Archivo por meses: enero 2021

A People’s History of American Empire (Metropolitan Books and American Empire Project, 2008)

Por José Luis Neila Hernández (UAM)

La primera lectura que tuve ocasión de hacer de la adaptación gráfica de la obra del historiador social, politólogo y anarquista Howard Zinn en 2014 fue una extraordinaria bocanada de aire fresco. Por aquellos años comenzaban a aflorar algunas adaptaciones gráficas de  libros de historiografía y otros textos académicos, entre los que también me atrevería a destacar el trabajo de Michael Goodwin y Dan E. Burr Economix (2012), que se incorporaban a un mercado ya roturado desde la década de 1980 en los que la literatura gráfica en Europa y Estados Unidos desbordaba definitivamente sus tradicionales nichos de lectores de edades tempranas. A la profunda transformación en el paisaje temático de los comic books en Estados Unidos al incorporarse elementos autorreferenciales entre sus guionistas, la ampliación y la profundización de la paleta narrativa en la agenda política, social y cultural o la nueva mirada introducida por los nuevos enfants terribles llegados desde el viejo continente como Alan Moore, Mark Millar o Grant Morrison, se sumarían posteriormente nuevas perspectivas devenidas de la adaptación gráfica de textos académicos, como el de Howard Zinn.

El texto de Howard Zinn (1922-2010), traducido y publicado en castellano en 2010, traslada su proyección investigadora y académica como docente en el Spelman College y en la Universidad de Boston y conecta con una fructífera tradición de pensamiento crítico y revisionista de autores como William Appleman Williams, Noam Chomsky, Gore Vidal o el orientalista Edward Saïd respecto a los relatos liberales sobre la historia de Estados Unidos. La adaptación gráfica cristalizaría de la mano del ilustrador Mike Konopack, cuya obra visual está muy conectada con el mundo sindical y que en 2005 había dado lugar a un trabajo sobre los Wooblies en la década de los sesenta, y del historiador Paul Buhle, editor de un voluminoso trabajo sobre el radicalismo estadounidense – Encyclopedia of American Left-.

El lenguaje poderoso y directo del texto desembarca al lector en los acontecimientos y las políticas y los relatos oficiales emanados a partir del 11-S. El plano temporal de la guerra contra el terror sirve de pórtico a la adaptación del texto original recorriendo la historia estadounidense desde un relato a contracorriente que visibiliza y rescata del ostracismo a sujetos y minorías postergados por la historiografía y la cultura oficial. La noción de construcción de la República y de Imperio en Estados Unidos se entrelaza en un relato que muestra la virtud de no encapsular y diferenciar el espacio de la historia doméstica de la internacional. El propio Thomas Jefferson teorizaba sobre el Imperio de Libertad en la construcción de la ciudadanía en Estados Unidos y en sus cimientos viajaban los sustentos intelectuales y morales de la exclusión y de la cartografía de la otredad a medida que se modelaba y remodelaba la noción de la frontera. El texto no puede sino invitar a conectar con reflexiones teóricas sobre el pensamiento fronterizo como sugiere Walter D. Mignolo o las líneas abismales en torno a las que teoriza Boaventura de Sousa Santos, ambos en clave decolonial, al correr los velos pre-interpretativos de los discursos y el conocimiento social construido sobre prejuicios sociales, de raza y de género que alimentan la construcción de la Modernidad europea-occidental.

Tras su lectura no pude resistirme a incorporar de modo inmediato a mis clases la obra de Howard Zinn tanto en asignaturas de historia de relaciones internacionales en el grado de Historia como en el Grado de Estudios Internacionales no sólo como fuente de análisis y contrapunto narrativo en el decurso de las clases sino también como instrumento referencial para el desarrollo de prácticas que sirvieran de inspiración para acometer la construcción de relatos gráficos como parte de las actividades curriculares. Espero que mis estudiantes sean y sigan siendo condescendientes con mi licencia y mi insistencia con esta recomendación. De momento y afortunadamente el cuaderno de quejas sigue en blanco…

ZINN, Howard; KONOPACKI, Mike; BUHLE, Paul, A People’s History of American Empire, Metropolitan Books and American Empire Project, 2008.

