Archivo por meses: febrero 2021

Cuando la historia se hace dibujo: estudiar la historia a través de obras ilustradas como Maus y Hitler

Por Víctor Gómez Ingol / victora.gomez@estudiante.uam.es

La Segunda Guerra Mundial legítimamente es el tema que más se ha abordado dentro de la historia universal, ríos de tinta se han escrito respecto al tema y el arte secuencial no iba a ser ajeno a esta realidad. Tanto el cómic como el manga han demostrado un cierto grado de madurez, en sus páginas ya no encontramos solo las típicas historias heroicas o de fantasía sino que van a aparecer historias con un corte más realista y biográfico. De esta máxima beben Maus y Hitler, dos obras que muestran que la historia como disciplina puede ser partícipe de esta dinámica visual, como si estuviéramos contemplando un libro de historia ilustrado, un documental en blanco y negro que no solo está al servicio de una historia general. Por un lado tenemos las memorias de un superviviente del Holocausto y por otro la historia de cómo un hombre mediocre consiguió convertirse en el “mayor enemigo de Europa”. Dos historias paralelas en el marco temporal, la historia del verdugo y de los condenados tratado de forma independiente y sin entrar en ninguna especie de juicios de valor. No se trata de mostrar al lector/espectador historias plagadas de prejuicios, ambos autores quieren acercar a un público más general partes de ese gran suicidio europeo que supuso el conflicto mundial.

Art Spiegelman, el creador de Maus, busca reivindicar la importancia de la memoria, quiere hacer eco de todas esas historias de sufrimiento que habían sido invisibilizadas. Es la historia de un padre que ha tenido que superar sus miedos y debilidades con el fin de sobrevivir. Toda una serie de imágenes que todavía siguen vivas en su mente y que son recogidas por su hijo y autor para hilar una historia que nos muestra como los judíos van sobrellevando toda una serie de acciones efectuadas por los nazis. A fin de quitarle hierro al asunto a un tema tan complicado se nos presenta un abanico de personajes con características animales. Este animalario responde a un motivo concreto y no se trata de representar a los judíos como ratones o a los alemanes como gatos sin más. Todas estas representaciones y otras que vamos descubriendo según nos vamos sumergiendo en  la obra responden a un valor biológico-histórico. Tenemos muy asentado la idea del gato y el ratón como enemigos irreconciliables. Esta rivalidad se desarrolla a raíz de la cadena alimenticia en donde el gato da caza al ratón y este intenta escapar de cualquier forma para no morir. Este es el símil que recoge la obra, de cómo los judíos tienen que ingeniar mil formas de huir, de escapar de ese aciago destino que es el infierno en la tierra. Además, si nos basamos en los discursos y la propaganda nazi no es tan descabellada la comparación de los judíos como ratones. Como en cualquier historia sobre el Holocausto no podría faltar tratar el tema de Auschwitz. Art nos introduce en este mundo de pesadilla, como va siendo una dinámica en la obra, a través de las vivencias. Nos hace participes de una realidad que a veces es ajena a nosotros o que incluso queda oculta tras la alambrada de toda esta maquinaria de la muerte. Toda esta odisea y forma paralela se nos muestra la relación de un padre y de un hijo, que puede dar la sensación de una desunión de ideas y nos solemos identificar más con el hijo que con el padre. Sin embargo, hay una realidad que no se entiende y es que la construcción de la personalidad de cada uno de los personajes ha sido condicionada por determinados eventos. Hay marcas que por mucho que se quiere no se olvidan.

En relación al tema del Holocausto que nos describe la obra anterior se nos muestra la biografía de la cabeza visible del partido nazi, Adolf Hitler. La historia ya se ha encargado de dotarle de los peores adjetivos posibles y es difícil acceder a su vida de una forma neutral. Shigeru Mizuki nos presenta en su manga al hombre detrás del cargo, nos enseña ese largo camino de maduración desde ese artista frustrado con grandes sueños hasta su alzamiento como Führer de una gran nación herida. Da humanidad a un “villano histórico”, Hitler no es un ángel que ha venido a salvar Alemania de la catástrofe como dejo entrever El triunfo de la voluntad (1935), ni tampoco es ese demonio que representaba lo peor que podía ofrecer la humanidad. Shigeru construye un relato “limpio”, en el que se ven tanto las virtudes como defectos de un personaje que es un ser humano. Va recorriendo todos aquellos hitos importantes que marcaron la vida de esta figura histórica y para no alimentar ninguna polémica el tema de Auschwitz se deja al margen. Y precisamente por esto funciona la obra, se limita a narrar unos determinados hechos para poder entender las circunstancias y motivaciones que llevaron a la persona a actuar de una determinada forma. Para poder efectuar este propósito de  forma plena el autor se basa en un buen número de referencias bibliográficas e incluso antes de empezar el relato propiamente dicho nos presenta a toda una serie de personajes que influyen en la obra.

