Archivo por meses: mayo 2021

La novela gráfica en ‘Miradas de Irán. Historia y cultura’ (Catarata, 2021)

La editorial Catarata acaba de publicar el volumen Miradas de Irán. Historia y cultura, coordinado por los coordinadores del proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas’ Fernando Camacho Padilla y José Luis Neila Hernández, junto a Nadereh Farzamnia Hajardovom y Fernando Escribano Martín. La obra ofrece una amplia diversidad temática con aportes de distintos especialistas en iranología, españoles e iraníes, que son parte de las relaciones de la Universidad Autónoma de Madrid con las universidades de Irán. A través de estas contribuciones, los autores analizan aspectos históricos, religiosos, literarios y cinematográficos que ayudan a comprender con mayor claridad el Irán de ayer y de hoy.

Entre los trabajos que componen el volumen se encuentra el texto de la colaboradora del proyecto Elena Pérez Elena, titulado “Marjane Satrapi y la novela gráfica autobiográfica como forma de autoexpresión y denuncia”. En este artículo, Pérez Elena profundiza en la novela gráfica autobiográfica como una forma de denuncia y autoexpresión, que se ha convertido en todo un fenómeno en las últimas décadas, hasta el punto de transformarse en un boom editorial que no deja de crecer exponencialmente.

Para la autora, esta peculiar novela de autor tiende a denunciar una realidad difícil que, por circunstancias históricas, políticas, culturales o personales, el artista quiere mostrar al mundo desde un enfoque diferente y con un lenguaje muy específico: el del cómic. Desde este planteamiento, Pérez Elena reflexiona sobre este fenómeno en la novela gráfica iraní. Concretamente se centra en el caso de Persépolis, obra de la artista Marjane Satrapi publicada el año 2000, entendiéndola como objeto de análisis formal y estético, al mismo tiempo que se concibe como herramienta terapéutica para su autora.

Con este aporte, Pérez Elena continúa su producción en torno a este fenómeno, tras la publicación en 2016 del artículo “Marjane Satrapi. La artista que redibujó Irán“.

Más información

Sally Heathcote: Sufragista

Por Nahima Villalobos Mutter / nahimavm@gmail.com

El cómic creado por Mary M. Talbot, Kate Charlesworth y Bryan Talbot nos transporta a la historia de las luchas por la obtención del voto femenino en Inglaterra a principios del siglo XX, contexto en donde el movimiento sufragista y las mujeres que pertenecían a éste fueron consideradas heroínas por algunos y villanas por otros. Visiones que se relacionaban primero con su discurso y luego con la radicalización de éste y sus formas de actuar para la consecución de sus objetivos, debido a la ineficacia y el fracaso de la vía pacífica.

Junto a lo anterior, es interesante observar la manera en la cual en esta novela se presentan muchos de los hitos del movimiento sufragista de inicios del siglo pasado y sus actores, mostrando como incluso dentro del mismo no existía un pensamiento único respecto a la manera en que se podía conseguir su objetivo, produciéndose de este modo quiebres dentro de la cúpula de la organización.

La novela gráfica está configurada en tres partes y cuenta la historia en primera persona de Sally Heathcote, una mujer que comenzó muy joven siendo empleada doméstica de Emmeline Pankhurst  la fundadora de WSPU (Women’s Social and Political Union) en Manchester, organización formada solo por mujeres, y cómo Sally llegó a ser militante del movimiento por el sufragio femenino.

Primera Parte. ¡Levántate! La historia comienza cuando una Sally ya anciana en 1969 rememora su pasado y va recordando ciertos hechos, configurando de este modo su historia y cómo ésta se vinculó al movimiento sufragista.

En su viaje al pasado, Sally recuerda su trabajo como empleada doméstica, siendo su primer empleo para la familia Pankhurst en 1889, en donde conoció a importantes personajes del movimiento sufragista en Inglaterra como fueron Emmeline Pankhurst y sus dos hijas Christabel y Sylvia,  además del matrimonio conformado por Emmeline y Fred Pethick-Lawrence, teniendo ella el cargo de tesorera del WSPU y junto a su esposo publicando Votes for Women.

Es dentro de este contexto laboral, escuchando las reuniones de las personas que iban a la casa de Pankurst y lo que éstas comentaban con relación a las maniobras que se estaban llevando a cabo en aquella época para la obtención del voto y lo que estaba ocurriendo con el gobierno liberal, que nuestra protagonista comienza a interesarse por el movimiento sufragista.