La importancia de la novela gráfica. Entrevista a Enrique García Ballesteros

Por Fernando Escribano Martín (UAM)

Enrique García Ballesteros, profesor, librero, editor, escritor, historiador, es el alma máter de la librería Venir a Cuento, situada en la calle Embajadores 29, en Madrid, entre el Mercado de San Fernando y la plaza de Cascorro. La fundó hace ya ocho años, en plena crisis económica, y resiste con tesón los envites de esta otra originada por la pandemia. Esta librería está especializada en libros ilustrados, pero su fondo se despliega en un abanico que responde a los intereses y el bagaje de su fundador: hay libros sobre historia, literatura escrita por mujeres y feminismos (de hecho, fundó la editorial Recalcitrantes junto a Noelia Adánez para recuperar libros de escritoras olvidadas) y de literatura infantil, de la que ha sido analista; todo ello conforma una cuidada selección de libros que convierte cualquier visita a esta librería en un gran estímulo para los sentidos.

¿Qué hace un historiador, que ha pasado por todos los oficios relacionados con la edición, fundado una librería? ¿No es meterse en la boca del lobo?

Un historiador es un científico social que se centra en el pasado. ¿Qué hace un científico social en cualquier parte? Investiga, analiza e interpreta lo relacionado con la obra y el comportamiento humano. En realidad, ser historiador y, en mi caso, estar especializado en historia de la comunicación social, se podría decir que es en gran parte la base de lo que hago: investigo todo lo que se publica (una media de más de 50 títulos diarios en España), analizo los contenidos, las calidades, el público al que pueden ir dirigidas esas publicaciones, interpreto cuáles se ajustarán más al público de la librería en cada momento y llevo a cabo una selección, que es la parte más importante de mi trabajo como librero: decidir cuáles de esos miles de títulos publicados y de centenares de novedades semanales deben estar en las estanterías de la librería y por qué.

Por supuesto, el método que aplico podría decirse en mi caso que es el de un científico social, pero hace falta cierta intuición que no es más que experiencia: más de 20 años en distintos campos del mundo editorial y de la comunicación, eso que los modernos llaman know-how; dicha experiencia es la que te ayuda a identificar una buena editorial, un buen autor, una buena edición… aunque siempre hay imponderables con los que no cuentas. Al final es el público el que da el visto bueno a una publicación o a otra y nunca acabas de entender del todo bien los motivos de esa decisión.

¿Qué papel tiene hoy la literatura escrita por mujeres? ¿Está justamente valorada?

La literatura escrita por mujeres ha sido, es y me temo que será durante bastante tiempo despreciada por una gran parte de quienes deciden en la cultura. No es solo un tema de roles de género en los que la mujer ha ocupado un papel minoritario en la cultura de masas. Se trata de que la herencia de siglos de patriarcado ha consolidado un canon masculino.

Si pensamos en lo que significa la cultura popular, el conjunto de manifestaciones folklóricas, artísticas o tradicionales que la conforman, nos daremos cuenta del papel igualitario o preponderante de la mujer: música, baile, cocina, vestidos, ofrendas religiosas, fabricación de utensilios, decoración, historia oral… Sin embargo, nuestra sociedad acostumbra a relegarlas al campo de lo amateur. Cuando toda esa cultura popular la convertimos en una cultura de élite, el reconocimiento principal se lo llevan los hombres: cantantes, bailarines, cocineros, modistos, sacerdotes, artesanos, ingenieros, pintores, escritores… la mujer está fuera; cuando los hombres la aceptan, aparece de forma testimonial, como nota de color, como curiosidad. Los hombres son los que han tomado y toman las decisiones de lo que se considera el canon de las artes: críticos, agentes literarios, editores, galeristas, periodistas, profesores, escritores, artistas, académicos… casi todos varones durante siglos y excluyendo a las mujeres de forma deliberada, por lo general con argumentos incoherentes, despreciativos y paternalistas.

