Archivo por meses: marzo 2021

Jornada abierta de ‘Visualidades enfrentadas’ (11/5/2021, en línea)

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Sin embargo, los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.

Violencia y conflicto político a partir del caso de Sendero Luminoso. Una lectura desde las páginas del cómic ‘Rupay’

Por Francisco Javier Morales Aguilera / franciscoj.morales@estudiante.uam.es

En 2008, Alfredo Villar junto a Luis Rossell y Jesús Cossio publicaron el libro Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984.[1] Utilizando un número amplio de fuentes tanto documentales como periodísticas, los autores reconstruyen en clave de comic histórico diversos episodios del conflicto que enfrentó a Sendero Luminoso con el Estado peruano en la década del ochenta. Como se sabe, dicha guerra dejaría un saldo de casi 70 mil muertos a lo largo de esos años además de cuantiosas pérdidas materiales.

A través de sus historias, Rupay (que en lengua quechua significa fuego o calor) describe tanto la particularidad de este conflicto como así también fenómenos y dinámicas que pueden extrapolarse a una realidad más amplia. Es decir, los autores de este texto graficaron, implícitamente, además de la problemática particular vivida en el Perú, ciertos trazos de la historia más trágica de la región latinoamericana. Un primer elemento en donde queda reflejada esta situación se refiere al surgimiento de la insurrección guerrillera, temática que ha sido transversal en este continente a lo largo de diversas etapas, siendo los años sesenta y setenta uno de los periodos más fructíferos en este sentido. Aunque el caso de Sendero Luminoso no proviene de la vertiente cubana que tanto impulso dio a la lucha armada en el continente, algunas referencias e imágenes presentes Rupay nos entregan ciertos elementos que conectan distintas realidades y experiencias de este fenómeno. La interacción entre los espacios urbanos y rurales, por ejemplo, es un elemento importante al enmarcar el escenario sobre el cual se libraba la lucha armada entre distintos actores. Si bien la sierra andina nos muestra paisajes y accidentes geográficos particulares, su composición no difiere ostensiblemente de otros lugares del continente en donde también surgirían grupos guerrilleros.

Los actores, en tanto, también constituyen un elemento de transversalidad histórica que termina por materializarse en Perú y América Latina casi de la misma forma. Ya sea desde la composición de quienes se sumaron a las filas de la lucha armada, en funciones dirigenciales o de cuadros (fundamentalmente sociedad civil), hasta quienes representaron el rol de las instituciones o fuerzas armadas. Por último, las consignas enarboladas por Sendero Luminoso, a pesar de su procedencia maoísta, no diferían en lo fundamental de un acervo revolucionario que fue bastante común a diversos grupos y culturas políticas del periodo.

Un segundo elemento de clara transversalidad regional es el rol del Estado latinoamericano. En el caso de Rupay se le muestra como una figura históricamente ausente o dormida, sobre todo en espacios alejados de los grandes centros urbanos. Hasta cierto punto, esta situación mostraría una ventaja estratégica para aquellos movimientos que deseaban iniciar el camino de la lucha armada, pues los ojos vigilantes del Estado no parecían observar ni detenerse en lugares tan alejados. Sin embargo, cuando la lucha guerrillera alcanzó cierta envergadura, la respuesta de las instituciones estatales siguió un patrón más o menos común en casi todo el continente. Este se caracterizaría por una respuesta represiva que a través del despliegue de la fuerza militar intentará contener, o derechamente liquidar, los focos de insurrección que habían aparecido. Se trata de un conjunto de prácticas de vieja data en la región, las que han sido responsables de un porcentaje importante de la violencia que se ha decantado en diversos países. Desde este punto de vista, Rupay nos muestra con notable claridad dos momentos de la actuación estatal latinoamericana sintetizados en torno al binomio ausencia/presencia.

El tercer elemento  transversal es el papel que han jugado ciertos grupos sociales, sobre todo sus componentes más desposeídos y marginalizados, como entes históricamente castigados por violencias excluyentes y arbitrarias. Se trata de segmentos (como campesinos, mujeres, pobladores o niños) que han estado en el centro de diversos conflictos armados, constituyéndose en blanco fácil de los abusos y prácticas represivas provenientes desde distintos actores. Los eventos que grafica Rupay, como asesinatos y matanzas indiscriminadas ocurridas en la sierra del Perú, no difieren en lo fundamental de otros episodios de similar naturaleza verificados a lo largo y ancho del continente. Mirando esta problemática desde un ángulo estructural, se podría decir que este tipo de violencias tiene como uno de sus denominadores comunes la vulneración y ultraje de los cuerpos y, al mismo tiempo, su invisibilización. Esto quiere decir, que las prácticas más recurrentes de represión, como la tortura o las ejecuciones, se han desplegado a veces con la misma intensidad con la que otras dinámicas han apuntado al ocultamiento de los cuerpos. Como se puede apreciar, esta historia gráfica de la violencia en la primera mitad de los años ochenta no es tan solo una reconstrucción de las coordenadas que determinaron la realidad peruana de ese momento. Su alcance y contenido discursivo nos describe realidades que traspasaban con creces las fronteras del país andino, poniendo un acento especial en el tema de la violencia política. Esta problemática emerge así como un elemento catalizador de acciones tanto individuales como colectivas que se han desplegado en diversos espacios y momentos de la historia de América Latina.