Si bien en esta primera etapa, cuando la familia Pankhurst decide mudarse a Londres, Sally debe ir a trabajar a otra casa, su interés por lo que las sufragistas representan y los objetivos que éstas perseguían se hace mayor. Comienza asistiendo a mítines como el celebrado en 1908 en Woodhouse Moor en la ciudad de Leeds y leyendo publicaciones como Votes for Women, lo cual no le facilita su vida en el nuevo trabajo, puesto que era acosada por sus compañeros y su jefe.

Segunda Parte. La marcha de las mujeres: Luego de ser despedida de su trabajo, Sally viaja junto a una amiga a Londres; en esta nueva ciudad buscando empleo, conoce a Esther que la llevará al sitio que finalmente la conduciría a formar parte activa del movimiento sufragista, Clement’s Inn n.º 4, sitio que pertenecía al matrimonio Pethick-Lawrence y que fue la sede de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU), donde además de editaba Votes for Women.

Sally es contratada por el matrimonio, hecho que le permitió ir adentrándose en el movimiento sufragista, pero además reencontrarse con quien había sido su antigua jefa, Emmeline Pankhurst y sus hijas.

Debemos señalar que es en este período donde las mujeres pertenecientes al WSPU van radicalizando su actuar, luego de años sin ser escuchadas y tomadas en cuenta por la vía pacífica, se inició una etapa en donde las acciones fueron más valiosas que las palabras. Es por ello que irrumpir en reuniones y lanzar piedras a tiendas fueron algunas de las maneras para llamar la atención, que hicieron que las autoridades pusieran ojo a las sufragistas.

La segunda parte del cómic nos muestra como Sally se va involucrando de manera activa en el movimiento sufragista, adoptando sus colores violeta, blanco y verde, participando de desfiles y manifestaciones junto a sus compañeras. Manifestaciones que muchas veces terminaban en violencia, puesto que las sufragistas eran insultadas, denostadas y golpeadas por las multitudes de hombres y policías que no compartían sus objetivos. Ejemplo de ello fue la manifestación del 18 de noviembre de 1910 en la cual Sally participó marchando hacia la Plaza del Parlamento en Westminster. Aquella finalizó debido a la violencia infringida por la policía, siendo las manifestantes golpeadas y conducidas a la cárcel. Aquel día fue conocido como “Viernes negro”.

Es aquí cuando la historia relatada por Sally nos permite conocer más datos relacionados con el movimiento sufragista, puesto que, estando en la cárcel, muchas de estas mujeres recurrieron a las huelgas de hambre como forma de protesta para ser consideradas presas políticas. Éstas, si bien en un primer momento lograron un efecto positivo, ya que las presas eran liberadas antes de cumplir la condena completa, con el tiempo fueron contraatacadas con la alimentación forzosa. Esta situación hizo que la prensa denunciara estos hechos y la opinión pública comenzara a enterarse de lo que sucedía con estas mujeres en la cárcel de Holloway.

Estando Sally en Holloway, conoce un grupo denominado Young Hot Blood (YHB), que estaba conformado por las integrantes más jóvenes de WSPU, las cuales eran capaces de realizar acciones aún más radicales que lanzar piedras a escaparates, con tal de conseguir los objetivos propuestos.

Tercera Parte. ¡No te rindas!: El 7 de noviembre de 1911 el gobierno inglés anunció que modificaría la ley de sufragio, haciendo éste extensivo a todos los hombres al cumplir los 21 años. Mientras tanto, seguía sin existir posibilidad de voto para las mujeres, puesto que la Ley de Conciliación, la cual otorgaba el voto a las mujeres propietarias, había sido descartada tanto por los conservadores como los liberales. Aquello representaba una crisis para el movimiento, debido a que significaba que las mujeres se verían sometidas políticamente a una casta dirigente de hombres.

Ese mismo mes de noviembre, un grupo de sufragistas fueron recibidas por el ministro Lloyd George. Reunión que sería decisiva para el movimiento y sus demandas. Si bien fueron escuchadas el resultado de aquella reunión fue insatisfactoria, puesto que los ministros no cederían respecto a otorgar el voto a las mujeres. Este hecho fue, sin lugar a dudas, un punto de inflexión, ya que se decidió romper con la “tregua” y comenzar definitivamente con la desobediencia civil, atacando lo más preciado del gobierno: la propiedad privada. A partir de este momento, intentar ingresar a las reuniones de los ministros, romper escaparates de ministerios, de ayuntamientos y tiendas, saltarse la ley y poner bombas, una de hecho en la casa de verano del ministro Lloyd George, fueron las medidas llevadas a cabo para hacerse escuchar, sin importar las consecuencias de aquellas acciones, ya que por ejemplo Pankhurst fue arrestada por incitar a la conspiración. El fin era más importante.