Hoy, el esfuerzo que durante décadas ha hecho el movimiento feminista y la paulatina incorporación de las mujeres a puestos de responsabilidad abre la posibilidad de que se empiece a dar un trato justo al trabajo de las mujeres, a su obra si hablamos de literatura, pero no hay más que darse una vuelta por los principales diarios o las principales redes sociales de académicos, escritores y críticos literarios para ver que sigue predominando un canon patriarcal y que muchos escritores consagrados consideran a sus colegas del otro sexo escritoras de segunda con razonamientos prehomínidos similares a los que usaban hace un siglo cuando a una escritora de la talla de Emilia Pardo Bazán no solo no se dignaban a ofrecerle ser académica de la RAE sino que la rechazaban argumentando que era una puta, un marimacho, gorda y fea, y solo porque se había atrevido a plantarles cara. Esa es la flor y nata de nuestra Academia. Y todavía ahora encontramos argumentos similares en las redes sociales entre los prohombres de nuestra cultura, así que tendrán que morirse un par de generaciones para que esto mejore de verdad.

¿Qué pretende Recalcitrantes? ¿Con qué dificultades se topa?

Recalcitrantes, la editorial que fundamos para que esas mujeres olvidadas tuvieran voz, nació casi muerta por dos motivos: había que abrir camino en una tendencia novedosa que era la de recuperar esas voces de grandes escritoras olvidadas, y queríamos hacerlo contra la tendencia del mercado editorial de funcionar mediante un sistema inflacionario de publicaciones que obliga a las editoriales a destinar un gran fondo económico inicial para publicaciones y a garantizar un número relativamente importante de publicaciones anuales para compensar los títulos que no se venden con alguno que pueda tener éxito. Nos fallaron los fondos y las fuerzas. Investigamos, analizamos, interpretamos, seleccionamos y nos dimos cuenta de que editar no es un hobby a no ser que seas rico, es un trabajo para el que no nos quedaban tiempo, salud ni dinero.

Da la impresión, desde fuera, pero como usuario, como amante de los libros, de que la novela gráfica está adquiriendo un papel que antes no tenía. ¿Es así?, ¿a qué se debe?

Ya solo el hecho de llamar a todo cómic “novela gráfica” es una trampa gafapasta. El cómic, la historieta, ha sido literatura de consumo mayoritario especialmente durante las décadas de 1930, 1940, 1950, 1960 y 1970 en nuestro país. Y cuando digo mayoritario me refiero a que podían imprimirse 220.000 ejemplares de TBO en 1935, 200.000 ejemplares del Guerrero del Antifaz en los años 50 o 240.000 ejemplares semanales de la revista Pulgarcito en los años 70. Un centenar de publicaciones semanales con tiradas entre los 30.000 y los 200.000 ejemplares. La televisión y otras formas de comunicación convirtieron lo que era un producto de masas y popular en algo cada vez más minoritario y especialmente descuidado en nuestro país que, paradójicamente, ha sido y es un gran exportador de grandes historietistas con mayor reconocimiento y prestigio en Francia o Estados Unidos que en España. Sin embargo, a pesar del éxito de consumo, no se consideraba por aquel entonces que las historietas fueran literatura.

Cuando pasa a convertirse en algo de consumo más minoritario, se redescubre como producto “de autor”, se empieza a estudiar en la universidad a partir de la década de 1970 y el género recibe cierta atención que lo sitúa como cultura de élite, aunque en cierto modo underground. Este redescubrimiento de la historieta como arte lleva a una enorme experimentación y a un renacimiento del cómic en el siglo XXI que, gracias a la globalización, abarca infinidad de formas: desde el manga japonés, al cómic americano o europeo; desde las sagas infinitas hasta las historias breves y autoconclusivas. Son estas narraciones autoconclusivas, por lo general de un solo autor que integra las imágenes y el texto en una historia, a las que propiamente deberíamos llamar “novela gráfica”, pero al adquirir el término un sentido más serio y elitista que el de “cómic”, pues se aplica ahora a casi a todo.

