Archivo de la categoría: Series

Aprender y enseñar Historia [1ª Circular]

El seminario “Aprender y enseñar Historia. Otros recursos y prácticas para enseñar Historia Contemporánea” tiene como propósito crear un espacio de aprendizaje y discusión acerca de las metodologías docentes, recursos didácticos y resultados de los mismos empleados en las clases de Historia Contemporánea. Esta jornada se enmarca dentro de los Seminarios de Investigación del Doctorado de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), además se inscribe dentro de la trayectoria de otros proyectos de innovación docente y de investigación.

Actualmente, la fecha del seminario no se ha fijado, pero la fecha que se baraja es la última semana de marzo. Si no hay ninguna contraindicación se realizará de forma presencial en la Facultad de Filosofía y Letras. Todos los inscritos deberán de enviar un correo a ana.asuncion@uam.es, indicando: nombre, apellidos, DNI o pasaporte y si están interesados o no en presentar una ponencia. También podrán rellenar estos datos a través del siguiente formulario: https://forms.gle/3s5bo75RUCQDBbkh8. Se expedirán certificados de asistencia para aquellos que acudan a la jornada y certificados de participación para los que presenten una comunicación.

Los estudiantes interesados en presentar una ponencia deberán de enviar al correo ana.asuncion@uam.es un documento en el que detallen título y resumen (máximo 300 palabras) antes del 21 de diciembre de 2021. A lo largo del mes de enero se comunicará si estas han sido aceptadas o rechazadas. El tiempo de presentación se detallará una vez se haya determinado el número de comunicaciones. Las temáticas planteadas para presentar ponencias son las que se exponen a continuación, no obstante, si alguno de los interesados prefiere optar por otro título su propuesta será tenida en cuenta; siempre y cuando se ajuste al tópico principal del seminario sobre la enseñanza de la Historia.

· Novela gráfica para la enseñanza de los procesos históricos.
· Series televisivas y películas de animación para analizar la Historia.
· Problemáticas y deficiencias en la enseñanza de la Historia.

Toda esta información se ampliará en sucesivas circulares, antes de que finalice el mes de noviembre se enviará un correo especificando la fecha concreta del evento y el espacio destinado para la celebración del mismo. Para cualquier consulta pueden ponerse en contacto a través del correo electrónico: ana.asuncion@uam.es

‘Blackadder’ (Cap. 3-4): Ruptura de la Cristiandad, estrategias dinásticas y relaciones de poder a finales de la Edad Media

Por Rocío Martínez López / rocio.martinezl@uam.es

Como indicábamos en un post anterior, las series históricas de comedia pueden ser una atractiva herramienta para tratar un amplio abanico de temas, conceptos y aproximaciones relacionadas con el estudio de los últimos compases de la Edad Media y la Edad Moderna. Presentábamos entonces como ejemplo la serie británica “Blackadder”, protagonizada por Rowan Atkinson y Tony Curtis. En sucesivos posts, me gustaría explorar dicho potencial presentando algunos temas específicos que se pueden estudiar a través de episodios concretos de cada una de las cuatro temporadas. Así, comenzaremos por la primera, titulada simplemente “The Black Adder”, que se estrenó en 1983.

