Archivo por meses: junio 2021

‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta

Por Blanca Leal Sánchez / lealblanca0@gmail.com

Los años de Allende es una novela gráfica creada por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta que narra los años del gobierno de Salvador Allende (1970-1973), a través de los ojos del periodista estadounidense John Nitsch. Una obra en la que el uso del blanco y negro se superponen con los pensamientos del periodista recién llegado a Chile, que considera que toda la situación que se está fraguando en el país es simplemente “una escalada hacia un peligroso mundo en blanco y negro”.

Bajo esta premisa se pueden comprender todos los actos y las imágenes que se nos narran, puesto que Nitsch no solo estará presente en los puntos más candentes de la estela política para informar como corresponsal, tales como las huelgas organizadas por los sindicatos, “La marcha del silencio” y los discursos del presidente Salvador Allende o de la oposición; sino que se verá involucrado en toda una trama de acontecimientos a raíz de su encuentro con un espía estadunidense. En la obra encontramos varios momentos claves. Sin embargo, destaca la visita de Fidel Castro y los diversos sentimientos que ello supuso para el plano internacional y nacional; puesto que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la Cuba comunista implicaba un desequilibrio en los fundamentos del orden de la Guerra Fría.

La narración de los acontecimientos se produce desde el punto de vista Nitsch, hecho que consigue captar la atención del lector y que permite adentrarse en el contexto de una forma integradora. Asimismo, el hecho de que el narrador se mueva entre los escenarios más formales del ámbito político y las calles más transitadas de los ciudadanos de a pie, ayuda al lector a comprender el porqué de la ideología de ciertos grupos sociales y las jugadas que los diplomáticos de otros países. Toda una vorágine de discursos que se manifiestan en las conversaciones que mantiene Nitsch con personalidades de ideologías contrarias y que vienen a expresar el porque del fin de la vía chilena.

En la obra aparecen personajes como Claudia y José que representan ese pensamiento ideológico de izquierdas que pretendía alcanzar el socialismo de Chile a partir de la lucha armada y la movilización del pueblo. Por otra parte, encontramos otros de carácter más neutral como Marcelo, un taxista de media edad que prefiere dejar la exaltación de los sentimientos patrióticos a los jóvenes. Asimismo, con las interacciones que mantiene Nitsch con el espía estadounidense se muestran cómo los movimientos de los servicios secretos fueron determinantes en el golpe realizado al Palacio de la Moneda el 11 de septiembre.

La novela se divide en cuatro capítulos —1970, 1971, 1972 y 1973—, los cuales siguen una estructura cronológica desde las elecciones de 1970 hasta la muerte de Allende en 1973. No obstante, la novela empieza con un capítulo a modo antesala que establece un dialogo entre el dibujo y los sucesos del levantamiento militar, un recurso que viene a demostrar una ruptura con la disposición de las escenas más tradicionales.