¿Qué aporta la novela gráfica al estudio de la historia? ¿Cómo se debería trabajar?

A estas alturas del siglo XXI no debería ser necesario poner de manifiesto la importancia del cómic. No digamos ya de la narración gráfica que per sé puede tener milenios de historia. Y no me refiero a la importancia del cómic por sí mismo, sino la importancia del cómic en la cultura, en el arte, en la sociedad… en muchos ámbitos que, por tanto, afectan a los estudios de humanidades. No debería ser necesario, pero lo es. Ocurre con otras artes como el cine o la fotografía, que parece que es necesario reivindicarlas de vez en cuando en el ámbito académico.

Estudiar el cómic, sus implicaciones, sus influencias, sigue siendo algo no sé si marginal pero sí minoritario. Siguen existiendo reductos de pensamiento que considera la historieta como un mero entretenimiento infantil, algo poco serio, por debajo de la literatura y del arte, cuando algunos de los mejores artistas de nuestro tiempo han dedicado parte de su trabajo a la narración gráfica, cuando existen textos de historieta que han merecido el Pulitzer o cuando son incuestionables las influencias entre el cómic, el cine, la pintura, la literatura y los videojuegos, por ejemplo. Al cómic y a los videojuegos les está costando mucho más salir de las habitaciones juveniles para entrar en las universidades.

Sin embargo, los videojuegos, el cómic, la televisión, el cine, la fotografía, la literatura, la pintura, la escultura, la arquitectura y otras muchas artes o manifestaciones sociales tienen importancia en la historia: la tienen como objeto de estudio, la tienen como manifestación cultural del momento histórico y la tienen como agentes históricos, es decir, como elementos que influyen, condicionan, incluso determinan la historia. El cine, la televisión y los videojuegos en nuestros días, por la fuerza que tienen los mensajes audiovisuales, por su extensión geográfica, social y cultural, por el número de horas que afecta a las personas, tienen una importancia capital; y la historieta ha tenido una influencia cultural, informativa y propagandística similar en algunos lugares y momentos de la historia.

El cómic hace uso de la historia. Tanto el uno como la otra se construyen en la dimensión temporal. Y, si se fijan en un hecho histórico, ambos lo reconstruyen.

Siguiendo algunos de los apuntes que, por ejemplo, Marc Ferro nos explica para el cine, podemos decir que, en primer lugar, un historiador puede estudiar la historia del medio gráfico, esa en la que el propio cómic, la historieta, se convierte en objeto de estudio histórico.

También se puede hacer una lectura histórica de los tebeos, cómics o novelas gráficas. Éstas se convierten así en documentos históricos. Este sería el papel que el cómic (y no sólo el de género histórico) jugaría en el conocimiento del pasado reciente. En este medio de comunicación artístico, desde los testimonios o autobiografías narrados en formato gráfico, que nos ofrecen una visión personal acerca de ciertos hechos, hasta las historietas de ficción, que aportan información sobre el contexto en el que se desarrolló el producto, nos servirían de documentos históricos.