Recordemos la premisa inicial de esta primera temporada. Se ambienta en un universo alternativo en el que Enrique VII Tudor, cuando ascendió al trono, modificó oficialmente los anales de la Historia para presentar al rey Ricardo III como un ser deforme y desalmado que había matado a sus sobrinos, los tristemente famosos príncipes de la Torre, y al que él había vencido en la decisiva batalla de Bosworth en 1485, obteniendo la corona inglesa y dando fin a la conocida como guerra de las Dos Rosas. En la visión que presenta la serie, las tropas de Ricardo III ganaron la batalla de Bosworth y, tras la muerte del monarca (después de un desafortunado encuentro con nuestro protagonista), ascendió al trono su sobrino, con el nombre de Ricardo IV, quien reinaría durante trece años, hasta 1498. Solo entonces Enrique VII habría llegado al trono y el desarrollo de la Historia continuaría tal y como lo conocemos. El protagonista de la temporada es el príncipe Edmund, duque de Edimburgo, el segundogénito del nuevo rey Ricardo IV. Ignorado por su padre y poco respetado por los diferentes miembros de la corte, Edmund intentará constantemente aumentar su poder, su riqueza y su posición político-social, habitualmente a través de distintas argucias que nunca llegan a buen fin. Pero Edmund es también utilizado por su padre en sus diferentes estrategias políticas para controlar el poder de la Iglesia o formar alianzas con otros poderes europeos. Y son precisamente estados dos cuestiones en las que se centrarán los dos capítulos que hemos elegido, que nos ayudarán a explicar y trabajar las relaciones dinásticas y de poder entre Iglesia y Estado y, de forma secundaria, a empezar a hablar de la ruptura de la Cristiandad y de la aparición de los movimientos protestantes, ya en el siglo XVI.

En el capítulo 3, titulado “El arzobispo”, ambientado en 1487, nos encontramos un importante enfrentamiento entre el rey Ricardo IV y la Iglesia católica, que tenía una gran influencia social, económica y política en Inglaterra. Dicho enfrentamiento llega a su cenit cuando enferma el duque de Winchester, uno de los principales propietarios de tierras del reino, y su herencia se la disputan, por un lado, el rey Ricardo IV y, por otro, la Iglesia, representada por el arzobispo de Canterbury. El moribundo duque se debate entre la presión de su rey y el miedo que despierta en él las afirmaciones del arzobispo, que le indica que solo dejando sus riquezas a la Iglesia podrá evitar la eterna tortura del infierno y pagar por sus pecados. El duque, aterrado por el futuro que pinta el arzobispo para él en la otra vida, deja a la Iglesia todos sus bienes, para frustración del rey, que se muestra decidido a no volver a permitir que la Iglesia se le opusiera de tal manera. Posteriormente descubrimos que el rey ha asesinado al arzobispo, siendo el tercero del que el monarca se deshacía, disfrazando lo ocurrido de “accidente”. Para tener un control más férreo sobre el clero, el rey decide imponer como arzobispo de Canterbury a su propio hijo, Edmund “Backadder”, que no desea tal cargo, que le condena a una vida religiosa que no quiere y cuya esperanza de vida en aquellos tumultuosos momentos políticos se adivinaba muy corta. Edmund trata de negarse, pero el rey le deja muy claro que le ha puesto en esa posición para que cumpliera con sus mandatos y que, si alguna vez se interponía en el camino de sus designios, correría un funesto destino. Tras un fallido intento de fuga, Edmund no tiene otro remedio que aceptar convertirse en arzobispo de Canterbury e incorporarse a su sede.

Es interesante destacar que, cuando Edmund se incorpora a la Iglesia, sus principales compañeros, a los que hemos visto como sus servidores o miembros de su red de patronazgo a lo largo de la serie, también reciben cargos eclesiásticos principales vinculados al suyo. Baldrick, como sirviente, se convierte simplemente en un monje, pero su compañero Percy, un noble asociado a él, pero de un estatus inferior dentro de la corte, es convertido en obispo de Ramsgate. Así, esta primera parte del capítulo nos permite explicar y ejemplificar los conflictos de control y de poder entre Iglesia y Estado durante este periodo, así como conceptos capitales para el entendimiento de la sociedad durante el final de la edad Media y la edad Moderna como son los de redes de patronazgo, el clientelismo, las diferencias existentes entre alta y baja nobleza, el alto y el bajo clero, y sus numerosas capas y formas en las que estaban interconectados los dos estamentos privilegiados de la sociedad. Esto se puede ejemplificar a los alumnos también cuando se presenta el caso en el que Edmund, como arzobispo, debe atender el lecho mortuorio de un nuevo noble, en este caso Lord Graveney. Él debe defender los intereses de su padre, el rey; pero al otro lado del moribundo se encuentra el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, que no solo quiere que el enfermo deje sus tierras a la Iglesia, sino también perjudicar a Ricardo IV. El hecho de que Edmund sea el hijo del rey y el obispo de Londres, hermano del anterior arzobispo de Canterbury, nos daría también pie a discutir con el alumnado cuestiones complejas como la adjudicación de puestos eclesiásticos principales, con el destacado capital económico, territorial y social que conllevaba, a personas de determinadas familias reales o nobiliarias, y la presencia de diversos miembros de un misma familia en diferentes puestos de la corte, la administración y la Iglesia para aumentar el poder e influencia de una dinastía concreta, de forma recurrente a lo largo de las generaciones, entre otras cuestiones (presentes o no de manera específica en la serie) como puede ser, en el caso de la Monarquía de España, la famosa concesión a los reyes del derecho de presentación, y su importancia.