Debemos señalar que no todos dentro del movimiento compartían la acción directa en la lucha para conseguir el derecho a voto de las mujeres, ya que el matrimonio Pethick-Lawrence rechazaba, por ejemplo, la utilización de bombas, lo que trajo como consecuencia el quiebre con Emmeline y Christabel Pankhurst. Éstas eran mucho más radicales en sus discursos y su actuar, llegando a proponer incluso la rebelión, visión que no era compartida completamente por la otra hija de Pankhurst, Sylvia. Otra consecuencia clara fue el cambio del periódico, ya que paso de ser Votes for Women a La Sufragette.

El desgaste de la militancia y la dificultad por lograr los objetivos se observa también en la protagonista de la historia. Sally sufre en aquel contexto de injusticias, que se cobra la vida de Emily Wilding Davison, la sufragista que murió al intentar detener el caballo del rey en el Derby de junio de 1913 para mostrar la bandera que pedía el voto para las mujeres. A ello se une la persecución de la policía, que comenzaba a utilizar las cámaras fotográficas para la vigilancia de las militantes y su identificación, puesto que el gobierno estaba decidido acabar con el movimiento de la Unión.

La Primera Guerra Mundial produjo un nuevo traspié en la cúpula del movimiento, ya que tanto Emmeline y Christabel Pankhurst optaron por la causa del gobierno, apoyando la guerra bajo el paradigma del rey y la patria, haciendo a la vez un llamado a las mujeres para que apoyaran el alistamiento al ejército de los hombres. Mientras que Sylvia defendía la opción pacifista respecto a la guerra y continúo con la Federación de Sufragistas de East End, siendo más tarde definitivamente expulsada y repudiada por su madre.

Finalmente, debemos señalar que la lucha por la obtención del voto femenino en Inglaterra fue ardua, pero para aquellas mujeres que la llevaron a cabo valía completamente la pena, puesto que significaba un gran cambio en sus vidas y para la de las futuras generaciones de mujeres. Dejar atrás la dependencia y el yugo de la sociedad patriarcal al conseguir el sufragio significaba disponer de un derecho que durante años les había sido negado y tener la opción de ser consideradas ciudadanas. Poder elegir y ser elegidas como representantes era y es un gran logro en la historia de la lucha las mujeres.

‘Waltz with Bashir’, by Ari Folman

Por Julia González García / julia.garciag01@estudiante.uam.es

Winner of a Golden Globe for Best Foreign Language Film and a Caesar for Best Foreign Film, “Waltz with Bashir (ואלס עם באשיר)” tells us about one of the most complicated moments in the life of the director, the Israeli soldier Ari Folman, who is the main character of this intimate and animation film. What would happen if someday you lose your memory and do not remember a concrete period? This is what happened to our main character Ari Folman. When he realizes what happens to him, he tries to recover his memory by talking to some companions that lived the same moment.

The film is set a few years after 1982, time in which the massacres in the Sabra and Shatila refugee camps, located in Lebanon, occurred. The author makes a journey through the stormy history that makes up the events, showing us the atmosphere of war and numerous episodes of it. The first scene shows us the dream of a Folman´s friend, which uncovers his darkest memories of the war in Lebanon. It is then, when our protagonist realizes that he hardly remembers anything about the war. The story unfolds from this moment from which Folman begins to recreate his time through the war, while discovering that it is quite likely that his lack of memory is due to the fact that he was an accomplice of what was, without any doubt, one of the crudest moments of all the war; the massacre of the Palestinian refugee camps of Sabra and Shatila.

Hostilities and conflicts between Palestinian and Israelis go back a long way in history. If we go back to the past, we can see how both two nations have been in permanent tension, and many times in conflict, for a long period of time that extends to the present day. It was in 1982 one of the moments in which this tension exploded in a war. The 1982 Lebanon War began when Israeli defense forces invaded southern Lebanon with the aim of expelling the PLO (a coalition of political and paramilitaries movements created by the Palestinian national council in 1964) from the country, after they began bombing northern Israel on July 10, 1981. “The offensive that the Israeli government launched against Lebanon in June 1982 involved the effective occupation of almost half the territory of the neighboring country, as well as the siege and destruction of its capital, unleashing the intervention of different powers, regional and global.”[1] “Aside from ending the PLO presence in Beirut, Israel’s invasion had a second goal: the installation of a Lebanese government friendly to Israel and willing to sign a peace treaty with it.”[2]