Se puede hacer, además, una lectura gráfica de la historia; es decir, se puede elaborar un discurso histórico mediante los medios expresivos, narrativos y estéticos del cómic, y convertir así la historia en el discurso central del hecho historietístico. Esta «visión gráfica de la historia» quizá no tenga tanta importancia como tiene la «visión cinematográfica de la historia», pero podría llegar a ser de suma importancia si el desarrollo gráfico y su impacto en las masas hace que para muchas personas el único acercamiento a determinados hechos históricos sea a través del cómic o del manga (adaptaciones sencillas de hechos complejos como el 11S o de sucesos como la segunda guerra mundial o de obras literarias o filosóficas). Pensemos que estamos ya en un entorno educativo en el que cuesta obligar a leer obras no adaptadas y en el que muchos alumnos de secundaria se acercan a los clásicos a través de sus versiones en cómic o manga. Por eso cobra especial importancia esta otra vinculación:

El cómic se puede convertir en agente de la historia. O dicho de otro modo: el cómic podría cambiar la historia cuando sea a la vez documento y acontecimiento.

En tu labor como profesor, ¿te apoyas en esta literatura? ¿Cómo incluyes la literatura general, no sólo la novela gráfica, en tu función docente?

Por supuesto, hay que animar siempre que se pueda a las alumnas y a los alumnos a leer. Y cuando son reacios, el cómic puede servir de puente para acercarles a los libros; en primer lugar, por el contacto físico con el formato de papel; pero también, en el caso de las adaptaciones gráficas de clásicos, porque pueden animar, al ser formatos tan diferentes (no como las versiones reducidas que se vendían antaño) a leer luego la obra original. Siempre recomiendo cómics intentando conectar con los alumnos a través de los animes japoneses o las series de ficción animadas que les gustan, pero no resulta nada fácil conseguir que un alumno considere a un señor con la barba blanca figura de autoridad en términos de ocio adolescente.

¿Crees que el profesorado, de todos los niveles, usa de un modo adecuado las posibilidades o los recursos que aporta esta literatura? ¿Qué se podría mejorar?

No me siento capacitado para dar yo lecciones a nadie, pero tengo la sensación (y esto lo he visto más como librero que como profesor) de que los profesores tendemos a recomendar una lista de libros fija que guardamos en un papel amarillo de hace diez o quince años y que no solo no estamos al tanto de las novedades del panorama editorial, sino que no tenemos ni idea de qué es lo que leen o quieren leer los adolescentes de ahora. Algunos se han leído series de manga de cientos de libros en pocas semanas, pero pensamos que no leen porque no se quieren leer Fray Perico y su borrico. Llegan padres a la librería solicitando libros de lectura obligatoria que se descatalogaron hace diez años. Es responsabilidad de los docentes estar al tanto de las novedades editoriales en su campo y de los modelos de lectura de los alumnos a los que imparten clase.

Por último, atrévete con alguna recomendación.

Esta respuesta puede resultar un despropósito por lo abierto de la pregunta, pero en fin… Si tuviera que recomendar cómics iniciáticos para cualquier edad para gente que no se anima a leerlos, elegiría Persépolis, de Marjane Satrapi; Maus, de Art Spiegelman o Paracuellos, de Carlos Giménez. Si tuviera que iniciar a mis hijos en la narración gráfica desde la infancia, elegiría las colecciones de la editorial Mamut para a partir de 3 años (sin texto, que desarrollan la imaginación), y para primeros lectores, como la serie de divertidas aventuras de Superpatata de Artur Laperla. Si tuviera que recomendar un primer cómic a niños que ya leen bien elegiría Pequeño vampiro, de Joann Sfar, un poco gamberra, tierna, divertida y escatológica. Si tuviera que elegir cómics para adolescentes les recomendaría la serie Solos, de Bruno Gazzotti y Fabien Vehlmann, una distopía postapocalíptica en la que desaparecen los adultos de un día para otro y los niños deben organizar la sociedad, o la serie Fullmetal Alchemist, de Hiromu Arakawa, una ficción steampunk con connotaciones filosóficas. Si quisiera animar a los alumnos de secundaria a acercarse a los clásicos de la literatura, la filosofía, la política o la economía, les recomendaría leer cualquiera de los títulos que la Editorial La Otra H de Herder ha publicado en castellano de la editorial japonesa East Press y que incluye excelentes adaptaciones al manga de obras como El anticristo de Nietzsche, El capital de Marx, El paraíso perdido, de Milton, El Quijote, de Cervantes o La riqueza de las naciones, de Smith. Por último, os voy a recomendar un cómic histórico: Dr. Uriel, de Sento y varios cómics imprescindibles realizados por mujeres: Estamos todas bien, de Ana Penyas; Nidos, de Maite Gurrutxaga y la compañía Dejabu Panpin Laborategia; Fun Home, de Alison Bechdel; Mi experiencia lesbiana con la soledad, de Kabi Nagata; Rosalie Blum, de Camille Jourdy y El azul es un color cálido, de Julie Maroh.

