Misterio en el San Isidro

Por Fernando Escribano Martín / fernando.escribanom@uam.es

Para celebrar el día del libro, el 23 de abril de 2021 y durante más de dos semanas, en el IES San Isidro de Madrid, uno de los institutos con más historia de la ciudad, se celebraron una exposición y una jornada sobre novela gráfica.

La iniciativa surge a partir de que uno de los profesores, Enrique García Ballesteros, plantea al área de actividades la posibilidad de trabajar distintos temas curriculares, no solo la historia, a partir del uso de novelas gráficas. Se constata que la biblioteca del centro no tiene apenas material de este tipo y la dirección decide hacer una inversión y suplir esta carencia. Se consulta a los departamentos qué podría funcionar y se hace un listado conjunto de títulos para comprar.

A partir de esta iniciativa, para que los libros los pudieran tomar prestados los alumnos y los pudieran utilizar como recurso los profesores, Ana Anta y Esther García, dos profesoras del centro, crean un grupo de whatsapp específico con otros profesores interesados y se involucran en la organización de una jornada telemática informativa con autores y en llevar a cabo una exposición con cómics y carteles en el propio centro para que alumnos y profesores, mediante visitas guiadas, conozcan los distintos estilos de cómic, los títulos adquiridos por el instituto, y las posibilidades de trabajo y lectura.

El día 20 de abril se lleva a cabo la jornada telemática mediante videoconferencia en Teams en la que, durante dos horas, participan Quan Zhou Wu, Alfonso Zapico, Teresa Valera y Juan Díaz Canales. Los autores, los historietistas, hablan a alumnos y profesores de sus comienzos, de lo que leían y de cómo se consiguieron afianzar en su posición actual, una total referencia en el mundo de la ilustración española, en pleno desarrollo y no comparable como mercado por ejemplo al francés, pero con una calidad y variedad sobresalientes.

Junto a este texto aparecen unas imágenes de la exposición. Hablando con sus responsables y pergeñadores, y siguiendo la charla con los historietistas, te das cuenta de varias cosas que nos sirven para el proyecto del que forma parte la página: el cómic como lenguaje para contar historias (verídicas o no, más o menos interpretadas, totalmente ficticias o ensoñadas) es un lenguaje atractivo y motivador que puede utilizarse en el aula. Se trabaje o no en clase, más o menos, permite contar cosas, reales o ficticias, de forma diferente, buscando públicos que pueden iniciarse con ello en otros modos narrativos. El contacto con los/las narradores, editores/as y libreros/as es fundamental para la labor que desarrollamos con el alumnado. Vista la exposición y oída la charla, sobre todo la parte de diálogo con los alumnos, el que esto suscribe ha ido a ver lo que tiene de lo citado, ha hecho un listado de lo que le falta y va a comprar ya, y ha pensado qué introducirá en próximas clases, valorando nuevas posibilidades.

El Instituto San Isidro de Madrid ha sido siempre una referencia por diversos motivos, y seguirá siéndolo si apuesta por el camino de la innovación y la transversalidad, y adopta e integra lenguajes distintos en su labor educativa. La innovación educativa no es tan misteriosa como a veces puede parecer, consiste también en buscar siempre nuevos caminos, nuevos lenguajes. Como aquí.

El próximo martes, jornada en línea de ‘Visualidades enfrentadas’

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el próximo martes 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.

‘Another Day of Life’ by Raúl de la Fuente and Damian Nenow

Por Ana Partearroyo  / ana.partearroyo@estudiante.uam.es

Another Day of Life is an animate documentary film that narrates the life experiences of a polish journalist, Ryszard Kapuściński, when he travelled to Angola in 1974, few days before its independence. The film is a co-production between Poland, Spain, Germany and Belgium and it is made by Raúl de la Fuente and Damian Nenow. The film was made being very faithful to the auto biography written by Kapuściński in 1979 with the title Another Day of Life. The film won the Goya for best documentary film in February 2019 together with other international prices. Additionally, Kapuściński won in 2003 the price, “Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades”, for giving voice always to the most disadvantaged.

Another Day of Life    narrates three intense months in the life Ryszard Kapuściński; our journalist arrived in Angola by the time the Portuguese settlers were leaving, and when the country, as he describes it on the film, was subjected to a total chaos. Kapuściński saw in three months how the independence led to a bloody Civil War, and how Angola became the new blackboard of the Cold War at the moment other powers entered the conflict. The film captures very well, how at the moment South Africa entered in the Angolan territory followed by Cuban´s intervention (Operación Carlota), the Angolan conflict stopped being a local and a civil matter.

From my point of view, one negative aspect of the film is the lack of historical context. I feel that in order to understand the Angolan conflict as a whole, is important to know about the Salazar regime, the Carnation Revolution, and about what kind of colonies were the Portuguese ones.  Salazar regime was known for being the most pacific and civilized of all four regimes associated to fascism.[1] The model of nation he wanted to create was a multicultural and fraternal Portugal, so in 1951, the African colonies became known as the overseas provinces. [2] Nevertheless, in Angola there was a classic colonial regime, citizenship was restricted to the whites, and the economy was based in the exportation of natural resources and force labor.[3] Salazar tried to modernized the economy of Portugal and its colonies, but this was not accompanied by a socio-political change,  so the birth of new free states in Africa, constituted a total threat to the Portuguese colonies. [4] The 1970´s were the grave of the Portuguese regime; the Carnation Revolution happened the 25th of April of 1974, when militaries along with the civil population took the streets and overthrow Salazar successor, Marcelo Caetano. The revolution was totally related to the situation in the colonies and between 1974 and 1976 all the Portuguese colonies became independent. In the movie I missed an explanation of why independence in Angola hit different in comparison with other African colonies. Problems for Angola started when the different independent movements the MPLA, the FNLA and UNITA, were not able to leave aside its own political aspirations and differences to create a peaceful and strong nation. The MPLA was a national movement that believe in a socialist Angola and the FNLA (in the Northeast) and UNITA (in the East) were more regional and ethnic groups that had local objectives.[5] I believe that is important to understand the difference between the groups, firstly because in the movie are continuously mentioned and secondly because are a good example to see how the conflict started being a civil matter. Apart of the lack of historical context, other negative aspect I found was the mixture of styles; the animation scenes are put together with images of the time of the war, and also with images of the present Angola. Even though I found this mixture interesting, I had the feeling that the movie was sometimes not very coherent and I you could get lost between the images. 