[1] Alfredo Villar, Luis Rossell y Jesús Cossio: Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984, Lima, Contracultura, 2008. Existe una edición publicada en España el año 2016 por la editorial La Oveja Roja.

La realidad en Afganistán a través de ‘Las golondrinas de Kabul’. Una mirada desde dentro

Por Hamed Wahdat Ahmadzada / said.ahmadzada@uam.es

Personalmente suelo ser reacio a películas o novelas gráficas que se basan en acontecimientos políticos, sobre todos relacionados al conflicto actual que se desarrolla en mi país de origen, Afganistán. La razón de mi actitud se basa en que la mayoría de las películas de ficción, donde se incluye el cine de animación, no son un reflejo real y respetuoso de lo que se ha acontecido. A causa del sufrimiento de millones de compatriotas, solemos esperar una mayor honestidad y un franco compromiso cuando se traslada al gran público los acontecimientos de un periodo oscuro y doloroso de la historia de mi país. Es decir, esperamos que se refleje, por lo menos, los hechos con coherencia y veracidad.

Recientemente he tenido la oportunidad de ver la película “Las Golondrinas de Kabul” (2019) de Zabou Breitman y Eléa Gobbé-Mévellec, la cual haciendo uso de los dibujos de acuarelas, proporciona una elegante adaptación de la conocida novela de Yasmina Khadra. La trama principal se centra en la vida de dos parejas, y de su entorno social y económico en la ciudad de Kabul bajo el yugo Talibán. A través de distintas escenas, vemos como sus destinos se entrelazan a través de la opresión y la violencia ejercida por los talibanes. A pesar de las penurias y las dificultades cotidianas, nos podemos percatar que cada uno de los personajes preserva su dignidad y, sobre todo, la esperanza de conseguir alcanzar una vida mejor –si bien es cierto que todos ellos viven dentro de un ambiente de violencia, dolor y desolación.

A mi parecer, esta adaptación, de más de una hora de duración, refleja bastante fielmente el ambiente que vivíamos en aquella época, cargado de una permanente incertidumbre y de temor, donde las restricciones y la falta de derechos estaban a la orden del día. El triste paisaje que daban los edificios destruidos por la guerra nada tenía que ver con el Kabul de un tiempo atrás. La ciudad quedó prácticamente abandonada desde que se produjeron los fuertes enfrentamientos entre las diferentes fracciones de los muyahidines, quienes tras la toma de Kabul en 1992, empezaron a pelearse entre sí por el poder y el control de la capital. Se trató de una lucha mortífera que se llevó por delante las vidas de miles de ciudadanos y que fue la perdida y la destrucción de la mayoría de las infraestructuras del Estado. Fue el inicio de una terrible pesadilla que se pondría aún peor con la llegada de los talibanes al poder en 1996. Fueron vivencias que aún duele recordar.

En el momento que los talibanes conquistaron Kabul, ya era una ciudad en ruinas, llena de escombros, y con personas exhaustas de tantos años de violencia ejercida sin descanso. Los talibanes siguieron con la destrucción física del país que iniciaron los muyahidines, pero a ello se unió su objetivo de demoler mental y moralmente a los pocos que aún quedábamos en la capital, y también en el resto de Afganistán.

Si bien no me siento capacitado de analizar en profundidad las cualidades artísticas y técnicas de la película, como sería la propia edición o la escenografía, en calidad de testigo directo de los acontecimientos vividos en Afganistán durante estos años, puedo decir que la directora consigue reflejar la impunidad reinante de los verdugos que controlaban el país, además de la deprimente situación que vivíamos gracias a su manera de retratar la cotidianeidad de los personajes centrales.

Confieso que el filme me ha conmovido. Debo admitir que, lamentablemente, me ha hecho revivir y recordar las desgracias que nos ocurrieron. El séptimo arte posee el poder de hacernos sentir, de emocionarnos, de hacernos reír y de hacernos llorar. Esta película, mediante los paisajes y las personas retratadas, los diálogos y la intensa trama que va desde su principio hasta el fin, –a mi parecer– logra lo que busca: transportarnos a la dura realidad del régimen talibán.

Actualmente, a más de veinte años de la toma de Kabul por los talibanes, y con la sombra de su regreso al poder, se hace más necesario que nunca divulgar producciones de esta naturaleza. Por mi experiencia personal, considero que nuestro deber es recodar y hacer memoria de la terrible historia que dejamos atrás, para asegurarnos así que no vuelva a suceder. Y si somos capaces, tenemos que esforzarnos, sin dar pasos atrás, para mantener la estabilidad, la seguridad y la igualdad de derechos. Hemos de combatir cualquier tendencia radical que pueda surgir en los distintos rincones del planeta.