La forma en la que se plasma el miedo al infierno y el deseo desesperado de salvación por parte de los nobles moribundos cuya herencia se disputa nos permite también hablar en clase de la importancia de la religión en una sociedad fuertemente sacralizada, donde había una esperanza de vida muy corta, con una mortalidad infantil muy alta y donde las hambrunas, las epidemias y las catástrofes humanas y naturales se sucedían con cierta frecuencia, sin que los medios médicos y tecnológicos de la época estuvieran en disposición de ofrecer cierto grado de protección. La cuestión de la salvación, tan importante en el periodo cronológico que nos ocupa, será fundamental en el proceso frecuentemente denominado como de ruptura de la Cristiandad, y en la aparición de los movimientos protestantes. Pero también nos sirven estas escenas para unir dicha aparición, y su evolución, con el ámbito político, pues los enfrentamientos entre la Iglesia y los diferentes soberanos y estados tuvo una importancia capital en su desarrollo. En el caso de la aparición del anglicanismo, que este capítulo predice en numerosos momentos, el rey llega a decir que abolirá la Iglesia y se convertirá en su cabeza para evitar sus interferencias y hacerse con sus bienes e influencia.

Las actuaciones de Edmund y Baldrick durante su etapa como arzobispo también se relacionan directamente con aspectos que se estudian como condicionantes relacionados con la ruptura de la Cristiandad. En particular, la pérdida de prestigio del clero se considera una cuestión de gran importancia, no solo en el contexto de la aparición de los movimientos protestantes, sino también en la creación de otros movimientos de tipo reformista dentro del seno de la Iglesia Católica. Edmund, que deja claro a lo largo del capítulo que no cree en Dios y que su puesto como arzobispo es una imposición de su padre, desea aprovechar la situación para ganar dinero. Una de las formas más lucrativas con las que Baldrick le propone hacerlo es, entre otras, la venta de bulas, estando la más cara firmada por “los dos papas”, para mayor seguridad, en una alusión directa al cisma de Avignon, y de maldiciones. También incluye el comercio de reliquias, presentando Baldrick a Edmund una enorme cantidad de falsificaciones, entre las que se incluyen sábanas santas de Turín, vino falso de la boda de Caná, partes del cuerpo de santos, astillas de la Vera Cruz y todo tipo de objetos de madera que se hacían pasar como hechos por Jesús en su taller. En relación a esta cuestión también encontramos la escena posterior, en la que Edmund, Baldrick y Percy huyen de los cruzados que desean asesinarle para “contentar” al rey (una alusión explícita al caso de Thomas Beckett y el rey Enrique II, como el mismo Ricardo IV indica a su esposa), a través de un pasadizo secreto que conecta la casa del arzobispo con un convento de monjas a su cargo. Cuando son descubiertos en posiciones comprometidas, Edmund relata a la abadesa diferentes depravaciones, con el deseo de que el escándalo le libere de su no deseado cargo. La abadesa recomienda la excomunión de Edmund a los “tres papas” (de nuevo referencia al cisma de Avignon) y es desposeído de su cargo.