Los 300 espartanos y las Termópilas, una reseña de una ensoñación atribulada

Por Fernando Escribano Martín (UAM)

300 es un cómic con guion y dibujo de Frank Miller y color de Lynn Varley, editado (por Diana Schutz) en 1999 como edición limitada. Ampliamente premiado, y con su versión cinematográfica, cuenta la batalla de las Termópilas desde la perspectiva de Leónidas a través de un lenguaje expresionista que no parece que pretenda reflejar ninguna verdad histórica, aunque está claramente versado en la versión de la historiografía griega de aquellos hechos, seguro que mucho menos trascendentes desde el punto de vista persa.

Está dividido en cinco capítulos. Presenta a menudo una sublimación del cuerpo y del espíritu espartano, tanto, que se llegan a confundir valores y hechos, en una amalgama de sangre e ideas que son más una ensoñación que una narración histórica. Siguiendo los capítulos podemos ir viendo el lenguaje utilizado y la exaltación de los instintos que se muestra.

Capítulo 1. Honor. Es una elegía al mito espartano. Dilios cuenta la historia de Leónidas solo ante el lobo, de niño, y cómo regresó hecho el rey que hoy es, abrigado en la piel del que le había querido matar. Grecia, “es la única esperanza de razón y justicia que le queda al mundo”, y está amenazada por una bestia, Persia. Esta ha sido siempre la versión griega de los hechos, aquí no hay sorpresas.

Pero vuelve a la visita de los embajadores persas, que son menospreciados desde un primer momento, que vienen a pedir el agua y la tierra, es decir, la sumisión. Los embajadores son eliminados, en el pozo, una afrenta divina en aquellos tiempos. Por mucho que se diga lo contrario en todo el cómic, la indignidad no está en los persas, algo no se ha entendido.

Capítulo 2. Deber. Leónidas está deseando morir, y que mueran sus espartanos. Se muestra el engaño del oráculo de los éforos, deformes, huraños, ávidos de oro… pero ¿dice la verdad? Esparta caerá. Las oráculos son meras prostitutas, es una tergiversación de todo, hay una sublimación masculina y joven. Leónidas decide saltarse el oráculo, las normas y marcha al sacrificio. Se va con los deberes hechos, representa a la razón frente a las tradiciones, engaña para no enfrentarse, deja a su mujer embarazada, y ella se despide con la fórmula de las madres espartanas: “vuelve con tu escudo o sobre él”. El escudo, como hoy el rifle, ni se abandona ni se pierde, mejor muerto. La sublimación de la guerra.

Se dice que siete mil soldados ciudadanos griegos (entre ellos 300 espartanos) marchan en pos de los millones de esclavos persas. La democracia y la razón marchan hacia la boca del infierno. Entrega. Y llegan a las Termópilas. Los persas mueren en el mar. Solo Leónidas sabe que van a morir todos. Lo tenía pensado desde el principio, y es el que manda.

Capítulo 3. Gloria. Los soldados de Jerjes son esclavos, los griegos ciudadanos, como en la Revolución Francesa. Está dicho, pero es importante. Efialdes es un espartano deforme que debería haber muerto de niño y quiere ser hoplita. Conoce el camino para llegar a la retaguardia, y le advierte a Leónidas pero, ay, viene rechazado. El ejercito persa, tan numeroso, en su avance es un terremoto, y solo les resiste una falange hoplita, espartana, el resto de los griegos son aquí accesorios.