After talking about the negative’s aspects, I feel I should comment the most positive ones. Another Day of Life is a very intimate film with very strong characters. I think the directors did an amazing work portraying the conflict, as are the characters and their experiences the ones that give you information about the conflict itself. Kapuściński is portrayed as an adventurer the typical  “boyfriend of the death”, but, the film shows the consequences of this kind of life; along the film, Kapuściński have lots of surrealist thoughts and dreams which I related to post-traumatic stress which is very common in people living in war spheres. Moreover, I really liked the character of Artur; this character is described as a romantic and enthusiastic journalist which truly believes in the political cause; nevertheless, in the life interviews when he is older, he mentions that the war make him “lost its peace” and that all the ideas he fought for, were never truly seen in Angola. I found this character interesting cause it shows how the war experience kills all the ideals and all the revolutionary enthusiasm. Lastly, I would like to comment the character of Carlota, for me, the face of the victims; Carlota is the character which I most emphasized, as she was my age, and we share aspirations. I think her death really shocks the audience and proved how our brain works towards victims; Stalin once said, “One death is a tragedy, a million deaths a statistic”[6], and I really believe this movie as whole, could be synthase in that phrase.

Another thing I really enjoyed while watching the film, was how the idea of conflict itself was represented. When  Kapuściński and Artur were heading south, Artur described the south  as a kind of Russian roulette. This phrase made me reflect about the concept of civil wars, and how destructive are for the national society. The fact that the enemy could be your neighbor, causes a real pain in the society that is very difficult to heal. Furthermore I enjoyed, Kapuściński final reflections, as they resume the importance of the Cold War and how will really change the course of the events. He mentions how the Cold War never ends and how this would be a problem for the Angolan society. I think this is something very important to mention, because today´s Angola faced a lot of problems due to normalization of the culture of violence. Angola was put down into a conflict that last nearly 30 years, which means that a huge part of the Angolan population was born seeing the war as the only form of living, and they integrated this element to its daily life.[7] In general, I think the film gives an image of the war very realistic that helps you understand the problems the Angolan society had to face after its independence.          

Lastly, I would like to comment the soundtrack of the film as I feel it really fits the images. I feel that William Onyeabor song, Better Change Your Mind, represents very well the situation of the Third World countries during the Cold War, and with what seems a simple lyric, it makes the audience reflects. Also, I found the song of the end very accurate as is very emotional and really makes you think about the Angolan society.

In conclusion, I really think this kind of movies are a great way of learning about the history of the 20th century and history in general. In just 1 hour and 40 minutes, the audience is able to have an image of the Angola´s conflict, which is an issue that we normally do not study or even mention. The movie captures very well all the struggles the Angolan society had to face during the war, and some really violet scenes were easy to watch due to its well-made animation. Another Day of Life proves that the animation movies can deal with emotive and difficult matters. To finalized this review I really feel that this movie does a great work portraying the war as a thing about and between people and not as thing about politics and power rivalries.

Bibliography

Kruijt Dirk, “Dictadura Salazarista, descolonización y solidaridad holandesa. El caso de Angola Comité y el CIDAC.” Secuencia 108 (2020):1-24. DOI: 10.18234/secuencia.v0i108.1833

Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” XVI Jornadas Interescuales.Universidad Naacional de Mar de Plata. (2017) https://cdsa.aacademica.org/000-019/749 

Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” África subsahariana: sistema capitalista y relaciones internacionales. (2011): 155-185. http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/sur-sur/20120312125430/7.Angola_.pdf

Palacios Asensio, Sofía “La cultura de la violencia en Angola: un estudio sobre el asentamiento de la cultura de la violencia en Angola poscolonial a través de testimonios de combatientes cubanos que participaron en la guerra civil (1975-2002) y observadores internacionales que presenciaron el conflicto.” (Trabajo de fin de grado, Universidad Pompeou Fabra, 2018)
http://hdl.handle.net/10230/36042


[1] Kruijt Dirk, “Dictadura Salazarista, descolonización y solidaridad holandesa. El caso de Angola Comité y el CIDAC.” Secuencia 108 (2020), p. 7.

[2] Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” XVI Jornadas Interescuales. Universidad Naacional de Mar de Plata (2017), p. 7.

[3] Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” África subsahariana: sistema capitalista y relaciones internacionales. (2011), p. 161.

[4] Prunello, María Fátima, “Un ejemplo de la solidaridad entre los pueblos: Cuba y Angola. Una aproximación al internacionalismo cubano” … p. 9.

[5] Álvarez Acosta, M. E, “Angola: apuntes para el balance de un conflicto” … p. 163.

[6] First attributed to Stalin in the form ‘If only one man dies of hunger, that is a tragedy. If millions die, that’s only statistics’, in Washington Post, 20 January 1947.

[7] Palacios Asensio, Sofia, “La cultura de la violencia en Angola” (Trabajo de fin de grado, Universidad Pompeu Fabra, 2018), p. 40.

‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’, de Dani Fano

Por Eudald Cortina Orero / eudald.cortina@uam.es

Obra del ilustrador y autor de cómics Dani Fano, Los doce nacimientos de Miguel Mármol (Astiberri, 2018) es algo más que una biografía ilustrada del sindicalista y dirigente comunista salvadoreño Miguel Mármol. Sus nacimientos, o más bien su insistencia en seguir vivo, son, como señala en el prólogo Carlos Henríquez Consalvi[i], “metáfora representativa de pueblos resistentes a cíclicos desafíos”, que se levantan “con la terquedad del izote”. Porque la de Mármol es, ante todo, una historia colectiva. La de El Salvador y Centroamérica.