Maus y Hitler son dos obras  que muestran la realidad de una época y que buscan hacerse un hueco en el modo de contar la historia. Ambos relatos se construyen a través de obras, documentos, experiencias y se plasman de forma visual incidiendo en que cualquier medio puede emanar historia.

Los procesos de descolonización y el anti-belicismo en Corto Maltés

Por Luis Berrocal Maya / Luis.berrocalm@estudiante.uam.es

La saga Corto Maltés conforma una de las más célebres producciones del cómic europeo y su autor, Hugo Pratt, es el principal exponente de la historieta italiana. Las experiencias que vivió desde niño tuvieron un papel protagonista a la hora de articular el pensamiento que llevó a la creacción del famoso aventurero. En 1937, siendo muy joven, se mudó a Etiopía, que había sido ocupada por el régimen de Mussolini. Aquí, su padre perteneció a la policía que debía reprimir a los independentistas abisinios. En este periodo, el autor desarrolló una fuerte defensa del internacionalismo, así como un espíritu romántico dado a la aventura. Este trasfondo, el respeto hacia todo tipo de culturas, resulta un icono de su obra (Alcantarilla 2014: 45).

El personaje de Corto Maltés, de quién publicó hasta 29 historietas, no surgió hasta 1967, con La Balada del Mar Salado. De esta manera, su protagonista se conformó como el alter ego del autor. Se presenta un personaje egocéntrico e impasible, pero que a la vez se rodea de un aurea caballeresca y heroica, pues Corto es una mezcla entre un galán centrado en sí mismo y un pirata marcado por valores humanitarios.  El personaje es fruto de la imaginación del autor, pero este lo introduce en un contexto histórico. En concreto, se desarrolla en una época marcada por el Colonialismo y la Gran Guerra. Por ello, sus publicaciones resultan especialmente interesantes para analizar, por un lado, estos dos procesos, y, por el otro, cómo fueron entendidos desde el contexto en el que el autor escribe.

Hugo Pratt vivió la Segunda Guerra Mundial. En sus inicios, fue enrolado en el ejército y, en 1943, tuvo que abandonar Etiopía. Su padre fue capturado por las tropas francesas y acabó falleciendo, por causas naturales, en un campo de prisioneros pocos años después. Por su dominio del italiano y del inglés, en 1944, fue interprete para los Aliados. Por lo tanto, su vida estuvo muy marcada por este trasfondo militar. En la obra, lo que él hace es deslocalizar este conflicto a una etapa anterior, a la Gran Guerra, donde puede llevar a cabo la misma crítica hacia la sociedad occidental.

Las Guerras Mundiales y sus secuelas transformaron las relaciones entre las colonias y sus metrópolis (Tafunell 2005: 287; Aránguez 2017: 36-37). Por ende, la narrativa de Corto Maltés fue construida bajo las premisas de la crisis de la modernidad y del eurocentrismo tras la contienda, así como por la puesta en duda de su orden político, económico y social. Esto supone el resquebrajamiento del imperialismo y del concepto de superioridad que se atribuían los europeos, partiendo de los propios nativos de las colonias en los que se fue asentando el nacionalismo y la voluntad de autogobierno (Alcantarilla 2014: 82).

De facto, Pratt aborda las bases de estos incipientes procesos en el Periodo de Entreguerras. Pongamos de ejemplo el personaje de Cráneo, uno de los piratas al mando que acompañan a Corto Maltés durante La balada del mar salado (1967). Él muestra cómo aquellos nativos más inmiscuidos en las dinámicas occidentales, que son conscientes de sus contradicciones, manifiestan con mayor notoriedad una opinión contraria a las metrópolis. En una de las conversaciones con el protagonista comenta:

Escucha, Corto: desde que los blancos habéis venido a estos mares, las cosas van de mal en peor… vuestra presencia ya es inevitable. Lo que no admito es ver a mi gente mezclada en vuestras guerras… estáis consiguiendo que los melanesios se sientan unidos por primera vez […] Llámalo nacionalismo, pero ya va siendo hora de crear una gran patria melanesia (Pratt 1957: 151).

Este diálogo muestra el desarrollo de dos factores fundamentales en su contexto. El primero de ellos es la comentada descolonización, pero esta tuvo especial relación con otro proceso crucial en la Historia actual, el surgimiento de los nacionalismos en África y Asia (Aránguez 2017: 32). Ambos conceptos dependieron el uno del otro porque una buena parte del nuevo modelo identitario indígena se construyó en oposición a los invasores. Por lo tanto, la nación, un término del imaginario moderno occidental, fue asimilada por las poblaciones nativas y usada para oponerse a las potencias europeas.