Capítulo 4. Combate. Sorprende, y emociona, el orden hoplita frente al desorden persa. Los cuerpos desnudos, musculosos y blancos frente a los oscuros, feos y rocambolescos soldados persas. Al principio, casi solo mueren ellos, y mal. Los espartanos se enfrentan a cuerpo, los persas lanzan flechas y lanzas, cobardes. Barbaros que aúllan, de toda Asia.

Jerjes, el gran rey, un ser inquietante, cubierto de oro, quiere hablar con Leónidas. El persa es el arrogante, el griego, no. La noche llevará un ataque de unos enmascarados (parecen ninjas, dicen ser los Inmortales, la guardia de élite del rey de reyes), que son atrapados en dos frentes: el triunfo de la inteligencia frente a la arrogancia. Se habla de la derrota persa en el mar y de medas y escitas levantándose en el interior del ejército persa… falsas esperanzas.

Capítulo 5. Victoria. Efialtes se entrega desengañado al persa y le habla del camino que lleva al desfiladero. Se evoca en el descanso de la noche la batalla de Maratón. Una vez sabida la traición, y la huida de los focios, rodeados por los Inmortales, del camino que defendían, la retaguardia está abierta, y los espartanos, o huyen, o se rinden, o mueren, y esa es su victoria para Leónidas. Los intentos de rendición hacia los espartanos son ridículos (tanto, que lo son en sí mismos en el cómic). De nuevo se mata al mensajero, es una figura sagrada, no hay honor en ello, el escribiente no ha entendido. Se llega a herir a Jerjes, en la distancia, por arrogante, por cobarde.

Mueren todos los espartanos en una orgía de sangre y de desenfreno. Se deja dicha la frase que escribió Heródoto que está escrita como recuerdo de lo que allí pasó.

Que el episodio de las Termópilas, como cuenta Dilios, sirvió tanto para la supervivencia de Grecia entera, tildada de país y nación, que es mucho tildar, es más que discutible. Pero, desde luego, es lo que quisieron cantar los griegos, que sobre estos mitos montaron una idea de supervivencia, quizá hasta de nacimiento de una nación, de la que hicieron embajador hasta al macedonio que unos años después les dominó, y que, frente al horror y al caos oriental, es la que siguen recreando tantos, también los autores de este cómic expresionista, que por otra parte es lo único que muchos conocen de aquella historia que, inventada o no, se hubo de dar.

P.S. Usos didácticos. Independientemente de la verdad histórica más o menos presente en el cómic, es obvio que su lectura da para trabajar muchos aspectos en clase, por ejemplo: ¿Cómo estaba organizado el ejército persa? ¿Quién lo componía? ¿Cómo se gobernaba el Imperio persa? ¿Qué era una satrapía? ¿Y un sátrapa? ¿Cómo era la política griega a finales del siglo V a.C.? ¿Cómo se gobernaba Esparta? ¿Quién formaba su ejército? ¿Qué era Grecia en este tiempo?

Y sobre todo ¿qué hubiese pasado si los persas ganan las guerras médicas?

La posguerra española en la novela gráfica: El Solar y Cuerda de presas

Por Ana de la Asunción Criado (UAM)