Fano descubrió la figura de Mármol, Miguelito, de la mano de Eduardo Galeano. Y de Galeano pasó a la fuente primigenia: Roque Dalton[ii]. Las charlas que el poeta salvadoreño sostuvo con Miguelito en Praga serían la base del libro de Dalton, Miguel Mármol. Desde una mirada actual, este trabajo podría calificarse como un esfuerzo por recuperar la memoria histórica de la insurrección de 1932 y del Partido Comunista de El Salvador (PCS), organización en la que tanto Mármol como Dalton militaban, y que venía sufriendo décadas de proscripción y represión tras el fracaso insurreccional. Sin pretenderlo, Mármol se convirtió en una figura bisagra entre el pasado combativo del PCS y las nuevas generaciones de militantes que a lo largo de los años setenta se incorporaron a las emergentes organizaciones guerrilleras en El Salvador. 

La impronta de Dalton y de Galeano está muy presente en el trabajo de Fano. El autor la reivindica empapando la novela de realismo mágico y cultura popular, retomando la estructura que Galeano empleó en El siglo del viento -donde los nacimientos de Mármol articulan el libro-, e ilustrando los encuentros que ambos escritores mantuvieron con el revolucionario salvadoreño a lo largo de su vida.

“Estoy bebemorando que hoy hace 55 años que me fusiló el dictador Martínez”, le dice Mármol a Galeano mientras apura un trago de ron. Así arranca la novela, que de La Habana nos traslada a Ilopango, El Salvador, lugar del primer nacimiento de Miguel Mármol.

Al igual que Galeano, Fano parte de estos renacimientos –fruto de la providencia o por pura coincidencia– para estructurar la novela. Si bien el eje argumentativo es la vida del dirigente comunista salvadoreño, las ilustraciones de Fano y el relato nos permiten acercarnos a la historia del siglo XX en El Salvador y Centroamérica. Cada regreso a la vida de Mármol aparece ligado a acontecimientos históricos y procesos sociales de relevancia para la historia reciente latinoamericana. Esto convierte a Los doce nacimientos de Miguel Mármol y a sus personajes en una herramienta particularmente atractiva para acercar al alumnado a la convulsa historia contemporánea de Centroamérica.

En ‘Los primeros nacimientos’, Fano presenta dos mujeres sujetas al contexto sociopolítico de El Salvador de principios del siglo XX. El personaje de Tomasa Hernández, abuela de Miguel, permite acercarnos a las políticas eugenésicas que permearon los imaginarios nacionales en Centroamérica entre 1900 y 1930, con propuestas de “mejora racial” o “blanqueamiento”. Santos Mármol, mamá de Miguel, nos remite en cambio a fenómenos persistentes en las sociedades centroamericanas como la pobreza extrema, el machismo, la paternidad irresponsable, las obscenas desigualdades sociales y la violencia.

El ‘Tercer nacimiento’ de Mármol, tras su oportuna renuncia a la Guardia Nacional, nos enfoca hacia la Dictadura de los Meléndez-Quiñónez (1912-1927), y a la represión y la tortura sobre los opositores, elemento que será una constante a lo largo de la novela, como lo fue en la propia vida de Miguel. En el ‘Cuarto nacimiento’, Fano ilustra el impacto de la Revolución Rusa sobre la sociedad salvadoreña, a través del maestro zapatero Felipe Angulo, personaje analfabeto, admirador de los Soviets y propagandista popular (aun sin saberlo). Este periodo de toma de conciencia de Mármol coincide con la crisis del 29 y el hundimiento de los precios del café que golpeará a El Salvador. Para el movimiento obrero salvadoreño, es el momento de la formación del Partido Comunista (1930). Para toda América Latina, Sandino se convierte en la figura antiimperialista capaz de hacer frente a la presencia de los marines estadounidenses en Nicaragua.

El golpe de Estado del general Maximiliano Hernández Martínez en 1931 marca el ‘Quinto nacimiento’ de Mármol.  A través de personajes como José Feliciano Ama, Fano ilustra la organización del campesinado, el fraude electoral, las huelgas y la represión que antecedieron a la insurrección indígena y campesina de 1932. Si bien Mármol logró sobrevivir al pelotón de fusilamiento, no lo harán otros líderes revolucionarios como Farabundo Martí, Francisco ‘Chico’ Sánchez o el propio Feliciano Ama, linchado y colgado públicamente. La represión contra el PCS y el campesinado salvadoreño centra este ‘Sexto nacimiento’.

Los siguientes dos apartados –Séptimo y octavo nacimientos- muestran a un Mármol itinerante, participando en la reorganización clandestina del PCS y la formación de sindicatos. Apresado, torturado y, posteriormente, puesto en libertad, el protagonista queda abandonado por el Partido, que sospecha de su traición. En su noveno renacimiento, la vida de Mármol nos lleva a acontecimientos históricos, como la Huelga de brazos caídos (1944) que derrocó a Hernández Martínez o la Revolución de Octubre en Guatemala, ese mismo año. Recelosos del contagio, los militares salvadoreños volverían al poder, mediante el golpe de Estado del coronel Osmín Aguirre.

El ‘Décimo nacimiento’ tiene como eje la Revolución en Guatemala, país al que Mármol ha debido refugiarse. A través de su militancia, la novela ilustra las tensiones durante el gobierno de Juan José Arévalo, la expropiación de tierras no cultivadas a la United Fruit Company durante la presidencia de Jacobo Árbenz y la intervención de Estados Unidos en el país, mediante el golpe de Estado orquestado por la CIA en 1954. La siguiente vuelta a la vida de Mármol está atravesada por dos fenómenos que marcarán las dinámicas políticas de América Latina en los siguientes años: la Alianza para el Progreso y la Revolución Cubana. El impacto de esta última en El Salvador se refleja en la novela con la formación del Frente Unido de Acción Revolucionaria (FUAR) en 1962. El encuentro entre Mármol y Roque Dalton en 1966, que daría origen al relato original, y las luchas fratricidas entre las organizaciones revolucionarias salvadoreñas, centran el ‘Duodécimo nacimiento’. De estas no escaparán Mármol ni Dalton. El primero se libraría de ser apuñalado durante una charla en la Universidad de El Salvador (UES). El segundo, que había roto con el PCS y se había incorporado a las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), moriría asesinado por sus propios compañeros fruto de guerras internas.