En el siguiente capítulo, “La barba de la infanta española”, nos encontramos con que Ricardo IV necesita entablar una alianza política con otra potencia europea, que desea cimentar con un matrimonio dinástico. Ya se estaban negociando muchos posibles matrimonios para su heredero, Henry, por lo que solo le queda la posibilidad de utilizar a Edmund (todavía soltero y con muy poco éxito entre las damas de la corte), para cimentar una alianza con España que perjudicase a Francia. La elección hecha aquí es una clara reminiscencia de las negociaciones que se llevaron a cabo para concertar el matrimonio entre Arturo, príncipe de Gales, hijo de Enrique VII Tudor, y la infanta Catalina de Trastámara, hija de los Reyes Católicos, siendo el objetivo de ambos entonces aislar a Francia y, además, en el caso del monarca Tudor, conseguir un reconocimiento y alianza internacional que reforzara la posición, en el ámbito europeo, de una dinastía nueva que acababa de salir de una contienda civil, cuyos fuegos aún no se habían apagado del todo. La temática de este capítulo nos permite hablar en clase de diferentes temas relacionados con las políticas dinásticas y las alianzas diplomático-matrimoniales entre las dinastías reales de los años finales de la Edad Media y la Edad Moderna, desde numerosas perspectivas.

Como en el caso de su nombramiento como arzobispo de Canterbury, Edmund no es consultado a la hora de negociar su matrimonio con la infanta de España. Es un destino que le parece más satisfactorio que el del capítulo anterior, no solo porque le proporcionaba otro tipo de vida, sino porque la calidad político-dinástica de su futura novia le permitía mejorar su propio estatus. Si bien no se hace demasiado hincapié en esta última cuestión, cuando su hermano Henry le presenta a una de sus posibles prometidas, Carolina de Luxemburgo, Edmund y sus acompañantes se burlan del heredero, indicando que “hierve de envidia” pues aunque su prometida es muy bella, consideran que el estatus de su futura novia es mucho menor que el de la infanta española destinada a Edmund. Sin embargo, el aspecto de la infanta no satisface a Edmund, que intenta por todos los medios librarse de este matrimonio, que es adelantado por el rey para asegurar la alianza. Los métodos que intenta utilizar Edmund para escapar a dicho enlace permiten investigar y debatir con los alumnos una amplia cantidad de conceptos de la época y su desarrollo a través de los siglos, incluyendo la visión de la locura, de la homosexualidad, las distintas concepciones sociales que se tenían respecto al sexo en la época y sobre los procesos relacionados con el matrimonio (delitos como la bigamia, las problemáticas relacionadas con las palabras de futuro, consecuencias de los matrimonios llevados a cabo sin el consentimiento y apoyo de la familia y la sociedad, etc.), especialmente si se acompañan con materiales como documentación de la época y bibliografía con estudios de caso.

La alianza con España se desintegra antes de que el matrimonio tenga lugar, después de que se comunique que este reino ha realizado un acuerdo clandestino con los enemigos, Francia y Suiza. Por lo tanto, hay que cambiar la estrategia diplomática y, por consiguiente, el enlace matrimonial de Edmund. El nuevo territorio con el que le conviene a Ricardo IV formar una alianza es Hungría y, por tanto, la nueva esposa propuesta para Edmund procede de ese territorio. Sin embargo, la princesa Leia de Hungría tampoco es como Edmund imagina, pues se trata de una niña muy pequeña. El matrimonio tiene lugar, aunque posteriormente se ve cómo Edmund cuenta un cuento para dormir, a una hora muy temprana, a su esposa, indicando que el matrimonio, pese a estar hecho, no se consumaría hasta que la novia llegase a alcanzar la edad adulta. Así pues, estos capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden convertirse en una herramienta didáctica excelente para explicar conceptos y desarrollos históricos fundamentales que se dieron a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. Desde la ruptura de la Cristiandad hasta conceptos como las redes de patronazgo o las relaciones dinásticas, los mencionados capítulos de la primera temporada de “Blackadder” pueden servir como una interesante ayuda en el aula, al mismo tiempo que ofrecen posibilidades de debate, análisis y reflexión a través de un lenguaje que conecta de manera muy directa con los estudiantes universitarios.