Ficha técnica: https://www.filmaffinity.com/cl/film374848.html

Entrevista a Zabou-Breitman: https://www.ecartelera.com/noticias/entrevista-zabou-breitman-codirectora-golondrinas-kabul-59806/

La novela gráfica y el cine como soportes históricos: Los surcos del azar y Días de gloria (indigènes)

Por Paloma Fernández Fernández / paloma.fernandezf@estudiante.uam.es

Los formatos que se pretenden exponer a continuación, a saber, la novela gráfica y el cine, han de tenerse en consideración para el estudio histórico. Mediante el análisis de dichos soportes nos es posible entender los procesos y acontecimientos que se han ido sucediendo a lo largo de la historia. Estas aproximaciones, en conjunto con los trabajos de índole académico, facilitan el estudio del contexto que se nos despliega visualmente. En el caso que nos atañe, el análisis comparativo de la novela gráfica Los surcos del azar, realizada por el historietista Paco Roca (2013), y el filme Días de gloria (indigénes), dirigido por Rachid Bouchareb (2006), da como resultado una visión acertada y crítica de la participación de los soldados extranjeros en la Segunda Guerra Mundial y el olvido historiográfico en el que quedaron sumergidos.

Los surcos del azar nos aproxima a la participación de los españoles republicanos en la lucha contra el fascismo en África y Europa. Para ello, Roca, que se encuentra retratado entre las páginas, nos presenta a Miguel Ruiz, un antiguo soldado que había sido partícipe en la liberación de París según el diario del General Dronne. La historia se desarrolla a través de una serie de entrevistas donde el autor nos ofrece datos históricos que corren bajo el personaje de Miguel. Estos hechos documentados sirven para poner de manifiesto los silencios historiográficos que guardan parte de los trabajos académicos. En otras palabras, queremos referirnos a la exclusión de la participación republicana en la Segunda Guerra Mundial y su olvido en la memoria histórica-colectiva. Roca ha retratado esta idea en la actitud que adquiere Miguel ante Paco en la primera entrevista, desprestigiando su propia participación dentro de los actos, y olvidando con ello su función como sujeto histórico de cambio. Cabe mencionar el uso que hace el autor de diferentes tonalidades con la intención de situar temporalmente al lector. Así, para el pasado el autor aplica color a las viñetas, mientras que, para situarnos en el presente utiliza una tonalidad sepia.

El hecho de que podamos considerar la novela gráfica como un soporte para el estudio de la historia se debe, en primer lugar, a que es un producto cultural de la misma, y, en segundo lugar, a que refleja los procesos de investigación documental realizados por el propio autor/es. Un ejemplo de ello lo encontramos en la figura de Paco Roca, pues este realizó un extenso estudio para efectuar el proyecto aquí expuesto. De la misma manera, también cabe destacar la aportación del historiador Robert S. Coale, el cual nos ofrece una aproximación contextual a los hechos representados en las viñetas al final de la obra. Por tanto, podemos apreciar la utilidad que tiene la novela gráfica para la elaboración de trabajos académicos.

Si al análisis histórico de la novela gráfica le sumamos el examen de otras fuentes artísticas como el cine, el estudio que pretenderemos elaborar se enriquece. Ya bien sea por la temática representada, así como por la mirada que el director implanta en su filme. El uso comparativo de ambas fuentes ofrecen un abanico de preguntas y respuestas que se interrelacionan en armonía con las investigaciones del plano académico.

En el ejemplo expuesto, contamos con la película Días de gloria (indigénes), donde Bouchareb, a diferencia del historietista español, dirige la mirada al ejército colonial francés que cooperó en la lucha contra el nazismo. A pesar de que los protagonistas que se nos ofrecen en la película distan de los de Paco Roca, ambos se desenvuelven en el mismo contexto (Segunda Guerra Mundial) y espacio (África y Europa), lo que permite optar a una visión más amplia de los hechos. La temática por antonomasia del film está relacionada con la crítica social que forja el director entorno al racismo existente en el ejército. Entre las escenas más significativas destaca el discurso de Abdelkader, quien proclama ante sus compañeros la necesidad de una igualdad y fraternidad pareja a la de sus camaradas franceses. Este carácter racial también se puede encontrar en el film  Senderos de Gloria (Stanley Kubrick, 1957), donde se nos ofrece una mínima pincelada de la segregación racial dentro de los ejércitos en el contexto de la Primera Guerra Mundial.  

Como observamos, el análisis comparado de la novela gráfica Los surcos del azar y del film Días de gloria (indigénes), pone de manifiesto, por un lado, la importancia de la participación voluntaria extranjera en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y el olvido histórico-colectivo de los contribuyentes. Por otro, enmarca las diferencias sociales y étnicas de los soldados, y como estas tuvieron efectos disímiles en ambos grupos aunque con elementos comunes. Ya hemos citado la importancia de incluir este tipo de materiales en los estudios académicos, aunque también debemos hacer hincapié en la importancia que tiene el consumo de estas fuentes dentro de las aulas, pues permite ejercer una enseñanza didáctica y fructífera. Asimismo, debemos marcar la trascendencia que este tipo de soportes pueden ejercer fuera de los espacios educativos y académicos ya que permiten acercar la historia a un público mucho más amplio y numeroso.