El último apartado, ‘Nacimiento infinito’, nos traslada a un contexto marcado por la movilización de las organizaciones revolucionarias de masas en El Salvador y la conformación del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Los años de la guerra civil salvadoreña (1980-1992), la vida de Mármol en Cuba y la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 cierran la novela. Un pensamiento final traslada el personaje de Mármol ante las quejas de dos excombatientes desencantados con el proceso de paz y que han regresado a su labor como pescadores: “Organícense, ¡exijan!… y dejen de cacarear. La lucha obrera no sabe de finales”.


[i] Carlos Henríquez Consalvi, fundador de Radio Venceremos y director del Museo de la Palabra y Ia Imagen (MUPI).

[ii] https://www.rtve.es/noticias/20181108/dani-fano-miguel-marmol-fue-luchador-perseguido-durante-toda-su-vida/1832622.shtml

Jornada abierta de ‘Visualidades enfrentadas’ (11/5/2021, en línea)

El proyecto de innovación docente ‘Visualidades enfrentadas. Análisis de los procesos históricos desde la novela gráfica, el cine de animación y las teleseries’ celebrará el 11 de mayo de 2021 una jornada virtual, con acceso libre mediante Teams.

La asistencia a la jornada no precisa de inscripción previa. Sin embargo, los participantes que deseen diploma de asistencia deberán completar el siguiente formulario: https://forms.gle/ovbv8R1nZ2SL5PE89

Durante la mañana, los integrantes del equipo del proyecto reflexionarán en torno a la utilización de estos recursos como herramienta didáctica y en la investigación histórica, en las mesas temáticas Enseñar la historia: otros recursos didácticos y Formas de observar y leer la historia: la novela gráfica. El intercambio seguirá en la tarde con la participación de docentes y estudiantes en la mesa redonda Valoraciones y reflexiones en torno a los trabajos sobre novela gráfica y películas de animación. La actividad tendrá como cierre el Cine Fórum ‘Las golondrinas de Kabul’.

El proyecto ‘Visualidades enfrentadas’ se propone buscar nuevos métodos y perspectivas para la enseñanza-aprendizaje de la historia. Estos recursos son más familiares para los alumnos y despiertan un mayor interés al tiempo que descubren nuevas temáticas históricas que hasta entonces desconocían. Durante el curso, los profesores que integran el proyecto han fomentado diversas actividades vinculadas con el mismo en las asignaturas que han impartido, poniendo en práctica la metodología señalada.

Dentro de este escenario consideramos importante incluir una jornada en la que se evalúen fortalezas y debilidades de estas formas de aproximarse a la historia. Este es el fin que perseguimos con la actividad divulgativa, a la vez que fomentamos la creación de un espacio de debate más amplio entre los propios docentes, alumnos y otros expertos en la materia.

Violencia y conflicto político a partir del caso de Sendero Luminoso. Una lectura desde las páginas del cómic ‘Rupay’

Por Francisco Javier Morales Aguilera / franciscoj.morales@estudiante.uam.es

En 2008, Alfredo Villar junto a Luis Rossell y Jesús Cossio publicaron el libro Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984.[1] Utilizando un número amplio de fuentes tanto documentales como periodísticas, los autores reconstruyen en clave de comic histórico diversos episodios del conflicto que enfrentó a Sendero Luminoso con el Estado peruano en la década del ochenta. Como se sabe, dicha guerra dejaría un saldo de casi 70 mil muertos a lo largo de esos años además de cuantiosas pérdidas materiales.

A través de sus historias, Rupay (que en lengua quechua significa fuego o calor) describe tanto la particularidad de este conflicto como así también fenómenos y dinámicas que pueden extrapolarse a una realidad más amplia. Es decir, los autores de este texto graficaron, implícitamente, además de la problemática particular vivida en el Perú, ciertos trazos de la historia más trágica de la región latinoamericana. Un primer elemento en donde queda reflejada esta situación se refiere al surgimiento de la insurrección guerrillera, temática que ha sido transversal en este continente a lo largo de diversas etapas, siendo los años sesenta y setenta uno de los periodos más fructíferos en este sentido. Aunque el caso de Sendero Luminoso no proviene de la vertiente cubana que tanto impulso dio a la lucha armada en el continente, algunas referencias e imágenes presentes Rupay nos entregan ciertos elementos que conectan distintas realidades y experiencias de este fenómeno. La interacción entre los espacios urbanos y rurales, por ejemplo, es un elemento importante al enmarcar el escenario sobre el cual se libraba la lucha armada entre distintos actores. Si bien la sierra andina nos muestra paisajes y accidentes geográficos particulares, su composición no difiere ostensiblemente de otros lugares del continente en donde también surgirían grupos guerrilleros.

Los actores, en tanto, también constituyen un elemento de transversalidad histórica que termina por materializarse en Perú y América Latina casi de la misma forma. Ya sea desde la composición de quienes se sumaron a las filas de la lucha armada, en funciones dirigenciales o de cuadros (fundamentalmente sociedad civil), hasta quienes representaron el rol de las instituciones o fuerzas armadas. Por último, las consignas enarboladas por Sendero Luminoso, a pesar de su procedencia maoísta, no diferían en lo fundamental de un acervo revolucionario que fue bastante común a diversos grupos y culturas políticas del periodo.

Un segundo elemento de clara transversalidad regional es el rol del Estado latinoamericano. En el caso de Rupay se le muestra como una figura históricamente ausente o dormida, sobre todo en espacios alejados de los grandes centros urbanos. Hasta cierto punto, esta situación mostraría una ventaja estratégica para aquellos movimientos que deseaban iniciar el camino de la lucha armada, pues los ojos vigilantes del Estado no parecían observar ni detenerse en lugares tan alejados. Sin embargo, cuando la lucha guerrillera alcanzó cierta envergadura, la respuesta de las instituciones estatales siguió un patrón más o menos común en casi todo el continente. Este se caracterizaría por una respuesta represiva que a través del despliegue de la fuerza militar intentará contener, o derechamente liquidar, los focos de insurrección que habían aparecido. Se trata de un conjunto de prácticas de vieja data en la región, las que han sido responsables de un porcentaje importante de la violencia que se ha decantado en diversos países. Desde este punto de vista, Rupay nos muestra con notable claridad dos momentos de la actuación estatal latinoamericana sintetizados en torno al binomio ausencia/presencia.