Throughout the film we can see numerous fragments of the war, although a negative aspect of it is that it is not contextualized enough, which can lead the viewer to feel out of place in the story (especially if they do not know or have never heard of the historical background). Anyways, the film is focused on a specific moment of the war, the massacres of Sabra and Shatila, a moment of which the protagonist has a recurring dream that he does not know how to interpret. The main aim of Ari Folman throughout the film, is to remember this concrete episode of the war. In September 1982, hundreds of Palestinian refugees were killed by the Lebanese Phalange, with Christian manorite roots, in order to avenge the assassination of the manorite Prime Minister Bashir Gemayel (also phalange leader), assassinated at the hands of the PLO, as well as the massacre of Damour (a Lebanese city with a Christian majority). When the killing started, militiamen groups modus operandi was entering homes, slitting throats, axing, shooting, and raping. They also took groups outside the camps, as it is shown in the film, and lined them for execution.[3]  Israelis, for their part, were complicit in the massacre, as they did not prevent it and allowed the phalangist militias to enter into the two Palestinian refugee camps.[4] Folman´s  recurring dream is related to the exact moment when him and his companions helped phalangists making this executions by throwing flares in the night in order to kill Palestinian people from the refugee camps at the night. As he does not remember what happened, he starts to ask some companions who were with him in the war in order to remake little by little the complete story.

Despite it is complicated to follow the story without this explanation, it captures the viewer’s attention thanks to other aspects such as the visuals or the soundtrack. I got completely into that time thanks to the wonderful soundtrack that accompanies the animation, which features pieces like Enola Gay, Good Morning Lebanon, or This is not a Love Song, contrasting with pieces of classical music. The colors of the film fit really well with what the director wants to portrait. A scene that from my point of view clearly shows the importance of colors in the film, is the recurring dream that Folman has, which finally becomes a memory and when this happens, the colors turn from golden tones to grayish tones.

As mentioned before, the film shows really hard moments of the war but, for me, the most dreadful ones are two. The first one, when Folman came back to his home. It was shocking for me how Israelis were living in a parallel world in which the conflict in Lebanon seemed not to exist for them, as if nothing was happening. The second one it may be the hardest moment of the film, and it is the end. The videos and pictures showing us the reality of the massacres in the refugee camps made me realize how hard those moments were and the null humanity the phalangists had. Nevertheless, it left me a very bad feeling, and this raised contradictory feelings in me; On the one hand it is perhaps necessary to see these images to understand the harshness and magnitude of the situation and on the other hand I did not like to watch them.

Regarding to the film characters, from my point of view, the secondary characters, who were Folman´s companions, being interspersed between sequences of the war and interviews with them, did not convey me so much. The main character is the most complete, but it was difficult for me to fully empathize with him. Despite this, it is really interesting Folman´s psychological background. How it is possible that he did not remember what happened? “It’s not that I had total amnesia about it,” he says now, “but I had worked very hard to repress those memories. I had the basic storyline, but there were large holes.”[5] Normally, stories do not talk about what happens to people who witness traumatic events, so it is really absorbing how the film treats this unknown topic. In war situations, it is normal to suffer post-traumatic stress. In the film, Folman goes to visit Dr. Zahava Solomon, who is specialized in post-traumatic stress, wondering how it is possible that he cannot remember such a hard and traumatic event, to which the specialist replies that he may suffer from a dissociative disorder, in which he has used a mechanism to forget and not get involved in his own memories, protecting himself. To explain this, she tells him a story in which a photographer said he lived the war through a “camera”, to ignore reality, until he reached a hippodrome full of shot dead horses and was suddenly forced to live the harsh reality. It is very interesting to analyze the entire film from this same perspective, since the viewer is offered an animated film, in which they are told a real story, but with animated figures. It is in the end when the director decides to break this barrier that perhaps tries to protect the viewer from a reality that is too difficult to assimilate and shows us devastating and really complicated images. This is undoubtedly a brilliant way for the author to explain how he has lived that transition from amnesia to memory, as a distant dream that suddenly becomes a shocking memory.

In conclusion, the film, despite being difficult to assimilate due to the harshness of the events, is very enriching academically speaking, and I highly recommend watching it to delve into a side of history that is normally unknown. The film has an important tinge of regret from the Israeli soldier, showing how on many occasions not even the soldiers themselves are aware of the scale of their actions. As a whole, I did not saw a self-criticism from Folman, but a way of escape and search for support to be able to deal with his own guilt. In a way, the movie struck me as a way to justify the unjustifiable.

BIBLIOGRAPHY

Freedland Jonathan, “Lest we forget”, The Guardian (2008), https://www.theguardian.com/film/2008/oct/25/waltz-with-bashir-ari-folman   Consulted on 08/05/2021.

