesante ver todas las ceremonias desde el punto de vista del menor, que claramente irá creciendo según avance la historia. Y muy interesante también, además de divertido, las dudas del padre y las inquietudes del hijo sobre si aquel haría lo mismo que Abraham.

 Hay una explicación de la Pascua judía a través de las dudas de Gamaliel, que pregunta todo y en su inocencia lo cuestiona todo. Aparece en la historia una vendedora de muñecos, con un hermano celote, que será clave en la trama. Los problemas comienzan con la obligatoriedad de comprar los animales a sacrificar en el templo, a partir de ahí hay una trifulca con los mercaderes que parecen tener todo el poder, como si fueran los sacerdotes, y con la intervención final del ejército romano. Del papel de los comerciantes en el templo se ha hablado mucho, no solo en esta historia gráfica.

El niño se queda aislado y se encarga a dos legionarios (mercenarios galos) librarse de él, término ambiguo, que luego serán buscados por otros legionarios cuando los mercaderes tildan a su padre como líder de la revuelta. Al final, el padre encuentra al niño y a los legionarios, y por no matarlos son tomados prisioneros (Camulos y Cotus). Huyen todos, y buscan refugio en la vendedora de juguetes de barro (Tsiporah). Logan huir de Jerusalén y van al campamento celote de su hermano, Josué, un integrista religioso. Dentro de la celebración de la Pascua, Gamaliel dice las cuatro preguntas, que de hecho vienen explicadas. La conversación con los galos y el juego de idiomas y malentendidos da cuenta de qué piensan, qué dicen y también qué es el Imperio romano y Judea en esta época.

El segundo capítulo se titula Adán Harishon (en hebreo: el primer hombre, tema recurrente en la cábala), que tendrá varias intervenciones claves en el mismo.

Josué es el malo: miserable, cobarde, extremista, aunque también simple. Pone en peligro al pequeño, lo engaña, lo utiliza. Impone sus convinciones a los demás, abandona al niño. En una cueva, Gamaliel habla con Adán Harishon, el primer hombre, plantean reflexiones que no señalaríamos en un niño. Pero los niños hacen las preguntas más difíciles, lo sabemos los profes. Tampoco uno espera los diálogos con las serpientes, donde se pasa de la metafísica a ideas astrales. Llega a ordenar que las serpientes curen a uno de los legionarios que habían picado, y lo hacen. Hablan de la vida, y de la muerte.

El niño huye del campamento, Josué está de guardia y le termina acompañando a Jerusalén a buscar a su padre. Lo hace para ver quién es más valiente, como un crío. Se cuentan sus sueños, y Josué los interpreta. Se encuentran a un grupo encabezado por un profeta, Yeshayahu, completamente distinto en su visión de la religión a Josué.

No comerás el cabrito en la leche de su madre es el tercer libro. Josué envía al niño contra un supuesto romano, que no lo es, es el cocinero de una casa señorial. Como le quita el cuchillo, que ha intentado clavarle, entra en el palacio a buscarlo mientras Josué se queda fuera. El cocinero es Moshé, que le devuelve el cuchillo por indicación de su ama, que le obliga también a enseñarle Jerusalén. Entre tanto se han unido el celote y el profeta. Entran en la ciudad con otro tumulto, la sensación de debilidad romana es absoluta.

Miriam (actriz secundaria en la trama) está con uno de los galos cuando llega Tsiporah, que le pregunta de hombres, y asistirán un parto. Conversación íntima entre mujeres sobre moral, religión y sexo. Aparte, la conversación entre el celote Josué y el profeta en los juegos, marcan de nuevo dos formas de ver Israel y su papel en la historia. Entre tanto, Gamaliel se mete con los enanos dentro del foso, como un gladiador más. El cocinero encuentra al niño y hablan de cocina kosher, de las reglas kosher, con más o menos grado de involucración, y con distintas explicaciones sobre su justificación o explicación. Es un debate eterno.

El final es abrupto, como si quedase abierto a continuar en otra publicación. Hay una revuelta, el niño sale con los enanos a contenerla, y termina rezando shema Israel (una de las principales plegarias judías) shema Israel, shema Israel

El spoiler es absoluto, pero esto es una reseña. En el libro, claramente abierto a la continuación, se narran rituales y contrastes de la sociedad hebrea, con autocrítica y humor, dejando a la vista contradicciones y modos de entender la religión y su visión, en los tiempos de Judea y el Imperio romano y por ende cuando se escribe, ahora. El humor y la inocencia del niño es la mejor vía para hablar de todo, y para exponer una interpretación de un mundo que no es monocorde, que nunca lo ha sido, desde la historia que se cuenta hasta hoy mismo, esta es también la grandeza de esta novela gráfica.

A partir de este planteamiento, y en una clase de historia, podemos utilizar la fuente para plantear y estudiar varios temas:

  1. Análisis de las sectas y credos judíos, rituales, interpretaciones… también del papel de los sacerdotes y del Templo en la religión y en la sociedad judías.
  2. Composición del ejército romano, y su papel en la tierra conquistada, como institución, pero también sus componentes.
  3. Israel, Palestina, Roma…
  4. Lenguas que se hablaban en el Imperio romano, por quienes.
  5. Creyentes y no creyentes: judíos, cristianos, romanos.

Las posibilidades son muchas. La historia que se cuenta ha de ser analizada en su contexto político y cronológico, los enfoques de análisis son muchos, hay que elegir y plantear el modelo para realizarlo.