El tercer elemento  transversal es el papel que han jugado ciertos grupos sociales, sobre todo sus componentes más desposeídos y marginalizados, como entes históricamente castigados por violencias excluyentes y arbitrarias. Se trata de segmentos (como campesinos, mujeres, pobladores o niños) que han estado en el centro de diversos conflictos armados, constituyéndose en blanco fácil de los abusos y prácticas represivas provenientes desde distintos actores. Los eventos que grafica Rupay, como asesinatos y matanzas indiscriminadas ocurridas en la sierra del Perú, no difieren en lo fundamental de otros episodios de similar naturaleza verificados a lo largo y ancho del continente. Mirando esta problemática desde un ángulo estructural, se podría decir que este tipo de violencias tiene como uno de sus denominadores comunes la vulneración y ultraje de los cuerpos y, al mismo tiempo, su invisibilización. Esto quiere decir, que las prácticas más recurrentes de represión, como la tortura o las ejecuciones, se han desplegado a veces con la misma intensidad con la que otras dinámicas han apuntado al ocultamiento de los cuerpos. Como se puede apreciar, esta historia gráfica de la violencia en la primera mitad de los años ochenta no es tan solo una reconstrucción de las coordenadas que determinaron la realidad peruana de ese momento. Su alcance y contenido discursivo nos describe realidades que traspasaban con creces las fronteras del país andino, poniendo un acento especial en el tema de la violencia política. Esta problemática emerge así como un elemento catalizador de acciones tanto individuales como colectivas que se han desplegado en diversos espacios y momentos de la historia de América Latina.


[1] Alfredo Villar, Luis Rossell y Jesús Cossio: Rupay. Historias gráficas de la violencia en el Perú, 1980-1984, Lima, Contracultura, 2008. Existe una edición publicada en España el año 2016 por la editorial La Oveja Roja.

La realidad en Afganistán a través de ‘Las golondrinas de Kabul’. Una mirada desde dentro

Por Hamed Wahdat Ahmadzada / said.ahmadzada@uam.es

Personalmente suelo ser reacio a películas o novelas gráficas que se basan en acontecimientos políticos, sobre todos relacionados al conflicto actual que se desarrolla en mi país de origen, Afganistán. La razón de mi actitud se basa en que la mayoría de las películas de ficción, donde se incluye el cine de animación, no son un reflejo real y respetuoso de lo que se ha acontecido. A causa del sufrimiento de millones de compatriotas, solemos esperar una mayor honestidad y un franco compromiso cuando se traslada al gran público los acontecimientos de un periodo oscuro y doloroso de la historia de mi país. Es decir, esperamos que se refleje, por lo menos, los hechos con coherencia y veracidad.

Recientemente he tenido la oportunidad de ver la película “Las Golondrinas de Kabul” (2019) de Zabou Breitman y Eléa Gobbé-Mévellec, la cual haciendo uso de los dibujos de acuarelas, proporciona una elegante adaptación de la conocida novela de Yasmina Khadra. La trama principal se centra en la vida de dos parejas, y de su entorno social y económico en la ciudad de Kabul bajo el yugo Talibán. A través de distintas escenas, vemos como sus destinos se entrelazan a través de la opresión y la violencia ejercida por los talibanes. A pesar de las penurias y las dificultades cotidianas, nos podemos percatar que cada uno de los personajes preserva su dignidad y, sobre todo, la esperanza de conseguir alcanzar una vida mejor –si bien es cierto que todos ellos viven dentro de un ambiente de violencia, dolor y desolación.

A mi parecer, esta adaptación, de más de una hora de duración, refleja bastante fielmente el ambiente que vivíamos en aquella época, cargado de una permanente incertidumbre y de temor, donde las restricciones y la falta de derechos estaban a la orden del día. El triste paisaje que daban los edificios destruidos por la guerra nada tenía que ver con el Kabul de un tiempo atrás. La ciudad quedó prácticamente abandonada desde que se produjeron los fuertes enfrentamientos entre las diferentes fracciones de los muyahidines, quienes tras la toma de Kabul en 1992, empezaron a pelearse entre sí por el poder y el control de la capital. Se trató de una lucha mortífera que se llevó por delante las vidas de miles de ciudadanos y que fue la perdida y la destrucción de la mayoría de las infraestructuras del Estado. Fue el inicio de una terrible pesadilla que se pondría aún peor con la llegada de los talibanes al poder en 1996. Fueron vivencias que aún duele recordar.

En el momento que los talibanes conquistaron Kabul, ya era una ciudad en ruinas, llena de escombros, y con personas exhaustas de tantos años de violencia ejercida sin descanso. Los talibanes siguieron con la destrucción física del país que iniciaron los muyahidines, pero a ello se unió su objetivo de demoler mental y moralmente a los pocos que aún quedábamos en la capital, y también en el resto de Afganistán.

Si bien no me siento capacitado de analizar en profundidad las cualidades artísticas y técnicas de la película, como sería la propia edición o la escenografía, en calidad de testigo directo de los acontecimientos vividos en Afganistán durante estos años, puedo decir que la directora consigue reflejar la impunidad reinante de los verdugos que controlaban el país, además de la deprimente situación que vivíamos gracias a su manera de retratar la cotidianeidad de los personajes centrales.

Confieso que el filme me ha conmovido. Debo admitir que, lamentablemente, me ha hecho revivir y recordar las desgracias que nos ocurrieron. El séptimo arte posee el poder de hacernos sentir, de emocionarnos, de hacernos reír y de hacernos llorar. Esta película, mediante los paisajes y las personas retratadas, los diálogos y la intensa trama que va desde su principio hasta el fin, –a mi parecer– logra lo que busca: transportarnos a la dura realidad del régimen talibán.