  • 1970: la obra comienza con un retrato sobre la profunda crisis política en la que estaba sumida el país. La disparidad económica entre la población conllevó a que se produjese una enorme desigualdad social que afectó en un mayor grado a la clase trabajadora y al campesinado. El sistema del gobierno y los privilegios de las clases altas se convertirán en los blancos de los sectores descontentos, y por ello, el discurso de los partidos de izquierda empezó a cobrar una mayor fuerza dentro de un Estado que en los últimos años había sido gobernado por la derecha. Nitsch se convierte en un observador de primera línea y comienza a comprender que todo lo que se esta produciendo en Chile es vital para el plano internacional. “Un experimento político que debemos cubrir” es la frase que resuena constantemente en el pensamiento del periodista.
  • 1971: tras la sorprendente victoria de Allende y los inicios de lo que parecía ser la vía chilena al socialismo, Nitsch observa que el clima de violencia de determinados sectores extremistas está produciendo un caldo de cultivo proclive al conflicto, los asesinatos del ex ministro Frei Montalva y Edmundo Pérez Zujovic son prueba de ello. No obstante, pese a esta y otras situaciones, Allende continua con sus acciones políticas, entre las cuales se encontraba el reajuste de los salarios, lo que provocó un aumento de los ingresos de los trabajadores de un 50%II. Los trabajadores se convierten entonces en los productores de la nación y los causantes de ese aumento económico y bienestar. En cambio, el Partido Nacional (PN), principal fuerza de la derecha, opta por la radicalización de su ideología y llama a la lucha política. Nitsch contempla como estos sectores de derechas ven en las políticas socialistas del gobierno un riesgo para sus propiedades, de ahí que también decidan movilizarse, produciéndose un despliegue de manifestaciones callejeras como “La marcha de las ollas vacías”.
  • 1972: tras un crecimiento relativo en su primer año de gobierno y la implementación de las medidas, tales como la conformación de un Área de Propiedad Social (APS) y Mixta, y el mantenimiento de un área privada, en la que los trabajadores participarían en la administración de las empresas II. Chile sufrió un crecimiento sostenido de la inflación y ello dio lugar a racionamientos en los productos, colas en las tiendas y caceroladas en contra del gobierno. Para subsanar esta crecida inflacionaria, el Gobierno impuso el Plan Vuskovic. Un plan basado en una económica planificada, que tuvo como base la nacionalización de empresas y la fijación oficial de los precios de los productos producidos. A consecuencia de estas medidas, se produjo una escasez de productos y una bajada de salarios, produciendo por inercia una crecida del mercado negro. Las acciones colectivas de todos los sectores de la población adquirieron un carácter masivo hacia la segunda mitad de 1972 y aumentaron su intensidad después del “Paro de Octubre”III. Nitsch, a través de la lente de su cámara, capta la desesperación y la polarización de una población que cree que la acción directa es la única vía posible para acabar con la situación que ha creado el gobierno de la Unidad Popular. A su vez, Allende, buscando apoyos en el extranjero realiza varios viajes que no hacen sino aumentar el descontento de la población que ve en los actos del presidente una forma de mantener su puesto en el poder.
  • 1973: a finales de junio la economía se encuentra bastante resentida y suceden gran cantidad de manifestaciones en las industrias dado que los sueldos son cada vez más bajos. Las huelgas se suceden en los sectores obreros integrados en la CUT y la APS, y las respuestas de los militares y la policía contra las manifestaciones son vistas como un ataque al pueblo. El 11 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile se produce el golpe militar apoyado y financiado por EE. UU, el cuál había sido puesto en conocimiento de Nitsch gracias a la información del espía norteamericano. Unos efectivos de la unidad militar asaltaron el Ministerio de Defensa y rodearon La Moneda, con el objetivo de acabar con el gobierno de la Unidad Popular. En esos momentos, Allende decide realizar un discurso por radio y por televisión en el que alienta a los ciudadanos de la nación chilena, en el que no solo les pide que se mantengan firmes en sus convicciones, sino que enfatiza en las categorías de su pueblo al finalizar el discurso con un: “¡Viva los trabajadores!”. Tras la muerte del presidente se produce la instauración del régimen dictatorial de Augusto Pinochet y el abandono de Nitsch del país. La novela acaba con una vuelta al presente y con un Nitsch viajando a Chile para rencontrase con varios de los amigos que le acompañaron durante esos años.

Un aspecto importante de la obra es la rigurosidad histórica con la que trata los acontecimientos y la calidad de los dibujos realistas, que se combinan a la perfección con ese mensaje de la imagen en blanco y negro que pretenden trasmitir los autores. En síntesis, y parafraseando la frase de Juan Sasturain con la que arranca Los años de Allende: “Siempre nos queda la posibilidad de que mientras otros escriban la historia nosotros hagamos la historieta”.

Bibliografía

I Gaudichaud, Franck: Chile 1970-1973. Mil días que estremecieron al mundo, Editorial SYLONE, Barcelona, 2017, p. 92.

II Castillo, Sandra: “Sociabilidad y organización política popular: Cordón Industrial Cerrillos-Maipú (Santiago, 1972)”, Cuadernos de Historia 32 departamento de ciencias históricas, Universidad de Chile, 2010, p. 100.

III Ibidem, p. 102.