El uso del humor y la parodia para la enseñanza de la Historia Moderna: el ejemplo de la serie ‘Víbora Negra’ (1983-1989)

Por Rocío Martínez López / rocio.martinezl@uam.es

En los estudios realizados sobre el uso del cine y las series de televisión de temática histórica en el entorno docente, es difícil encontrar ejemplos vinculados con el ámbito del humor. Por ejemplo, en el artículo escrito por David-Alexandre Wagner centrado en el uso del cine histórico llevado a cabo por profesores de instituto en Noruega, de los veinticinco largometrajes utilizados con mayor frecuencia por los encuestados en las clases de Historia, ninguno de ellos se podía vincular con el género de comedia, de aventuras, de ciencia-ficción o de fantasía, perteneciendo en su mayoría a la categoría documental, dramática o bélica[1]. Por lo general, en textos que abogan por el uso de cine y series históricas como herramientas de aprendizaje, se suelen escoger producciones que se considera que tienen un alto grado de fidelidad histórica, como pueden ser “Un hombre para la eternidad”, “Lincoln”, “El León de Invierno” o “Las Amistades Peligrosas”, entre otros ejemplos de similar calidad.

Por consiguiente, las películas y series históricas consideradas de “comedia” o que tengan un alto contenido humorísticos no han sido consideradas tradicionalmente como una herramienta didáctica verdaderamente útil. Sin embargo, el cine y las series históricas paródicas o de humor ofrecen importantes ventajas en el ámbito docente, especialmente (pero no únicamente) en el universitario, que no se deben despreciar y que, dependiendo del contexto, pueden hacer de ellas una mejor opción para explicar determinados conceptos, evoluciones o cambios sociales, culturales o políticos. En primer lugar, su naturaleza anacrónica les permite incluir referencias a hechos históricos posteriores a la época inicial en la que están ambientadas, algo imposible en el caso de productos de corte dramático centrados en un periodo histórico determinado, o en un personaje o acontecimiento concretos. Esta flexibilidad, ausente de productos donde prima la seriedad, permite trabajar con el alumnado una mayor cantidad de conceptos y acontecimientos históricos, y fomentar su capacidad de análisis y pensamiento crítico[2], especialmente a la hora de distinguir aquellos sucesos inventados o exagerados de los históricamente correctos. En segundo lugar, y continuando con la flexibilidad dada por el anteriormente mencionado anacronismo, siempre inherente a este tipo de producciones, encontramos una mayor interacción entre el pasado y el presente, que ayuda a los alumnos a reflexionar y reconocer con mayor facilidad conexiones entre determinados desarrollos históricos y acontecimientos actuales. En tercer lugar, las películas y series históricas de corte humorístico a menudo presentan temas, personajes y perspectivas habitualmente ignoradas por producciones consideradas más serias, lo que nos ayudará a presentar a nuestros estudiantes una visión más completa del periodo histórico que nos ocupa, sin limitarnos a los temas más usualmente favorecidos por las grandes producciones dramáticas, como pueden ser las biografías de determinados personajes predominantes, grandes hechos bélicos, entornos cortesanos y nobiliarios, o adaptaciones de grandes obras literarias. Es mucho más probable que se reflejen aspectos relacionados con ámbitos como la historia de la vida cotidiana, de la sexualidad o de las minorías en producciones de corte humorístico que en relatos audiovisuales más convencionales. Su naturaleza irreverente de base permite presentar temas y cuestiones relacionadas con diferentes aspectos de la existencia en épocas pasadas que hubieran sido consideradas impensables en producciones más serias. De hecho, a la hora de tratar productos audiovisuales que tienen ya varias décadas de antigüedad, el paraguas del humor permitía presentar temas importantes que hubieran sido censurados en una producción considerada dramática, o sobre los que pesaba un importante silencio de cara al gran público. Y, en cuarto y último lugar, desde el punto de vista especialmente de la docencia universitaria, el análisis de películas y series de comedia permite un amplio abanico de gradación de los objetivos a conseguir, que hace que un mismo producto pueda ser adaptado a diversos cursos distintos para trabajar diferentes aspectos de diversas dificultades. Las diferentes capas de análisis que permiten este tipo de productos permiten al equipo docente utilizarlos para mostrar conceptos históricos básicos, como pueden ser la estructura de la sociedad estamental, a alumnos de primero en asignaturas de iniciación a la Historia Moderna, para pasar a análisis relacionados con los silencios, novedades en los estudios de diversos temas y comparativas historiográficas en cursos posteriores. Y todas estas cuestiones se pueden observar con el estudio de caso de la serie paródica “Blackadder”, conocida en España con el título “La Víbora Negra”.