Lion Javier, “Operación Paz en Galilea: ¿Cómo crear a su peor enemigo?” (2012) pp. 9-18

Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) pp. 36-58

Stone, R. A. , Ochsenwald, . William L. , Elath, . Eliahu and Sicherman.  “Israel. Encyclopedia Britannica” Harvey (2021). https://www.britannica.com/place/Israel/War-in-Lebanon    Consulted on 08/05/2021


[1] Lion Javier, “Operación Paz en Galilea: ¿Cómo crear a su peor enemigo?” (2012) p.2

[2]  Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) p. 37

[3] Shahid Leila, “The Sabra and Shatila Massacres: Eye-Witness Reports” Journal of Palestine Studies, Vol. 32, No. 1 (2002) p. 40

[4]  Stone, R. A. , Ochsenwald, . William L. , Elath, . Eliahu and Sicherman.  “Israel. Encyclopedia Britannica” Harvey (2021). https://www.britannica.com/place/Israel/War-in-Lebanon

[5] Freedland Jonathan, “Lest we forget”, The Guardian (2008), https://www.theguardian.com/film/2008/oct/25/waltz-with-bashir-ari-folman

Misterio en el San Isidro

Por Fernando Escribano Martín / fernando.escribanom@uam.es

Para celebrar el día del libro, el 23 de abril de 2021 y durante más de dos semanas, en el IES San Isidro de Madrid, uno de los institutos con más historia de la ciudad, se celebraron una exposición y una jornada sobre novela gráfica.

La iniciativa surge a partir de que uno de los profesores, Enrique García Ballesteros, plantea al área de actividades la posibilidad de trabajar distintos temas curriculares, no solo la historia, a partir del uso de novelas gráficas. Se constata que la biblioteca del centro no tiene apenas material de este tipo y la dirección decide hacer una inversión y suplir esta carencia. Se consulta a los departamentos qué podría funcionar y se hace un listado conjunto de títulos para comprar.

A partir de esta iniciativa, para que los libros los pudieran tomar prestados los alumnos y los pudieran utilizar como recurso los profesores, Ana Anta y Esther García, dos profesoras del centro, crean un grupo de whatsapp específico con otros profesores interesados y se involucran en la organización de una jornada telemática informativa con autores y en llevar a cabo una exposición con cómics y carteles en el propio centro para que alumnos y profesores, mediante visitas guiadas, conozcan los distintos estilos de cómic, los títulos adquiridos por el instituto, y las posibilidades de trabajo y lectura.

El día 20 de abril se lleva a cabo la jornada telemática mediante videoconferencia en Teams en la que, durante dos horas, participan Quan Zhou Wu, Alfonso Zapico, Teresa Valera y Juan Díaz Canales. Los autores, los historietistas, hablan a alumnos y profesores de sus comienzos, de lo que leían y de cómo se consiguieron afianzar en su posición actual, una total referencia en el mundo de la ilustración española, en pleno desarrollo y no comparable como mercado por ejemplo al francés, pero con una calidad y variedad sobresalientes.

Junto a este texto aparecen unas imágenes de la exposición. Hablando con sus responsables y pergeñadores, y siguiendo la charla con los historietistas, te das cuenta de varias cosas que nos sirven para el proyecto del que forma parte la página: el cómic como lenguaje para contar historias (verídicas o no, más o menos interpretadas, totalmente ficticias o ensoñadas) es un lenguaje atractivo y motivador que puede utilizarse en el aula. Se trabaje o no en clase, más o menos, permite contar cosas, reales o ficticias, de forma diferente, buscando públicos que pueden iniciarse con ello en otros modos narrativos. El contacto con los/las narradores, editores/as y libreros/as es fundamental para la labor que desarrollamos con el alumnado. Vista la exposición y oída la charla, sobre todo la parte de diálogo con los alumnos, el que esto suscribe ha ido a ver lo que tiene de lo citado, ha hecho un listado de lo que le falta y va a comprar ya, y ha pensado qué introducirá en próximas clases, valorando nuevas posibilidades.

El Instituto San Isidro de Madrid ha sido siempre una referencia por diversos motivos, y seguirá siéndolo si apuesta por el camino de la innovación y la transversalidad, y adopta e integra lenguajes distintos en su labor educativa. La innovación educativa no es tan misteriosa como a veces puede parecer, consiste también en buscar siempre nuevos caminos, nuevos lenguajes. Como aquí.

El próximo martes, jornada en línea de ‘Visualidades enfrentadas’

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el próximo martes 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.