“Héroes invisibles”, la adaptación a la pantalla de la increíble historia de Tapani Brotherus

Por Fernando Camacho Padilla / fernando.camacho@uam.es

“Los derechos humanos son una invención, muy sabia, de los marxistas”, dijo Augusto Pinochet rabioso por las constantes denuncias que se hacían de sus prácticas represivas. Para el dictador chileno, la reacción de las potencias occidentales a los crímenes de lesa humanidad respondía a falsas denuncias hechas por la oposición. La política exterior de su régimen fue una de sus principales preocupaciones y problemas, que nunca llegó a resolver dado que la génesis de su gobierno estuvo marcada por una política represiva que generó numerosas victimas mortales, además de detenciones masivas, torturas, violaciones, destierro y exilio de cientos de miles de personas. El país nunca había conocido unos niveles de violencia tan altos, lo cual conmocionó a una buena parte de la sociedad. La rápida difusión de estos acontecimientos se debió a varios factores, entre lo que se encontraron los siguientes. En primer lugar, la alta presencia de periodistas de numerosos países del mundo que seguían con detalle el desarrollo del gobierno de la Unidad Popular. Y, en segundo lugar, el alto número de representaciones diplomáticas que había en Chile dada sus extensas relaciones con numerosos países del mundo, ya fueran de los dos bloques opuestos en la Guerra Fría, así como del hoy llamado Sur Global.

La necesidad urgente de buscar protección de la represión masiva que se inició el mismo 11 de septiembre de 1973 llevó a numerosas personas a buscar refugio a las distintas embajadas, sobre todo las latinoamericanas. Ello se debió a la existencia de una convención de asilo firmada por las distintas repúblicas de la región, lo cual facilitaba la gestión y, por lo tanto, la huida del país. Pero ante el caos, el terror y la rápida saturación de estos recintos, otras representaciones, especialmente de Europa Occidental, también brindaron protección a los perseguidos. Entre ellas, se encontraban las de Francia, Italia, Suecia o Finlandia, por nombrar las que más se involucraron en esta tarea. Este aspecto de la historia reciente de Chile ha sido, por lo general, escasamente abordado en profundidad por los historiadores. Algunas excepciones serían el papel jugado por las embajadas de Suecia[i] y de Argentina[ii]. El caso sueco también fue llevado al cine por el director Ulf Hultberg en el año 2007 en una película titulada “El clavel negro”, en la que se sintió libre de cambiar significativamente los hechos. Por esta razón, todos quienes aún vivían y fueron parte de esta historia se sintieron profundamente defraudados -e incluso enfadados- con el director[iii]. La peor consecuencia es que quienes no conocen bien la realidad, algo normal dada la escasez de publicaciones sobre el tema, dan por válidas las innumerables falacias del filme. El asesor histórico de la película, Mats Fors, escribió dos años más tarde un libro sobre el embajador sueco, Harald Edelstam, sin usar, una vez más, fuentes chilenas ni testimonios de los principales protagonistas, quedando lleno de lagunas y malas interpretaciones y equivocaciones. La trilogía en la que está trabajando ahora, y en la que presenta a Edelstam de manera novelada, continúa confundiendo al público y mitificando aún más al personaje para su propio beneficio.

Una década más tarde, en el año 2019 fue estrenada la miniserie fino-chilena “Héroes invisibles”, de seis capítulos, en la que se presentaba el papel jugado por el encargado de negocios de Finlandia en Chile, Tapani Brotherus, tras el golpe militar. A diferencia de la película sobre Edelstam, los productores se interesaron en conocer a los protagonistas de la historia, pidiéndoles ayuda y asesoramiento. Si bien se dieron cierta libertad para armar la trama, fundamentalmente fueron pequeños detalles que no alteran significativamente el relato histórico de lo sucedido, el cual se encontraba en parte ya disponible en un libro escrito por el historiador Heikki Hiilamo titulado “La Ruta Finlandesa[iv].

Además, el hecho de que Brotherus siga vivo, así como la familia que le apoyó en su labor humanitaria, especialmente su esposa, así como otras personas que fueron parte de estos acontecimientos, ha permitido debatir con él y profundizar en ciertos aspectos. Con esta serie se percibe el respeto y la preocupación por dejar constancia de manera amena lo que sucedió realmente en Chile en los meses inmediatos al derrocamiento del presidente Salvador Allende, permitiendo que sigan siendo ellos los verdaderos protagonistas de lo sucedido, pues fueron quienes defendieron y protegieron a los perseguidos políticos. Los medios de comunicación se han preocupado de entrevistar a Brotherus, quien, con una actitud humilde y honesta, comparte sus memorias de aquellos terribles meses.