“La Víbora Negra” es una miniserie de cuatro temporadas (a las que se añaden cuatro especiales y varias actuaciones en vivo) que se emitió en la cadena británica BBC entre los años 1983 y 1989. Está protagonizada por Rowan Atkinson y Tony Curtis, aunque también aparecieron en ella de forma recurrente actores de la talla de Hugh Laurie, Stephen Fry y Miranda Richardson. La serie se centra en una historia alternativa de Gran Bretaña en la que diferentes reencarnaciones de Edmund Blackadder, y su fiel sirviente, Baldrick intentan librarse de diferentes problemas y prosperar en distintos contextos históricos, con hilarantes resultados. Durante la primera temporada, ambientada en 1485, en una realidad paralela en la que Ricardo III (y no Enrique VII Tudor) ganó la batalla de Bosworth, Edmund Blackadder era el segundo, y poco favorecido hijo, del rey Ricardo IV, uno de los desaparecidos príncipes de la Torre, que había sucedido a su real tío después de que este tuviera un desafortunado encuentro accidental con Blackadder. Durante la misma, la ambición de Blackadder fue mejorar su posición en la corte y llegar finalmente a convertirse en rey, aunque todos sus planes acaban teniendo imprevistas y desagradables consecuencias para el protagonista.

En la segunda temporada, nos trasladamos a la segunda mitad del siglo XVII, en el que Blackadder es un miembro prominente de la corte de la reina Isabel I de Inglaterra. En esta ocasión, Lord Blackadder se esfuerza por mantener su posición predominante frente a las intrigas de la corte, las actuaciones de sus competidores por el favor de la soberana y los caprichos de una reina que está constantemente amenazándole con cortarle la cabeza, tanto física como metafóricamente.

En la tercera temporada, nos encontramos con un nuevo salto temporal. Esta vez, Blackadder y Baldrick se encuentran en la época de la Regencia, a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. En esta ocasión, Blackadder es el mayordomo y hombre de confianza del Príncipe de Gales, el futuro rey Jorge IV. El príncipe de Gales está representado como un hombre de inteligencia limitada, entregado a los placeres de la comida, el sexo y el juego, al que Blackadder tiene que sacar de numerosos aprietos. Blackadder, junto a Baldrick, se encargará de cuidar de su señor y, al mismo tiempo, de intentar mejorar su suerte, pues pese a su posición cortesana y su destacada inteligencia, carece constantemente de dinero.

Por último, en la cuarta temporada, nos encontramos con Blackadder y Baldrick como combatientes en la I Guerra Mundial y viviendo en las trincheras. Un cínico y desesperanzado Blackadder, convencido de que, si se queda en las trincheras, morirá antes del final de la guerra, intenta salir del frente por todos lo medios, habitualmente manipulando los estrambóticos planes ideados por sus incompetentes superiores, que viven en un palacio con todas las comodidades y sin ser verdaderamente conscientes de los horrores de la guerra.