Sin embargo, el anticolonialismo no es la única característica que se discierne en la deconstrucción de Corto Maltés, pues esta plasma, también, el anti-belicismo del autor. El trasfondo de la Gran Guerra es una constante en todas sus historietas. Incluso cuando aún no había empezado, se muestra como una realidad inminente y aceptada por los personajes (Pratt 1967: 55). No obstante, pese a que Corto continuamente se ve involucrado en conflictos, que son el telón de fondo de la narrativa, él siempre expresa su desdén hacia ellos. De esta manera, conviven dos visiones. Una de ellas se oculta al lector, pero subyace en todas las historias: la concepción romántica de la guerra, que se aprecia en el gusto por los uniformes y en ciertas escenas heroicas. La otra es mucho más explícita: la repudia del conflicto. Corto Maltés no entiende la motivación de una contienda entre naciones, que se lleve por delante la vida de miles de personas. Así, se pretende plasmar cómo los distintos beligerantes se enmarcaron en un proceso horrendo que les superaba, la guerra.

En definitiva, lo que plantea Hugo Pratt no deja de ser una visión histórica marcada por su espacio y tiempo. Unas premisas sociales organizan su discurso. Por ejemplo, no puede ser desprendido del imaginario de los Derechos Humanos, que son una creación occidental de la contemporaneidad (Artola y Pérez Ledesma 2005: 39). Sin embargo, la proyección que el autor hace de ellos deriva en el respeto hacia otras formas de comprender el mundo y no en la imposición sobre ellas. Esta es una de las principales características de Corto Maltés y, en mayor o menor medida, Pratt es consciente de esto. Así lo muestra, por ejemplo, en Las Helvéticas (1987), cuando un tribunal de personajes históricos pretende juzgar a Corto, pero su abogado indica que él ha actuado desde la lógica de los Derechos Humanos, y no desde cualquier otra visión que pudiese imperar en el pasado.

Bibliografía

Alcantarilla, F. J. (2014): El siglo XX en viñetas: relaciones internacionales y humanismo en el cómic europeo, Tesis doctoral, Ripol Carulla, S. (dr.). Barcelona: Universidad Pompeu Fabra.

Aránguez, J. C. (2017): “El factor nacionalista en el proceso descolonizador afroasiático de mediados del siglo XX”, en Ferrer González, C. y Sans Molas, J. (coords.), Fronteras Contemporáneas. Identidades, pueblos, mujeres y poder. Actas del V Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea. Volumen 2. Barcelona: Departament d’Història Moderna i Contemporània de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Artola, M. y Pérez Ledesma, M. (2005): Contemporánea: la Historia desde 1776. Madrid: Alianza.

Pratt, H. (1967) [reedición de 1997]: La balada del Mar Salado. Barcelona: Norma.

Pratt, H. (1987) [reedición de 2007]: Las Helvéticas. Barcelona: Norma.

Tafunell, X. (2005): “La economía internacional en los años de entreguerras (1914-1945)”, en Comín, F; Hernández Benítez, M. y Llopis Agelán, E. (coords.), Historia económica mundial: siglos X-XX. Barcelona: Crítica.

Las olivas negras (Kraken, 2017)

Por Fernando Escibano Martín (UAM)

Las olivas negras es un cómic dividido en tres tomos, realizado por Emmanuel Guibert y Joann Sfar, con colores de Walter. El título original es Les olives noires (2001) y la traducción ha sido llevada a cabo por Carlos López Ortiz. La edición es de Kraken, de 2007.

Está dividido en tres capítulos o libritos, que se incluyen como un conjunto en una caja. La presentación llama la atención, podría haber sido en un solo tomo. Son, desde luego, la misma historia, que queda abierta…

El primer tomo se titula ¿Por qué esta noche es diferente de otras noches? Empieza con una escena en el desierto. El padre de Gamaliel es un hombre muy religioso. Mañana irán al templo a sacrificar el cordero en honor al eterno y en recuerdo de la madre muerta. Muy interesante ver todas las ceremonias desde el punto de vista del menor, que claramente irá creciendo según avance la historia. Y muy interesante también, además de divertido, las dudas del padre y las inquietudes del hijo sobre si aquel haría lo mismo que Abraham.

 Hay una explicación de la Pascua judía a través de las dudas de Gamaliel, que pregunta todo y en su inocencia lo cuestiona todo. Aparece en la historia una vendedora de muñecos, con un hermano celote, que será clave en la trama. Los problemas comienzan con la obligatoriedad de comprar los animales a sacrificar en el templo, a partir de ahí hay una trifulca con los mercaderes que parecen tener todo el poder, como si fueran los sacerdotes, y con la intervención final del ejército romano. Del papel de los comerciantes en el templo se ha hablado mucho, no solo en esta historia gráfica.