La historia reciente de España es uno de los periodos que más interés suscita entre el estudiantado, afirmación que podría hacerse extensible a toda la historia del siglo XX. Las variantes didácticas que contribuyen a fomentar el interés por estos años son múltiples, del mismo modo que son muchos los ejemplares de novela gráfica ambientados en este espacio temporal. En esta ocasión se han seleccionado dos publicaciones que relatan la posguerra española desde dos perspectivas diferentes, El solar y Cuerda de presas. Ambos recrean los complejos años que la sociedad española atravesó tras el fin de la guerra civil y la instauración de la dictadura franquista. El primero de ellos centra su argumento en la Barcelona de finales de los años cuarenta y no solo entremezcla la historia nacional con el contexto internacional, también da cabida a personajes clásicos de los cómics de la época como Carpanta, de este modo efectúa un pequeño homenaje a la cultura y tebeos de la época, sin perder su característico humor. El segundo, Cuerda de presas, toma como epicentro las cárceles de mujeres franquistas, a través de once historietas recupera los sujetos olvidados durante años, las mujeres, y la represión que estas padecieron a manos del régimen dictatorial; sin perder de vista las consecuencias extensibles de dicha represión a los niños de las presas.

Ambos ejemplares son el complemento perfecto para conocer la realidad española del primer franquismo. A través de El Solar desde un ambiente más distendido y con relatos del día a día de un superviviente republicano y con Cuerda de presas mediante un acercamiento a los sufrimientos que miles de mujeres padecieron bajo el yugo de la represión. Las dos publicaciones sirven de recuperación de la memoria histórica, mientras se dirigen a un público mucho más amplio del que podrían alcanzar otro tipo de formatos académicos. Sin embargo, la rigurosidad de estas novelas gráficas no varía con respecto a la de otros ensayos. Este es uno de los motivos por el que se convierten en un recurso didáctico de gran valor para emplearlo en las clases de historia –ya sea a nivel de la enseñanza secundaria obligatoria o universitaria–. Los relatos, en muchas ocasiones, provenientes de la historia oral, sirven como explicación introductoria en el aula a dicha metodología.

Los temas que permiten abarcar los dos títulos seleccionados son muy amplios, al mismo tiempo que ofrecen la integración de todos ellos, siempre entendiendo la historia como un compendio de circunstancias políticas, sociales, culturales y económicas inseparables. Esta interrelación que se extrae de un modo extraordinariamente sencillo a través de su lectura, no siempre se logra con otro tipo de recursos didácticos y que, en ocasiones, ni siquiera aparecen en los tradicionales libros de texto, como pudieran ser los campos de trabajo franquistas o los españoles exiliados que sufrieron el terror de los campos nazis.

La lectura de El solar y Cuerda de presas, no solo permitirá a los alumnos conocer la historia reciente de España, sino que además los introducirá en expresiones y vocabularios propios de la época con explicaciones sobre los mismos, lo que hace su lectura mucho más asequible y amena. Los recursos empleados por los autores son diferentes en ambos casos, lo que también contribuye a conocer los distintos tipos de recursos propios de la novela gráfica que tratan de despertar diferentes emociones en el lector a través de los dibujos y sus viñetas. Mientras que Alfonso López opta por utilizar el color para reflejar la Barcelona de 1947, Fidel Martínez opta por los claro-oscuros del blanco y negro para retratar la crudeza de la represión franquista.

Un ejercicio recurrente en el aula a partir de su lectura sería elaborar un ensayo de la historia de España durante los primeros años del franquismo. Un relato en el que cabría pautar al alumnado ciertos contenidos como las políticas de autarquía en el plano económico, el aislamiento internacional en lo que se refiere al contexto internacional, las características del régimen surgido tras la sublevación de 1936 aglutinado bajo el ideal católico y falangista, las políticas represivas como método de control social y la pobreza extendida por todo el territorio español como consecuencia de la guerra con todas sus consecuencia tales como el estraperlo, las cartillas de racionamiento, el hambre o el exilio. Este tipo de actividades deben de estar perfectamente dirigidas por el profesor y deben de ser explicadas en detalle antes de la lectura del material recomendado. Sin lugar a dudas, un método mucho más práctico y atractivo para los alumnos que la entrega de unos apuntes con todos estos epígrafes elaborados por el profesor. 

García, Jorge y Martínez, Fidel. (2017). Cuerda de presas. Bilbao: Astiberri.

López, Alfonso. (2016). El solar. Barcelona: Ediciones La Cúpula.