“Blackadder” es una de las series más famosas y mejor valoradas de la historia de la televisión británica. Ha aparecido en sucesivas listas de las mejores series y comedias británicas a lo largo de las décadas, lo que da testimonio de su duradera influencia[3]. De hecho, su calidad ha sido reconocida internacionalmente, apareciendo, por ejemplo, como uno de los diez mejores programas de la Historia seleccionados por la revista Empire, en 2016[4], más de treinta años después de su estreno original. Utilizada con frecuencia en el ámbito escolar británico como herramienta de aprendizaje, sobre todo en el caso de su laureada última temporada[5], “Blackadder” destaca por ser una serie en la que las referencias históricas están muy cuidadas y, en ocasiones, incluso adolecen de una gran complejidad, hasta el punto de que alguien no familiarizado con el periodo histórico al que se refiere cada temporada corre el riesgo de perderse más de una. Sus principales guionistas, Richard Curtis, Rowan Atkinson y Ben Elton, han indicado en numerosas ocasiones que, si bien el guion siempre estaba al servicio de la comedia, había muchos aspectos, como la vestimenta, los desarrollos políticos o cuestiones biográficas, que fueron enormemente investigados, y que se hacía referencia a hechos históricos reales y bien conocidos siempre que era posible, ya fuera como simple guiño o como parte principal de la trama. Por ejemplo, el productor John Lloyd indicó en una entrevista que, aunque el diálogo debía ser anacrónico de forma obligada para resultar divertido, se incluían hechos comprobados. Indicaba como ejemplo una conversación que se tuvo sobre una pequeña línea que aparecía en uno de los episodios de la primera temporada. Según Lloyd, la línea original que describía una maldición era: “Te maldigo y espero que te ocurra algo un poco desagradable, como que una patata te golpee en la cabeza”. Pero como esa temporada tenía lugar antes del descubrimiento de América y la patata todavía tardaría en llegar a Inglaterra, decidieron cambiar “patata” por “cebolla”, que fue el producto que se utilizó en el guion final[6].

Este tipo de cuidados detalles demuestran que, aunque el guion y la producción están al servicio del humor (como, en otros géneros, está al servicio del romance, del drama o del terror), “Blackadder”, al igual que otras producciones de comedia histórica, pueden ser una herramienta muy valiosa a la hora de ejemplificar, considerar y debatir con el alumnado universitario numerosas cuestiones y aproximaciones al estudio de la Historia Moderna que habitualmente no aparecen o, al menos, quedan en un muy segundo plano, en otro tipo de producciones audiovisuales.

Blackadder explica a Baldrick cómo comenzó la I Guerra Mundial mientras viven en las trincheras, siendo parte el conflicto. Temporada 4: Blackadder Goes Forth (1989).

[1] Wagner, David-Alexandre, “Teachers’ Use of Film in the History Classroom: A survey of 19 High School Teachers in Norway”, Nordidactica. Journal of Humanities and Social Science Education, 2018/1, pp. 22-44. La table de las películas más mencionadas se puede ver en la página 30.

[2] Sobre el fomento del pensamiento crítico, siempre mediando una preparación adecuada de la materia por parte del equipo docente, véase la pieza “Using Inaccurate Films to Understand History”, escrita por Benjamin Barbour para el blog Edutopia: https://www.edutopia.org/article/using-inaccurate-films-understand-history.

[3] En su artículo sobre la forma en la que la narrativa de la sitcom ha contribuido a la construcción postmodernista y metahistórica de la Historia desde el punto de vista del público en general, Eckart Voigts-Virchow indica que los personajes y hechos narrados en Blackadder habían penetrado tanto en la memoria colectiva británica que los resultados de una encuesta llevada a cabo en el año 2000 entre niños en edad escolar había revelado que la inmensa mayoría de ellos pensaba que Edmund Blackadder era un personaje real, a pesar de que se hubiera emitido más de quince años antes. Voigts-Virchow, Eckart, “History: The Sitcom, England: The Theme Park-Blackadder’s Retrovisions as Historiographic Meta TV”, en Allrath, G., y Gymnich, M. (eds.), Narrative Strategies in Television Series, Londres, Palgrave Macmillan, 2005, pp. 211-228.