Actualmente, a más de veinte años de la toma de Kabul por los talibanes, y con la sombra de su regreso al poder, se hace más necesario que nunca divulgar producciones de esta naturaleza. Por mi experiencia personal, considero que nuestro deber es recodar y hacer memoria de la terrible historia que dejamos atrás, para asegurarnos así que no vuelva a suceder. Y si somos capaces, tenemos que esforzarnos, sin dar pasos atrás, para mantener la estabilidad, la seguridad y la igualdad de derechos. Hemos de combatir cualquier tendencia radical que pueda surgir en los distintos rincones del planeta.

Ficha técnica: https://www.filmaffinity.com/cl/film374848.html

Entrevista a Zabou-Breitman: https://www.ecartelera.com/noticias/entrevista-zabou-breitman-codirectora-golondrinas-kabul-59806/

La novela gráfica y el cine como soportes históricos: Los surcos del azar y Días de gloria (indigènes)

Por Paloma Fernández Fernández / paloma.fernandezf@estudiante.uam.es

Los formatos que se pretenden exponer a continuación, a saber, la novela gráfica y el cine, han de tenerse en consideración para el estudio histórico. Mediante el análisis de dichos soportes nos es posible entender los procesos y acontecimientos que se han ido sucediendo a lo largo de la historia. Estas aproximaciones, en conjunto con los trabajos de índole académico, facilitan el estudio del contexto que se nos despliega visualmente. En el caso que nos atañe, el análisis comparativo de la novela gráfica Los surcos del azar, realizada por el historietista Paco Roca (2013), y el filme Días de gloria (indigénes), dirigido por Rachid Bouchareb (2006), da como resultado una visión acertada y crítica de la participación de los soldados extranjeros en la Segunda Guerra Mundial y el olvido historiográfico en el que quedaron sumergidos.

Los surcos del azar nos aproxima a la participación de los españoles republicanos en la lucha contra el fascismo en África y Europa. Para ello, Roca, que se encuentra retratado entre las páginas, nos presenta a Miguel Ruiz, un antiguo soldado que había sido partícipe en la liberación de París según el diario del General Dronne. La historia se desarrolla a través de una serie de entrevistas donde el autor nos ofrece datos históricos que corren bajo el personaje de Miguel. Estos hechos documentados sirven para poner de manifiesto los silencios historiográficos que guardan parte de los trabajos académicos. En otras palabras, queremos referirnos a la exclusión de la participación republicana en la Segunda Guerra Mundial y su olvido en la memoria histórica-colectiva. Roca ha retratado esta idea en la actitud que adquiere Miguel ante Paco en la primera entrevista, desprestigiando su propia participación dentro de los actos, y olvidando con ello su función como sujeto histórico de cambio. Cabe mencionar el uso que hace el autor de diferentes tonalidades con la intención de situar temporalmente al lector. Así, para el pasado el autor aplica color a las viñetas, mientras que, para situarnos en el presente utiliza una tonalidad sepia.

El hecho de que podamos considerar la novela gráfica como un soporte para el estudio de la historia se debe, en primer lugar, a que es un producto cultural de la misma, y, en segundo lugar, a que refleja los procesos de investigación documental realizados por el propio autor/es. Un ejemplo de ello lo encontramos en la figura de Paco Roca, pues este realizó un extenso estudio para efectuar el proyecto aquí expuesto. De la misma manera, también cabe destacar la aportación del historiador Robert S. Coale, el cual nos ofrece una aproximación contextual a los hechos representados en las viñetas al final de la obra. Por tanto, podemos apreciar la utilidad que tiene la novela gráfica para la elaboración de trabajos académicos.

Si al análisis histórico de la novela gráfica le sumamos el examen de otras fuentes artísticas como el cine, el estudio que pretenderemos elaborar se enriquece. Ya bien sea por la temática representada, así como por la mirada que el director implanta en su filme. El uso comparativo de ambas fuentes ofrecen un abanico de preguntas y respuestas que se interrelacionan en armonía con las investigaciones del plano académico.

En el ejemplo expuesto, contamos con la película Días de gloria (indigénes), donde Bouchareb, a diferencia del historietista español, dirige la mirada al ejército colonial francés que cooperó en la lucha contra el nazismo. A pesar de que los protagonistas que se nos ofrecen en la película distan de los de Paco Roca, ambos se desenvuelven en el mismo contexto (Segunda Guerra Mundial) y espacio (África y Europa), lo que permite optar a una visión más amplia de los hechos. La temática por antonomasia del film está relacionada con la crítica social que forja el director entorno al racismo existente en el ejército. Entre las escenas más significativas destaca el discurso de Abdelkader, quien proclama ante sus compañeros la necesidad de una igualdad y fraternidad pareja a la de sus camaradas franceses. Este carácter racial también se puede encontrar en el film  Senderos de Gloria (Stanley Kubrick, 1957), donde se nos ofrece una mínima pincelada de la segregación racial dentro de los ejércitos en el contexto de la Primera Guerra Mundial.  

Como observamos, el análisis comparado de la novela gráfica Los surcos del azar y del film Días de gloria (indigénes), pone de manifiesto, por un lado, la importancia de la participación voluntaria extranjera en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y el olvido histórico-colectivo de los contribuyentes. Por otro, enmarca las diferencias sociales y étnicas de los soldados, y como estas tuvieron efectos disímiles en ambos grupos aunque con elementos comunes. Ya hemos citado la importancia de incluir este tipo de materiales en los estudios académicos, aunque también debemos hacer hincapié en la importancia que tiene el consumo de estas fuentes dentro de las aulas, pues permite ejercer una enseñanza didáctica y fructífera. Asimismo, debemos marcar la trascendencia que este tipo de soportes pueden ejercer fuera de los espacios educativos y académicos ya que permiten acercar la historia a un público mucho más amplio y numeroso.