El niño se queda aislado y se encarga a dos legionarios (mercenarios galos) librarse de él, término ambiguo, que luego serán buscados por otros legionarios cuando los mercaderes tildan a su padre como líder de la revuelta. Al final, el padre encuentra al niño y a los legionarios, y por no matarlos son tomados prisioneros (Camulos y Cotus). Huyen todos, y buscan refugio en la vendedora de juguetes de barro (Tsiporah). Logan huir de Jerusalén y van al campamento celote de su hermano, Josué, un integrista religioso. Dentro de la celebración de la Pascua, Gamaliel dice las cuatro preguntas, que de hecho vienen explicadas. La conversación con los galos y el juego de idiomas y malentendidos da cuenta de qué piensan, qué dicen y también qué es el Imperio romano y Judea en esta época.

El segundo capítulo se titula Adán Harishon (en hebreo: el primer hombre, tema recurrente en la cábala), que tendrá varias intervenciones claves en el mismo.

Josué es el malo: miserable, cobarde, extremista, aunque también simple. Pone en peligro al pequeño, lo engaña, lo utiliza. Impone sus convinciones a los demás, abandona al niño. En una cueva, Gamaliel habla con Adán Harishon, el primer hombre, plantean reflexiones que no señalaríamos en un niño. Pero los niños hacen las preguntas más difíciles, lo sabemos los profes. Tampoco uno espera los diálogos con las serpientes, donde se pasa de la metafísica a ideas astrales. Llega a ordenar que las serpientes curen a uno de los legionarios que habían picado, y lo hacen. Hablan de la vida, y de la muerte.

El niño huye del campamento, Josué está de guardia y le termina acompañando a Jerusalén a buscar a su padre. Lo hace para ver quién es más valiente, como un crío. Se cuentan sus sueños, y Josué los interpreta. Se encuentran a un grupo encabezado por un profeta, Yeshayahu, completamente distinto en su visión de la religión a Josué.

No comerás el cabrito en la leche de su madre es el tercer libro. Josué envía al niño contra un supuesto romano, que no lo es, es el cocinero de una casa señorial. Como le quita el cuchillo, que ha intentado clavarle, entra en el palacio a buscarlo mientras Josué se queda fuera. El cocinero es Moshé, que le devuelve el cuchillo por indicación de su ama, que le obliga también a enseñarle Jerusalén. Entre tanto se han unido el celote y el profeta. Entran en la ciudad con otro tumulto, la sensación de debilidad romana es absoluta.

Miriam (actriz secundaria en la trama) está con uno de los galos cuando llega Tsiporah, que le pregunta de hombres, y asistirán un parto. Conversación íntima entre mujeres sobre moral, religión y sexo. Aparte, la conversación entre el celote Josué y el profeta en los juegos, marcan de nuevo dos formas de ver Israel y su papel en la historia. Entre tanto, Gamaliel se mete con los enanos dentro del foso, como un gladiador más. El cocinero encuentra al niño y hablan de cocina kosher, de las reglas kosher, con más o menos grado de involucración, y con distintas explicaciones sobre su justificación o explicación. Es un debate eterno.

El final es abrupto, como si quedase abierto a continuar en otra publicación. Hay una revuelta, el niño sale con los enanos a contenerla, y termina rezando shema Israel (una de las principales plegarias judías) shema Israel, shema Israel

El spoiler es absoluto, pero esto es una reseña. En el libro, claramente abierto a la continuación, se narran rituales y contrastes de la sociedad hebrea, con autocrítica y humor, dejando a la vista contradicciones y modos de entender la religión y su visión, en los tiempos de Judea y el Imperio romano y por ende cuando se escribe, ahora. El humor y la inocencia del niño es la mejor vía para hablar de todo, y para exponer una interpretación de un mundo que no es monocorde, que nunca lo ha sido, desde la historia que se cuenta hasta hoy mismo, esta es también la grandeza de esta novela gráfica.

A partir de este planteamiento, y en una clase de historia, podemos utilizar la fuente para plantear y estudiar varios temas:

  1. Análisis de las sectas y credos judíos, rituales, interpretaciones… también del papel de los sacerdotes y del Templo en la religión y en la sociedad judías.
  2. Composición del ejército romano, y su papel en la tierra conquistada, como institución, pero también sus componentes.
  3. Israel, Palestina, Roma…
  4. Lenguas que se hablaban en el Imperio romano, por quienes.
  5. Creyentes y no creyentes: judíos, cristianos, romanos.

Las posibilidades son muchas. La historia que se cuenta ha de ser analizada en su contexto político y cronológico, los enfoques de análisis son muchos, hay que elegir y plantear el modelo para realizarlo.