La teleserie permite también conocer a los principales actores políticos del momento, y, a su vez, las dificultades a las que los diplomáticos extranjeros tuvieron que enfrentarse. El embajador sueco, Edelstam, con su actitud decidida y valiente, también aparece en los primeros capítulos dada su cercanía y amistad con el propio Brotherus. La teleserie permite ver la existencia de personajes complejos en uno y en otro bando, de manera que se percibe la existencia de valores éticos y morales entre quienes apoyaron el golpe, y también actitudes agresivas y poco racionales de algunos de los asilados. La puesta en escena es magnífica, dado que se ha filmado en los lugares originales en los que se desarrollaron los acontecimientos, así como respetando los numerosos idiomas en los que se comunicaron las personas que se vieron envueltas en la trama, como sería el propio finés, sueco, español, inglés y alemán, entre otros, cosa que no ocurre en el “El clavel negro”, donde todos hablan simplemente inglés. El único detalle que podría llamar la atención son las panorámicas de Santiago, donde ahora se encuentran numerosos edificios de apartamentos que no existían en el momento de producirse el golpe de Estado, dando la impresión de que ya estaban ahí cuando ello sucedió. En este sentido, se podría haber preocupado de eliminarlos digitalmente, tal como hizo Andrés Wood en su película “Machuca”(2004). La vestimenta, los diarios, los automóviles y muchos otros objetos, así como la música reproducida en varias escenas, son las propias de esa época. La misma situación ocurre con las conversaciones entre los distintos personajes, ya sean discusiones políticas o cuestiones cotidianas, las cuales son muy fieles a las inquietudes, preocupaciones o necesidades del momento.

Un detalle importante de la serie es que, además de actores finlandeses, cuenta con actores chilenos, quienes en su gran mayoría de alguna u otra manera, vivieron directamente la dictadura militar. De esta forma, reproducen con mayor realismo y emotividad su propio pasado, característica que lamentablemente no tiene la película “El clavel negro”. La brillante actuación de Néstor Cantillana es un claro ejemplo, quizá, en parte, por ser sobrino del dramaturgo Igor Cantillana, quien llegó como refugiado a Suecia, país en el que permaneció de manera permanente hasta 2014, año en el que restableció en Chile. Teleseries como “Héroes invisibles” permiten conocer a las nuevas generaciones hechos dramáticos como lo fue el propio golpe de Estado de 1973 sin distorsionar los acontecimientos. A pesar de ser una adaptación, antes de su estreno se contaba con publicaciones que relataban rigurosamente los hechos, y, además, se ha contado con la colaboración y asesoramientos de los propios protagonistas de la historia. La participación de actores locales, quienes conocieron de cerca, e incluso en primera persona, las prácticas represivas de la dictadura, hace que sus papeles sean realistas y sinceros. Su carga emocional llega así más fuertemente al espectador, y cuando se trata de un joven que no conoció directamente los hechos, le permite también sentir y percibir de manera más completa los sentimientos generados durante esos trágicos momentos. Confiemos en que la experiencia de esta miniserie sirva de ejemplo para las que estén por venir.


[i] Fernando Camacho Padilla (2006). Los asilados de las Embajadas de Europa Occidental en Chile tras el golpe militar y sus consecuencias diplomáticas: El caso de Suecia. European Review of Latin American and Caribbean Studies, (81), 21–41. DOI: http://doi.org/10.18352/erlacs.9646

[ii] Soledad Lastra & Carla Peñaloza Palma (2016). Asilos en dictaduras: chilenos en la embajada argentina. Perfiles latinoamericanos, 24(48), 83-109. DOI: https://doi.org/10.18504/pl2448-004-2016

[iii] A modo de ejemplo, véase las declaraciones de Mirta Fernández, alias Consuelo.

[iv] Heikko Hiilamo (2015). La ruta finlandesa. La diplomacia clandestina que salvó a miles de chilenos. Santiago: CEIBO Ediciones.