Cuando la historia se hace dibujo: estudiar la historia a través de obras ilustradas como Maus y Hitler

Por Víctor Gómez Ingol / victora.gomez@estudiante.uam.es

La Segunda Guerra Mundial legítimamente es el tema que más se ha abordado dentro de la historia universal, ríos de tinta se han escrito respecto al tema y el arte secuencial no iba a ser ajeno a esta realidad. Tanto el cómic como el manga han demostrado un cierto grado de madurez, en sus páginas ya no encontramos solo las típicas historias heroicas o de fantasía sino que van a aparecer historias con un corte más realista y biográfico. De esta máxima beben Maus y Hitler, dos obras que muestran que la historia como disciplina puede ser partícipe de esta dinámica visual, como si estuviéramos contemplando un libro de historia ilustrado, un documental en blanco y negro que no solo está al servicio de una historia general. Por un lado tenemos las memorias de un superviviente del Holocausto y por otro la historia de cómo un hombre mediocre consiguió convertirse en el “mayor enemigo de Europa”. Dos historias paralelas en el marco temporal, la historia del verdugo y de los condenados tratado de forma independiente y sin entrar en ninguna especie de juicios de valor. No se trata de mostrar al lector/espectador historias plagadas de prejuicios, ambos autores quieren acercar a un público más general partes de ese gran suicidio europeo que supuso el conflicto mundial.

Art Spiegelman, el creador de Maus, busca reivindicar la importancia de la memoria, quiere hacer eco de todas esas historias de sufrimiento que habían sido invisibilizadas. Es la historia de un padre que ha tenido que superar sus miedos y debilidades con el fin de sobrevivir. Toda una serie de imágenes que todavía siguen vivas en su mente y que son recogidas por su hijo y autor para hilar una historia que nos muestra como los judíos van sobrellevando toda una serie de acciones efectuadas por los nazis. A fin de quitarle hierro al asunto a un tema tan complicado se nos presenta un abanico de personajes con características animales. Este animalario responde a un motivo concreto y no se trata de representar a los judíos como ratones o a los alemanes como gatos sin más. Todas estas representaciones y otras que vamos descubriendo según nos vamos sumergiendo en  la obra responden a un valor biológico-histórico. Tenemos muy asentado la idea del gato y el ratón como enemigos irreconciliables. Esta rivalidad se desarrolla a raíz de la cadena alimenticia en donde el gato da caza al ratón y este intenta escapar de cualquier forma para no morir. Este es el símil que recoge la obra, de cómo los judíos tienen que ingeniar mil formas de huir, de escapar de ese aciago destino que es el infierno en la tierra. Además, si nos basamos en los discursos y la propaganda nazi no es tan descabellada la comparación de los judíos como ratones. Como en cualquier historia sobre el Holocausto no podría faltar tratar el tema de Auschwitz. Art nos introduce en este mundo de pesadilla, como va siendo una dinámica en la obra, a través de las vivencias. Nos hace participes de una realidad que a veces es ajena a nosotros o que incluso queda oculta tras la alambrada de toda esta maquinaria de la muerte. Toda esta odisea y forma paralela se nos muestra la relación de un padre y de un hijo, que puede dar la sensación de una desunión de ideas y nos solemos identificar más con el hijo que con el padre. Sin embargo, hay una realidad que no se entiende y es que la construcción de la personalidad de cada uno de los personajes ha sido condicionada por determinados eventos. Hay marcas que por mucho que se quiere no se olvidan.

En relación al tema del Holocausto que nos describe la obra anterior se nos muestra la biografía de la cabeza visible del partido nazi, Adolf Hitler. La historia ya se ha encargado de dotarle de los peores adjetivos posibles y es difícil acceder a su vida de una forma neutral. Shigeru Mizuki nos presenta en su manga al hombre detrás del cargo, nos enseña ese largo camino de maduración desde ese artista frustrado con grandes sueños hasta su alzamiento como Führer de una gran nación herida. Da humanidad a un “villano histórico”, Hitler no es un ángel que ha venido a salvar Alemania de la catástrofe como dejo entrever El triunfo de la voluntad (1935), ni tampoco es ese demonio que representaba lo peor que podía ofrecer la humanidad. Shigeru construye un relato “limpio”, en el que se ven tanto las virtudes como defectos de un personaje que es un ser humano. Va recorriendo todos aquellos hitos importantes que marcaron la vida de esta figura histórica y para no alimentar ninguna polémica el tema de Auschwitz se deja al margen. Y precisamente por esto funciona la obra, se limita a narrar unos determinados hechos para poder entender las circunstancias y motivaciones que llevaron a la persona a actuar de una determinada forma. Para poder efectuar este propósito de  forma plena el autor se basa en un buen número de referencias bibliográficas e incluso antes de empezar el relato propiamente dicho nos presenta a toda una serie de personajes que influyen en la obra.

Maus y Hitler son dos obras  que muestran la realidad de una época y que buscan hacerse un hueco en el modo de contar la historia. Ambos relatos se construyen a través de obras, documentos, experiencias y se plasman de forma visual incidiendo en que cualquier medio puede emanar historia.

Los procesos de descolonización y el anti-belicismo en Corto Maltés

Por Luis Berrocal Maya / Luis.berrocalm@estudiante.uam.es

La saga Corto Maltés conforma una de las más célebres producciones del cómic europeo y su autor, Hugo Pratt, es el principal exponente de la historieta italiana. Las experiencias que vivió desde niño tuvieron un papel protagonista a la hora de articular el pensamiento que llevó a la creacción del famoso aventurero. En 1937, siendo muy joven, se mudó a Etiopía, que había sido ocupada por el régimen de Mussolini. Aquí, su padre perteneció a la policía que debía reprimir a los independentistas abisinios. En este periodo, el autor desarrolló una fuerte defensa del internacionalismo, así como un espíritu romántico dado a la aventura. Este trasfondo, el respeto hacia todo tipo de culturas, resulta un icono de su obra (Alcantarilla 2014: 45).

El personaje de Corto Maltés, de quién publicó hasta 29 historietas, no surgió hasta 1967, con La Balada del Mar Salado. De esta manera, su protagonista se conformó como el alter ego del autor. Se presenta un personaje egocéntrico e impasible, pero que a la vez se rodea de un aurea caballeresca y heroica, pues Corto es una mezcla entre un galán centrado en sí mismo y un pirata marcado por valores humanitarios.  El personaje es fruto de la imaginación del autor, pero este lo introduce en un contexto histórico. En concreto, se desarrolla en una época marcada por el Colonialismo y la Gran Guerra. Por ello, sus publicaciones resultan especialmente interesantes para analizar, por un lado, estos dos procesos, y, por el otro, cómo fueron entendidos desde el contexto en el que el autor escribe.