[4] The 50 Best TV Shows Ever, por James Dyer, Owen Williams, Ed Gross, James White, John Nugent, Phil de Semlyen, Chris Hewitt. Publicado el 15 de junio de 2016. Se puede consultar una versión guardada en el siguiente enlace: https://web.archive.org/web/20170319183729/http://www.empireonline.com/movies/features/best-tv-shows-ever/

[5] La última temporada de “Blackadder” también ha tenido, en los últimos años, una utilización política que también puede ser objeto de importantes debates y estudio en el ámbito universitario. En 2014, cuando se conmemoraba el primer centenario del inicio de la I Guerra Mundial, el Secretario de Educación británico Michael Gove se posicionaba en contra de la utilización de la última temporada de “Blackadder” por parte de los profesores para enseñar Historia, aduciendo que presentaba una imagen errónea de la intervención británica en la I Guerra Mundial. El testimonio del Secretario, si bien encontró apoyos, especialmente entre los que defendían la necesidad de reflejar una visión tradicional y triunfalista del pasado más reciente del país, recibió importantes críticas, algunas de ellas procedentes de historiadores británicos enormemente reputados, que defendían la serie como una forma de presentar una visión histórica diferente a la oficial y de centrar el discurso no tanto en los grandes personajes, sino en el sufrimiento, privaciones y problemas de los soldados que murieron en las trincheras. Véase, a este respecto, por ejemplo, la columna publicada por David Mitchell en el periódico “The Guardian”, titulada “Goveadder”: the education secretary meets his fate in the trenches” (12 de enero de 2014: https://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jan/12/michael-gove-blackadder-first-world-war-david-mitchell), la noticia publicada por “The Telegraph” con los testimonios del secretario, donde indica específicamente que había que acabar con “los mitos dañinos” sobre el papel de Gran Bretaña en la I Guerra Mundial difundidos por “historiadores de ideología de izquierda” y comedias como “Blackadder”, hechas para “criticar a Gran Bretaña y sus ideas” (Perry, Keith, “Michael Gove criticises “Blackadder myths” about First World War”, 3 de enero de 2014: https://www.telegraph.co.uk/news/10548303/Michael-Gove-criticises-Blackadder-myths-about-First-World-War.html), testimonios que se pueden leer también en Bienkov, Adam, “Michael Gove blasts Blackadder for spreading “left wing myths” on war” (3 de enero de 2014: https://www.politics.co.uk/news/2014/01/03/michael-gove-blasts-blackadder-for-spreading-left-wing-myths-on-war/). Algunos testimonios de historiadores que criticaron las afirmaciones de Gove, como el profesor de la Universidad de Cambridge Sir Richard Evans o el doctor Christopher Godden, de la Universidad de Manchester, se pueden leer en este artículo de Jessica Elgot de 4 de enero de 2014: https://www.huffingtonpost.co.uk/2014/01/04/michael-gove-blackadder_n_4541086.html. El mismo Sir Tony Robinson, que representa el papel de Baldrick en “Blackadder” y que también ha dedicado buena parte de su carrera posterior a trabajar en documentales de Historia, habló sobre el caso y defendió el uso de “Blackadder” como herramienta didáctica cuando surgió esta polémica, como se puede ver en el siguiente vídeo de la cadena de noticias Sky News: https://www.youtube.com/watch?v=hNJzmOnNrEc.

[6] Rohrer, Finlo, “How accurately does Blackadder reflect history?”, artículo publicado en BBC News Magazine el 15 de junio de 2013. Se puede consultar en el siguiente enlace: https://www.bbc.com/news/magazine-22887110.