Hugo Pratt vivió la Segunda Guerra Mundial. En sus inicios, fue enrolado en el ejército y, en 1943, tuvo que abandonar Etiopía. Su padre fue capturado por las tropas francesas y acabó falleciendo, por causas naturales, en un campo de prisioneros pocos años después. Por su dominio del italiano y del inglés, en 1944, fue interprete para los Aliados. Por lo tanto, su vida estuvo muy marcada por este trasfondo militar. En la obra, lo que él hace es deslocalizar este conflicto a una etapa anterior, a la Gran Guerra, donde puede llevar a cabo la misma crítica hacia la sociedad occidental.

Las Guerras Mundiales y sus secuelas transformaron las relaciones entre las colonias y sus metrópolis (Tafunell 2005: 287; Aránguez 2017: 36-37). Por ende, la narrativa de Corto Maltés fue construida bajo las premisas de la crisis de la modernidad y del eurocentrismo tras la contienda, así como por la puesta en duda de su orden político, económico y social. Esto supone el resquebrajamiento del imperialismo y del concepto de superioridad que se atribuían los europeos, partiendo de los propios nativos de las colonias en los que se fue asentando el nacionalismo y la voluntad de autogobierno (Alcantarilla 2014: 82).

De facto, Pratt aborda las bases de estos incipientes procesos en el Periodo de Entreguerras. Pongamos de ejemplo el personaje de Cráneo, uno de los piratas al mando que acompañan a Corto Maltés durante La balada del mar salado (1967). Él muestra cómo aquellos nativos más inmiscuidos en las dinámicas occidentales, que son conscientes de sus contradicciones, manifiestan con mayor notoriedad una opinión contraria a las metrópolis. En una de las conversaciones con el protagonista comenta:

Escucha, Corto: desde que los blancos habéis venido a estos mares, las cosas van de mal en peor… vuestra presencia ya es inevitable. Lo que no admito es ver a mi gente mezclada en vuestras guerras… estáis consiguiendo que los melanesios se sientan unidos por primera vez […] Llámalo nacionalismo, pero ya va siendo hora de crear una gran patria melanesia (Pratt 1957: 151).

Este diálogo muestra el desarrollo de dos factores fundamentales en su contexto. El primero de ellos es la comentada descolonización, pero esta tuvo especial relación con otro proceso crucial en la Historia actual, el surgimiento de los nacionalismos en África y Asia (Aránguez 2017: 32). Ambos conceptos dependieron el uno del otro porque una buena parte del nuevo modelo identitario indígena se construyó en oposición a los invasores. Por lo tanto, la nación, un término del imaginario moderno occidental, fue asimilada por las poblaciones nativas y usada para oponerse a las potencias europeas.

Sin embargo, el anticolonialismo no es la única característica que se discierne en la deconstrucción de Corto Maltés, pues esta plasma, también, el anti-belicismo del autor. El trasfondo de la Gran Guerra es una constante en todas sus historietas. Incluso cuando aún no había empezado, se muestra como una realidad inminente y aceptada por los personajes (Pratt 1967: 55). No obstante, pese a que Corto continuamente se ve involucrado en conflictos, que son el telón de fondo de la narrativa, él siempre expresa su desdén hacia ellos. De esta manera, conviven dos visiones. Una de ellas se oculta al lector, pero subyace en todas las historias: la concepción romántica de la guerra, que se aprecia en el gusto por los uniformes y en ciertas escenas heroicas. La otra es mucho más explícita: la repudia del conflicto. Corto Maltés no entiende la motivación de una contienda entre naciones, que se lleve por delante la vida de miles de personas. Así, se pretende plasmar cómo los distintos beligerantes se enmarcaron en un proceso horrendo que les superaba, la guerra.

En definitiva, lo que plantea Hugo Pratt no deja de ser una visión histórica marcada por su espacio y tiempo. Unas premisas sociales organizan su discurso. Por ejemplo, no puede ser desprendido del imaginario de los Derechos Humanos, que son una creación occidental de la contemporaneidad (Artola y Pérez Ledesma 2005: 39). Sin embargo, la proyección que el autor hace de ellos deriva en el respeto hacia otras formas de comprender el mundo y no en la imposición sobre ellas. Esta es una de las principales características de Corto Maltés y, en mayor o menor medida, Pratt es consciente de esto. Así lo muestra, por ejemplo, en Las Helvéticas (1987), cuando un tribunal de personajes históricos pretende juzgar a Corto, pero su abogado indica que él ha actuado desde la lógica de los Derechos Humanos, y no desde cualquier otra visión que pudiese imperar en el pasado.

Bibliografía

Alcantarilla, F. J. (2014): El siglo XX en viñetas: relaciones internacionales y humanismo en el cómic europeo, Tesis doctoral, Ripol Carulla, S. (dr.). Barcelona: Universidad Pompeu Fabra.

Aránguez, J. C. (2017): “El factor nacionalista en el proceso descolonizador afroasiático de mediados del siglo XX”, en Ferrer González, C. y Sans Molas, J. (coords.), Fronteras Contemporáneas. Identidades, pueblos, mujeres y poder. Actas del V Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea. Volumen 2. Barcelona: Departament d’Història Moderna i Contemporània de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Artola, M. y Pérez Ledesma, M. (2005): Contemporánea: la Historia desde 1776. Madrid: Alianza.

Pratt, H. (1967) [reedición de 1997]: La balada del Mar Salado. Barcelona: Norma.

Pratt, H. (1987) [reedición de 2007]: Las Helvéticas. Barcelona: Norma.

Tafunell, X. (2005): “La economía internacional en los años de entreguerras (1914-1945)”, en Comín, F; Hernández Benítez, M. y Llopis Agelán, E. (coords.), Historia económica mundial: siglos X-XX. Barcelona: Crítica.